Restaurante El mentidero de la villa Mentidero de la Villa

Restaurante El mentidero de la villa

5
Datos de El mentidero de la villa
Precio Medio:
43 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamberí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 37,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

El mentidero de la villa Mentidero de la Villa El mentidero de la villa en Madrid Mentidero de la Villa Restaurante en Madrid Mentidero de la Villa Restaurante El mentidero de la villa Mentidero de la Villa El mentidero de la villa Mentidero de la Villa El mentidero de la villa en Madrid Mentidero de la Villa

5 Opiniones de El mentidero de la villa

Cena para 10 personas previa reserva. Pedimos la mesa en la terraza y fue un gran error ya que con el calor que hace y con esa acera de la calle Almagro desbordada de terrazas y gente yendo y viniendo, el ambiente no podia ser mas sofocante a pesar de los aparatitos que insuflan el vapor de agua. Ademas, el restaurante, al que entré para ir al baño, es realmente bonito. Con varios ambientes e incluso un gin club muy agradable.
Pero bueno… asi eligió la mayoria y habia que conformarse.
Tomamos unos verdejos Marques de Riscal y cervezas como aperitivo acompañados de unas estupendas aceitunas gordal sin hueso y bien aliñadas y patatas fritas.
Tienen 2 cartas que no entendi muy bien ya que en una pone carta de terraza y la otra es la del restaurante interior casi igual y solo cambian algunos platos . Para beber, la carta de vinos es correcta con pocas referencias de blancos y a precios x2 o algo mas. Elegimos un Louro do Bolo que se sirvio a buena temperatura y dando a probar. Para la segunda botella no se molestaron en cambiar copa.
En cuanto a la comida compartimos todo al centro:
• Croquetas de ventresca de atun: agradables pero podian haber sido de cualquier otra cosa
• Croquetas de jamon iberico: idem que las anteriores. Ninguna de las dos sabia a nada concreto aunque afortunadamente la bechamel estaba bien trabajada y con un fondo de buen sabor aunque no supieramos a qué.
• Ensaladilla rusa. Realmente buena. Quiza de las mejores que he probado. Muy casera
• Ensalada de tomate rosa y burrata. Bien. No tiene mucho misterio este plato
• Chipironcitos a la plancha caramelizados: Estupendos chipirones que EMHO quedaban enmascarados por el dulzor del caramelo. Solos habrian estado de notable alto
• Steak tartar. Se pidió uno suave y otro picante. Solo probé el picante que no lo estaba. Cortado a cuchillo pero con exceso de huevo o lo que fuera ya que quedaba como una masa de carne con una mayonesa ligera. No me gustó aunque reconozco que la carne era buena.
Terminamos con un surtido de postres que nos dejo muy indiferentes:
• Mousse de yogur con frambuesa. Pues eso… nada nuevo
• Tarta de limon: aceptable
• Tarta de queso: lo mejor de los postres
• Crema catalana. Mala
El servicio fue bastante aceptable teniendo en cuenta el bullicio de la terraza y la dimension del grupo.
Creo que el restaurante interior puede ser una buena eleccion para otra vez aunque la comida la considero aceptable y poco mas. Salimos a 37 € por persona que es una RCP correcta para el sitio y lo comido.
He subido la valoracion de entorno a "bueno" porque el local interior merece la pena
En cualquier caso creo que una nota global de 6 es la adecuada

Hace un par de semanas cené en este restaurante, decoración agradable, zona de cocteles y picoteo informal a la entrada y pequeños comedores en el piso superior. Como pequeño defecto diré que era viernes, estaba lleno y, la distancia entre mesas resultaba pequeña, tenías la sensación de formar parte de la conversación de la mesa vecina. Compartimos entrante de pez mantequilla realmente bueno, muy recomendable. Después los dos elegimos atún caramelizado, muy buena materia prima y muy bueno el plato, se sirve con espárragos verdes que no desmerecen. En cuanto a los vinos, carta correcta, aunque eché en falta algo más original, todo eran "apuestas seguras", tomamos Remelluri reserva 2006, bien servido. En cuanto al postre, nos decepcionó bastante el pastel de queso. En conjunto, local agradable, muy buen ambiente, donde puedes comer bien pero sin sorpresas ni grandes expectativas, seguro que mejora menos lleno.

Este restaurante también en la calle Almagro número 20, donde la decoración en un ambiente moderno y cosmopolita no te deja escapar indiferente. Mesas amplias, cómodas y bien separadas.
Optamos de primero;
-Tartar de atún delicioso.
-Ceviche de pez mantequilla por recomendación y la verdad bien.
Como platos principales tomé un solomillo buena calidad y bien el punto (aunque para mi gusto hubiera estado delicioso un poco menos), mi acompañante tomo steak tartar muy bien.
Buena bodega, y servicio del mismo correcto, tomamos Mauro ( precio un poco subido).
Cafés y nos pasamos por una zona de Gin para terminar.
El servicio del personal impecable. Amable, cortés y atento.
Volveremos.

Buenísimo restaurante, de lo mejor de la Capital. Materia prima excelente. Carta limitada pero exquisita y una atención y servicios perfecto. Ideal compartir platos, si se puede, con medias raciones. Buena carta de vinos con servicio y tratamiento perfectos. Algo ruidoso si está lleno.

Me gustó mucho este restaurante, un lugar pequeño pero cálido y acogedor. La comida se basa fundamentalmente en materia prima de gran calidad y en mi opinión aciertan plenamente.
El jefe de cocina sale a aconsejar y charlar con todas las mesas y es un tipo realmente encantador, además de un enamorado del champagne (Krug principalmente).
En cuanto a los platos hay que destacar el steak tartar, es un plato que me gusta mucho y creo que es el mejor que he probado (ojo la receta tiene un ligero cambio que puede no gustar a los puristas) y un sorbete delicioso que creo que era de torta del casar. La carta de vinos me gustó bastante aunque me pareció un poco corta.
Apunto tres detalles a mejorar: uno las copas, solo dos tipos y no me convencieron demasiado; dos, ya que ofrecen y recomiendan un moscatel y un pedro ximénez con el postre, creo que deberían tener más variedad o por lo menos estar algo mejor seleccionados; y tres, la camarera insistía demasiado en servir el vino y llenar demas

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar