Restaurante Saladá en Rocafort

Restaurante Saladá

Datos de Saladá
Precio Medio:
8 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Rocafort
Dirección: Carrer del metge Nicolás Alonso Ferrer, 2
Código postal: 46111
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas:
Precio desde 7,15 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Saladá

Si antes de la pandemia era importante la terraza, ahora se nos hace poco menos que imprescindible. Así que recordando la visita anterior y aunque alguno ha ido sólo por su cuenta más de una vez (y sin avisarnos), repetimos visita con reserva previa que se hace necesaria porque la terraza (no el interior) se llena siempre y repiten mesas, incluso después de las 10 h.

Los tres habituales para el esmorzaret y esta vez todos con el bocadillo de media barra (no porque la vez pasada la barra entera se nos hiciera larga, sino por exceso de precaución). El pan sigue igual de bueno, los cacahuetes igual de escasos y de malos, bien las aceitunas; el relleno de los panes también notable. Esta vez vamos al vino con gaseosa, siendo vino innominado y puesto en jarritas. Todo según la ortodoxia que manda la cultura del almuerzo popular desde hace lustros.

Lo que tomamos:

. sangre con cebolla: me gustó tanto la otra vez y no es una opción siempre presente, así que a ello. Muy bien hecha, buena cantidad de cebolla bien guisada.

. patatas a lo pobre, bacon y huevo frito: con una presencia arrolladora y todos sus elementos bien elaboradas. Recomendable.

. tortilla de patatas con anchoas: referido como bueno, aunque para mi gusto por la tortilla (y más en bocadillo) va por estar menos cocida. Rematada con 4 buenas anchoas.

Quisimos rematar con los cremaets pero llegamos tarde. Parece que preparan la base, a falta del café, y cuando se acaba pues se ha acabado, y como nosotros somos de ir más bien tarde... Sustituimos por carajillos que, aunque no es lo mismo, acabamos repitiendo para alargar la sobremesa viendo que ya había sitios libres.

El servicio siempre cercano y eficiente; además el dueño, a quien no se le caen los anillos por limpiar las mesas, es un buen colaborador de la lucha contra el cáncer. Un motivo más para acudir a almorzar y ayudar en tiempos de crisis.

 

 

  • patatas panaderas bacon y huevo frito

  • tortilla de patatas con anchoas

  • sangre con cebolla

  • El "gasto" del esmorzar

  • material de almuerzo

Un lugar reciente (poco más de un año) que nace con la intención de ensalzar el tema del bocadillo, sea para almorzar, merendar o cenar, que son los momentos del día que siempre han sido momentos de bocadillo propio (traido de casa) o comprado. Por supuesto que hay tapas y platos, en cualquier caso también como producto casero como horizonte; incluso menús entre 8,5 y 10€ más un amplio listado de sugerencias.

El interior es amplio, con mesas separadas, sin mantel con copas cubiertos y platos básicos. Como valores añadidos tiene una buena terraza aprovechable muchos meses al año. También y al estar en las afueras en zona de expansión, hay facilidades de aparcamiento. Por si fuera poco no hace falta mirar calendario: siempre abierto, los 365 días; gente joven con ganas de trabajar.

El pan, clave en el tema de bocadillo, está bien, con varias hornadas a lo largo del día para mantener su frescura, aunque en el tamaño XXL (extra, le llaman) flaquea en la consistencia ya que se abomba (falta consistencia) por el centro al poner el peso de los ingredientes.

El almuerzo se basa en medio bocadillo (media barra) por 5,50€ (suplemento de 0,5€ si es carne de caballo y descuento si es solo de tortillas) y sube a 8,5€ en caso del extra (barra entera) más 1€ si es de carne de caballo. De éste último hay 3 opciones siendo el más especacular el que aparte de la carne, lleva huevoS y patatas a lo pobre. De los sin carne, hay hasta 12 opciones, aunque sobre la barra, se ven algunas más.

En nuestro caso y con unas curiosas presentaciones de botellines de Amstel con diferentes etiquetas, contando con los sabidos cacahuetes con corteza (muy mejorables) y unas pocas aceitunas y variantes al centro. Nos sentamos en la terraza aprovechando que hace un veranotoño prolongado, después de hacer el pedido en barra. Tomamos:

. plato con calamar plancha, pulpo guisado: referido como bueno, ración considerable.

. plato con sepia rebozada y calamar plancha: referido como bueno, así como la ración.

. bocadilllo XXL, medio con carne de caballo con ajitos fritos y el otro medio de sangre con cebolla: relleno bueno (salvo las puntas) muy bien la sangre con cebolla; la carne bastante troceada (me gusta más entera aunque incomode) bien frita con los ajos tiernos perfectos. El pan notable salvo lo comentado para los de barra completa que por su largura necesitan de apoyo central.

Rematamos con tres cremaets correctos. A posteriori y con ganas de mejorar nos preguntaron sobre ellos (estaban empezando a hacerlos) y aceptaron de buen grado los comentarios, lo que no siempre ocurre. Repetimos dos cremaets más y un cortado pues siempre alargamos la sobremesa dado que empezamos tarde y que los no jubilados almuerzan y se van. Es lo que hay.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar