Restaurante Can Saia

1
Datos de Can Saia
Precio Medio:
52 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 52,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



1 Opiniones de Can Saia

Local situado en una esquina del Eixample en su límite con el barrio de Gracia, pequeño, con capacidad para unos veinte comensales, rústico y acogedor, paredes de tocho rústico antiguo y techos también de tocho. En sus paredes cuelgan cuadros que están a la venta.

Carta corta con varios platos del día y de los que informa en directo el propio chef de viva voz así como de la manera de como los cocina, solamente a las mesas más madrugadoras, varias opciones de pescados por piezas enteras que él personalmente elige en la lonja de Blanes, compartimos los entrantes, unas sepionas a la bruta, es decir sin limpiar, con su propia tinta hechas a la plancha y acompañadas con judias de Santa Pau y cigalitas salteadas con ajo y guindilla, excelente punto de cocción y destacar la calidad y frescura tanto de las sepionas como de las cigalas.

Seguimos con un arroz de pescado que nos fué servido en la mesa ya emplatado, buen fondo el utilizado para su cocción, arroz al estilo ampurdanés, casi negro debido a la lenta y larga cocción de la cebolla utilizada para el sofrito.

De postre coca de Llavaneres que compartimos, sinceramente muy mejorable.

Un blanco de la D.O. Terra Alta, Flor de Nit a base de las variedades macabeu y garnacha blanca servido a muy buena temperatura maridó perfectamente con todos los platos, servicio consistente en descorche, cata y primer servicio.

Dos cafés, un chupito de orujo de hierbas y uno de whisky de malta remataron la comida.

Servicio de sala a cargo de la hija del propietario secundada por un ayudante de origen latino falto de experiencia, la nota negativa fué que inmediatamente después de pagar la cuenta vino el ayudante a decirnos con "muy pocas luces" que necesitaban la mesa a lo que educadamente reclamamos la presencia de la jefa de sala, educadamente también y como no podía ser de otra manera le comentamos el "papel" que había tenido que asumir su ayudante para no dar ella la cara, después de una corta conversación nos dijo que nos tomáramos todo el tiempo que quisiéramos y nos ofreció otro café que declinamos, es la primera ocasión después de mi largo recorrido por todo tipo de restaurantes que me sucede algo así.

La cara el producto, la cruz la falta de tacto

Obviando esta incidencia, restaurante muy recomendable tanto por el producto y por el tratamiento del mismo.

 

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar