Restaurante AIE Gastrobar: Diferente y atrevido


Desde que se inauguró este restaurante hace casi 7 años, teníamos muchas ganas de visitarlo, habíamos oído hablar muy bien de él y leído algunos artículos locales muy interesantes, así que esta vez nos dijimos que nos se nos escaparía, así que reservamos una primera vez para el jueves 23 de agosto al mediodía y tras haber probado su cocina lo hicimos nuevamente para el sábado 25, pero la de este último dará lugar a otra crónica.

AIE gastrobar está situado en El Sauzal, a pocos Km de Puerto de la Cruz, en la costa norte. Su nombre es cesariano "Alia Iacta Est" y la travesía del Rubicón la ha efectuado con éxito.

El Chef y copropietario, Omar Perez, es autodidacta y es una "maquina" creativa de platos y recetas, que por lo que nos contó su esposa Virginia Triano, copropietaria, Jefa de sala y sumiller, sueña los platos y no para de innovar. Solo 3 platos perduran en la pizarra desde su creación. Ese día había 21 platos de raciones y 4 o 5 de tapas. Podríamos decir que su cocina es canaria de fusión y yo añadiría de intuición... y personalizada ,de temporada y evidentemente de proximidad a todos los niveles de los productos que la integran. Tiene un sol Repsol.

El restaurante es pequeño, 6 mesas ( 2 altas) y una barra y en cuanto entras ves la cocina a la vista al fondo de la sala, y cuando te acercas ves al chef trabajando como si estuviese en un jardín, rodeado de hierbas aromáticas. Te sientes bien enseguida. La sala esta decorada con diferentes pinturas modernas y con una enorme pizarra, que es la carta del restaurante pues no hay carta impresa ya que los platos cambian casi cada dia, o desaparecen unos y aparecen otros, cosa que pudimos comprobar en nuestra segunda visita con algunos platos. Las mesas están desnudas, con sets individuales, buena vajilla y cubertería y buenas copas. El servicio llevado a cabo por un camarero y la jefa de sala, que es la que se encargó de nosotros en las dos ocasiones, fue bueno, agradable, cordial y profesional. El servicio del vino fue bueno, aunque se ciñe únicamente a la presentación de la botella, primera cata y algún servicio. La bodega es corta y principalmente con DO canarias. (ver foto de una parte de la sala en el primer comentario)

Tras leer la pizarra y dejarnos aconsejar por Virginia, compartimos todos los platos elegidos en el centro de la mesa :

Ceviche de sama roquera con sus esencias un ceviche con setas del monte, si habéis leído bien... pura innovación. Muy bien condimentado. Estaba delicioso.

Tacos mexicanos de langostino y coliflor,  . 2 unidades (ver detalle en el diaporama). Fuimos los primeros que probamos este plato, una de sus ultimas creaciones, incluso antes que su mujer que los prueba todos pero que aun no había tenido tiempo para hacerlo y la verdad es que fuimos unos buenos conejillos de indias pues nos encantó.

Pasta fresca con camarón rojo, plancton y cantarelas Muy rico, la pasta deliciosa y el resto al mismo nivel.

Al mediodía, no hacen su pan de masa madre... y al decirle a la jefa de sala, que yo era incapaz de comer esos platos sin pan, nos elaboraron un delicioso pan de pita hecho al momento . Muy rico.

De postres compartimos :

Fresas en textura Bueno. Tal vez la parte postres sea la mas floja de su oferta con solo 3 opciones.

Para beber tomamos una botella de vino blanco crianza "Viñatigo Gual 2017 DOP Islas Canarias " Bodegas Viñatigo (La Guancha/Tenerife) Finca San Juan Degollado y Mazapé (Garachico y San Juan de la Rambla) Cepajes 100% Gual, Fermentación en acero inoxidable a 16ºC, y criado sobre sus lías finas en el propio depósito... Amarillo verdoso, muy intenso, elegante, untuoso, largo en boca, perfecto con la cena.

Finalizamos con dos buenos cafés de Colombia y reservando para dos días después.

La cuenta ascendió a 36,80 €/persona. Muy buena RCP. La cocina de Omar Perez, con quien tuve la ocasión de hablar durante breves momentos al final de la comida, para felicitarle, me gusto mucho. Es una cocina con fuertes raíces canarias, aunque también sea, al mismo tiempo peruana, mexicana, japonesa ....  y "Omariana", que mezcla sabores y texturas y osa modificar antiguas recetas y crear otras nuevas. Es una cocina que incita a volver  como hicimos dos días después y haremos en un próximo viaje a Tenerife.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar