Restaurante La Forastera: Comida original y de perfecta realización


No es la primera vez que voy a La Forastera ni que pruebo la comida que hace Txisku pero no había dejado comentario antes. Hoy, al ver el comentario previo he decidido que no debía ser tan vaga y que tenía que contaros mi experiencia, porque fue muy buena.

Noche de lluvia en Valencia...parece que la gente se queda en casa pero no, La Forastera está lleno, menos mal que había reservado. Vemos la carta, es cortita pero con buena pinta , también ofrecen dos menús degustación distintos uno de 25 euros y otro de 35. Laura nos cuenta que el de 35 tiene algún plato más pero que la diferencia está sobre todo en la materia prima que se utiliza en uno y otro. Cogemos el de 35 pero es sorpresa, no sabes qué te van a dar. eso sí te preguntan por tus fobias, filias y alergias

Detalle de entrada: humus con bastoncitos de pan tostado. Casero y rico.

Judías verdes cortadas finísimas y prácticamente crudas con un trocito de melva, también cruda y cebolla asada ahumada con un aliño muy, muy bueno. Pica un poquito , las judías están tersas y crujientes y la cebolla me encantó

Ostra de muy buen tamaño regada con jugo de cebolla asada. Está rica pero yo había probado una de Txisku regada con jugo de chipis y me acordaba de lo riquísima que me supo.

Gamba con pilpil. Me pareció un plato redondo, estaba para comerte un montón. La gamba grande y cruda y el pilpil una delicia en la que mojarías diez barras de pan. Me relamo al acordarme de ella

Chipirón con oreja y una especie de romescu. Deliciosa mezcla de sabor , con una oreja crujiente buenísima

Corvina salvaje con caldo de pescado ( de ese caldo que te sirven en una jarrita, que por cierto era preciosa). Pues también muy bueno.

A estas alturas yo estaba ya más que rellena, porque los platos son pequeños pero satisfacen más que de sobra. Entonces sacaron el último: Pichón de Bress con texturas distintas de trompetillas de la muerte. Con su patita y todo.Para mí era una novedad. Jugoso, algo sangrante, muy bueno, tanto la carne como el acompañamiento pero yo me lo malcomí porque ya estaba llena de todo lo anterior

Dos postres. Uno melocotón nixtamalizado con helado de mascarpone. Con esa técnica el melocotón no se queda blandengue y mantiene sabor y tersura. Muy bueno

El otro postre: Maíz, kikos y cacao. Sorprendente, con una mezcla de amargo y salado.

El vino fue Marko, un txacolí de Bizkaia , original , untoso y que aguantó bien la cena. El servicio lo deja en la mesa pero a mí eso es lo que me gusta, no quiero que me estén llenando la copa y me obliguen a un ritmo de beber

En fin, a mí la cena me gustó y creo que Txisku trabaja una cocina noble y bien hecha a la que le añade toques originales. Por eso he creído que debía dejar reseña, no merece que en esta web solo conste un comentario que además es tan malo

 

 

  • La ostra, es la única foto que hice

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar