Restaurante Opera Samfaina: Complejo de definir


Un local en pleno centro de las Ramblas que comparte entrada con Rocambolesc, la heladería de los hermanos Roca, dando paso a una entrada a un espacio surrealista y a una experiencia gastronómica y sensorial dificil de definir y de valorar.

Hay varios espacios diferentes, el primero una barra, visible desde la calle (sótano) para tomar. Ya la decoración merece la pena verla. Da paso a la entrada a un mundo fantástico en el que se pasa revista a la historia (en version libre) de Catalunya y con Jordi (¿Roca?) con protagonismo especial; dispone de una zona para catas y proyección, y el resto de zonas son una serie de espacios que en principio estaban destinados, no solo a tener ambientes diferentes, sino también con cartas de comidas diferentes.
Ahora, al medio día al menos, dan opción de cualquier carta en cualquier zona (ambiente). Acaban de abrir al medio día y andan escasos de clientes en este horario.

Los ambientes son de compleja decoración y bastante diferenciados dentro del surrealismo que inunda el local. Nos decidimos por un ambiente con más luminosidad con mesas de forma de croupier de casino donde el servicio entra al interior y sirve desde la cercanía del repartidor de cartas (platos). La mesa de 8-10 comensales, tiene forma de círculo (salvo el espacio para entrar) y en la misma se proyectan de forma constante y secuencial, imágenes relacionadas con cada plato que estás comiendo con lo que a veces parece que el pescado entra y sale del plato que estás comiendo. Muy curioso.

La carta de comidas tiene tapas, algo más que tapas, tapas solidarias y especialidades de las comarcas de Girona. Hay opción de menú (DIVA) por 38€ todo incluido, que aceptamos para conocer a que nos enfrentamos, que seguimos sin tenerlo claro.

Arrancamos con un vermut Miró bien preparado, para disfrutar de:
. Latita de conservas, olivas y encurtidos
. ensalada de habitas con jamón y menta
. explosión de huevo de corral sobre nido de alcachofa
. crema de marisco
. bacalao de samfaina
. meloso de ternera con parmentier de patata
. pastel del dia o pasion de chocolate

Todos los platos en raciones pequeñas, muy bien presentados y rematados con las proyecciones.
El postre lo tuvimos que jugar a la carta, es decir elegir una carta de la baraja y te tocaba el postre que te tocara pudiendolo cambiar con otro compañero de mesa; al final la croupier, Angélica, persona con encanto y profesionalidad para hacerte la comida más divertida si cabe, te da la opción de psotre que quieras, incluso otros: emulsion de crema catalana, chocolate y carcañoles.
Lo acompañamos con un Merian Blanco 2014 y después Anima de Paimat 2014, todo por copas, muy agradables.

Además destacar el aceite Mestral y Aragem, una arbequina densa y bien de amargos finales. Buen pan.
Unos cafés rápidos y un taxi para salir al tren. Una experiencia muy curiosa donde la gastronomía no es lo más importante, pero acompaña.

Recomendado por 3 usuarios
  1. #1

    Joan Thomas

    Muy curioso, a ver si en una próxima bajada a Barcelona puedo ir a conocerlo.
    Saludos

  2. #2

    Abreunvinito

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Nunca habia estado en un sitio así.
    Por las noches parece que triunfa.
    Saludos

  3. #3

    Imperial Vs72

    Estuve por allí a finales de febrero; un sitio muy interesante de conocer, una propuesta novedosa y muy cuidada, donde como bien dices, la comida acompaña.
    Merece la pena conocerlo (el precio, 38EUR, no es para nada descabellado además)

    Saludos

  4. #4

    Abreunvinito

    en respuesta a Imperial Vs72
    Ver mensaje de Imperial Vs72

    Pues para comer en Barcelona, ese precio está en la mitad baja...
    Mde resultó muy curioso y entiendo que en cenas con ambiente de copas... triunfe más.
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar