Restaurante Panoramix en Molló
  

Restaurante Panoramix

2
Datos de Panoramix
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)


Restaurante Panoramix Patatas de Molló rellenas de carne del asado de fiesta mayor, foie mi-cuit con confit de pato i crema de boletus a la pimienta rosa Panoramix Canalones de pularda trufados con parmesano Panoramix en Molló Ensalada de queso de cabra de alta montaña Restaurante en Molló Milhojas de patata de Molló Restaurante Panoramix Ternero de leche "Rosé des Pyrénées" acompañado de gratin dauphinois y esparragos verdes con panceta ahumada. Panoramix Pintada de payés asada a la catalana con ciruelas, piñones, orellanas y alcachofas

2 Opiniones de Panoramix

Segunda comida en la zona prepirenaica catalana con nuestros amigos Socdesitges (Jaume) y Conxita y esta vez en Mollò (Girona) en la comarca del Ripollés, limitrofe con la Garrotxa y el Vallespir (Pyrénées Orientales) en un restaurante situado en lo alto de una curva de la carretera C 38 en dirección a Francia, junto a una gasolinera abandonada, desde el que se divisan unas vistas excepcionales del pueblo de Molló y de los valles que lo circundan.

El restaurante está ya bien descrito por Socdesitges en su visita de diciembre del 2016, por lo que solo me permitiré añadir algunos pequeños detalles para ampliar su descripción. Si no se tienen referencias, se podría pasar muy bien de largo por la carretera pues su apariencia exterior no predice lo que vamos a encontrar en su interior. El restaurante es pequeño, tiene si no recuerdo mal unas ocho mesas, que giran en torno a su chimenea central y desde tres de las cuales se tiene el privilegio de divisar unas vistas excepcionales, que pudimos disfrutar gracias a la reserva efectuada por Socdesitges. Las mesas son de madera, sin manteles, con sets individuales, servilletas de tela, si no recuerdo mal, sillas de diseño. Buena vajilla y cubertería y excelentes copas Gabriel Glas. El servicio de sala, llevado a cabo ese día por el chef, creo que se llama Joan Framis,  fue bueno, cordial y muy agradable. El servicio del vino, en si mismo no existió, se ciñó a la presentación de éste (muy buena, el chef es un gran conocedor de los vinos que tiene en su bodega), descorche, y primera cata. No hubo seguimiento en el servicio de copas. Nos dejamos aconsejar para la elección del vino y pudimos conversar durante toda la comida sobre diferentes caldos catalanes y franceses, principalmente del Roussillon. 

La cocina, es de Km0.  Producto de excelente calidad y de proximidad, cocina tradicional puesta al día con un toque de autor.

Primeramente nos sirvieron una selección de excelentes panes Triticum, que iban a acompañar toda la comida y una degustación de aceites de oliva de pequeños productores y de diferentes variedades autóctonas. De entre todos el que mas me gustó fue un Oli de Mas Xacó (Priorat) - Ver foto en el primer comentario

Tras leer la carta y haber escuchado los diferentes platos del día que nos cantó el chef, decidimos tomar lo siguiente :

Entrantes :

Patates de Molló farcides de carn de rostit de festa major, foie mi-cuit amb confit d'anec i crema de ceps al pebre rosa. Patatas de Molló rellenas de carne del asado de fiesta mayor, foie mi-cuit con confit de pato i crema de boletus a la pimienta rosa. Muy bueno. Este plato igualmente que el siguiente lo compartimos MC y yo

Canalons de pularda trufats amb parmesà . Canalones de pularda trufados con parmesano. Encontré a faltar la potencia de la trufa, dicho esto, el plato estaba muy bueno.

Amanida de formatge de cabra d'alta muntanya : Enciams ecològics, formatge de cabra de Mas Alba, nous garrapinyades, avellanes crues, cansalada de Cal Rovira, poma de Girona caramelitzada i vinagreta feta amb oli verge d'oliva i vinagre d'Avet de Setcases. Ensalada de queso de cabra de alta montaña: Lechugas ecologicas, queso de cabra de Mas Alba, Nueces garrapiñadas, avellanas crudas, panceta de Can Rovira, manzana de Girona caramelizada, y vinagreta hecha con AOVE y vinagre de Avet de Setcases. Plato de apariencia gargantuesca que Conxita encontró delicioso.

Milfulles de patata de Mollò amb les icòniques botifarres esparracades de la nostra terra, ceps i ou ferrat del nostre galliner. Versió 2.0 amb les excel-lents botifarres negre i de perol de Cal Rovira  Milhojas de patata de Molló con las icónicas butifarras esparracadas de nuestra tierra, boletus y huevo frito de nuestro gallinero. Versión 2.0 con las excelentes butifarras negra y de perol de Cal Rovira. Muy copioso. Por lo que percibí, Jaume disfrutó. 

Como platos principales tomamos :

Vedell "Rosé des Pyrénées" amb gratin dauphinois i esparrecs verts amb cansalada fumada. Ternero de leche "Rosé des Pyrénées" acompañado de gratin dauphinois y esparragos verdes con panceta ahumada. La carne de este ternero, ecologica, que solo se ha alimentado de leche materna y de hierba del campo proviene de fincas cercanas al restaurante. Perfecta cocción. Muy bueno

Pintada de pagès rostida a la catalana amb prunes, pinyons, orellanes i carxofes. Pintada de payés asada a la catalana con ciruelas, piñones, orellanas y alcachofas. Por lo escuchado en la mesa pienso que gustó.

Las fotos de los siguientes platos aparecerán por imperativos técnicos de Verema en el primer comentario

Espatlla de cabrit cuit a baixa temperatura, amb alls, bulgur i herbes aromatiques. Paletilla de cabrito cocida a baja temperatura, con ajos, bulgur y hierbas aromáticas. Bien cocinada y muy sabrosa, aunque a mi parecer con mucho sabor a hierbas, demasiado, que escondía el sabor del cabrito, pero para gustos colores. Espero la apreciación de Jaume, pues ambos tomamos lo mismo.

Como postres nos decantamos por :

Cruixent de xocolata negra farcit de semifred de café aràbica, base de galeta belga i Bailey's. Crujiente de chocolate negro relleno de semifrio de café arábica, base de galleta belga y Bailey's.  Apariencia de Toblerone gigante,  por los comentarios escuchados deduzco que estaba muy rico.

Maduixes del Maresme amb nata de maduixes i muscat. Fresas del Maresme con nata de fresas y muscat. El postre se convirtió en anodino, porque se olvidaron de servir el muscat y el plato perdió su sabor. Me gustaría añadir, y sin ningún tipo de chauvinismo, que el sabor de las fresas españolas no tiene nada que ver con el de las diferentes variedades que existen en Francia, que son de manera general mucho mas sabrosas y en este caso hubiesen salvado el postre aun sin el muscat. No nos lo cobraron.

Sorbet de caramel al toc de sal. Sorbete de caramelo con un punto de sal.

Sorbet de mandarina. Sorbete de mandarina.

Ambos buenos

Para beber pedimos un vino blanco con barrica, y tras presentarnos diferentes opciones, nos aconsejó una botella de agricultura biológica Délice de Pierre 2017 IGP Côtes Catalanes , Pierre Talayrach, Mas de Blanes 66270 Pézilla La Rivière (Roussillon); Cepajes 100% Chardonnay. Fermentación en barricas de roble francés y crianza sobre sus lias con batonnage. Color amarillo muy claro, fresco en boca, muy mineral, con muy buena acidez  y elegante. Un chardonnay diferente que me gustó.  A titulo anecdótico, decir que este vino es uno de preferidos de Emmanuel Macron.

Con los postres nos hizo probar dos vinos dulces, de los que un vino biológico natural Maury AOP Fagayra Blanc 2018, de Marjorie et Stéphane Gallet  a base de garnatxa gris y macabeu, me encantó.

Finalizamos con cuatro buenos cafés.

La cuenta ascendió a 50 €/persona. Muy buena RCP. Buena comida Km0, buenos productos y buenas preparaciones tradicionales con un toque de autor. Pienso que si continua así, si sigue en esta línea, puede llegar lejos. Es un restaurante únicamente con cuatro años de existencia y pienso que puede desarrollar y perfeccionar aun mas su cocina. He valorado el entorno según nuestra ubicación en el restaurante, si hubiese sido en el otro lado del comedor, de cara a la carretera, ésta hubiese sido totalmente distinta.  El restaurante se llenó, pienso que si se quiere visitar la reserva es obligatoria. Recomendable si se está por la zona.  Nosotros no descartamos, si se presenta la ocasión hacer un viaje directo para ver como sigue la evolución general de su cocina.

  • Patatas de Molló rellenas de carne del asado de fiesta mayor, foie mi-cuit con confit de pato i crema de boletus a la pimienta rosa

  • Canalones de pularda trufados con parmesano

  • Ensalada de queso de cabra de alta montaña

  • Milhojas de patata de Molló

  • Ternero de leche "Rosé des Pyrénées" acompañado de gratin dauphinois y esparragos verdes con panceta ahumada.

  • Pintada de payés asada a la catalana con ciruelas, piñones, orellanas y alcachofas

A pesar de ser un restaurante junto a la gasolinera, nada que ver con lo que estamos acostumbrados a encontrar en este tipo de restaurantes. Impresionantes vistas sobre el valle y el pueblo de Molló, de ahí toma el nombre el restaurante.
Los actuales propietarios gestionan desde hace aproximadamente un año y medio este pequeño local con una capacidad parara 20-25 personas.
El tipo de cocina es diametralmente opuesto al que ofrecían los anteriores propietarios del restaurante. El actual, Joan formado en la escuela de May Hofmann joven y dinámico te recibe y te acomoda en la mesa que has reservado, es imprescindible la reserva, explica los platos que tiene fuera de carta y te ayuda en la elección. Amante y conocedor del mundo del vino te sorprende con caldos que no están en la carta, os sugiero dejaros aconsejar.
Compartimos los primeros, un surtido de croquetas de chipìrones, jamón, queso y espinacas y un pan de coca con tomate y anchoas de Santoña, excelente la textura de las croquetas y muy buenas las anchoas.
Seguimos con pollo de payés rustido y bacalao confitado a baja temperatura con un gratinado de muselina de ajo. De nota los dos platos.
Espectacular la Adoración al chocolate, título del postre que tarda unos quince minutos en llegar a la mesa, nada tiene que ver con el clásico coulant y que sin duda está a la altura de restaurantes con estrella y un sorbete de mojito culminaron una gran comida que rematamos con dos cafés.
Cava Aurèlia brut nature gran reserva de agricultura ecológica para acompañar la comida. Tanto Joan, su pareja y el camarero atentos al relleno de las copas.
Servicio joven, cercano y profesional.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar