Restaurante La Cosmopolita: Taberna osada, atractiva y bullanguera


Viernes noche en Málaga y La Cosmopolita está a rebosar. La ajetreada barra se convierte en un espacio deseado a conquistar, mientras que en la sala se reparten los precavidos con reserva. Sorprende la diversidad de edades y de perfiles que llenan el espacio, fiel reflejo que la propuesta de Dani Carnero está abierta a todo tipo de clientes. En la barra, lo mismo se despacha raciones de jamón y queso o unas magníficas albóndigas de rabo de toro que un tartar de atún con trufa.

Dani Carnero ha sabido combinar una carta ecléctica que satisface tanto al que busca un tapeo clásico como aquellos que andan a la caza de un punto más de libertad y riesgo. La cocina de La Cosmopolita es muy directa, en momentos podríamos calificarla como hedonista con un gran producto y un tratamiento cuasi mínimo, pero en otros se sale de ese camino para ponerte delante de la mesa un guiso de legumbres o unas espinacas a la crema. Inequívocamente se trata de una cocina abierta a las estaciones, al día a día y al deseo de llevar adelante su propia inquietud. La recomendación era ponerse en manos de Dani Carnero y así se hizo.

 La Cosmopolita es una gran taberna, con platos de amplio espectro y esa generación de una sensación de potencial asombro porque se siente que pueden acontecer platos que verdaderamente lleguen al paladar. Pareciera que Dani Carnero a veces improvisa en la añadidura de ciertos ingredientes y a veces el riesgo de cocinar a puerta gayola, aunque sea en base a cierto sibaritismo, lleva consigo olés o cogidas.

Son imprescindibles la ensaladilla, el tartar de gamba y tuétano, esa mantequilla con anchoas y caviar y el elegante tocino de cielo. Cabe remarcar el gusto del cocinero por esos puntos salobres que impulsan el sabor de los platos y mantienen el paladar despierto y también por un tratamiento mínimo de buenos ingredientes como en el apreciable tartar de atún, el notable tataki de salmonete y en esa presa ibérica tan bien escoltada. En cambio la tortilla de txangurro pecó en esta ocasión de voluptuosidad y las legumbres pueden mejorar su textura.

Dani Carnero está en el proceso de apertura de un nuevo establecimiento en la capital malagueña de nombre Kaleja. Un espacio en principio menos bullicioso enfocado a vivir momentos más relajados y gastronómicos que en su Cosmopolita, que seguirá en la brecha tabernaria. Si volviera a Málaga, retornaría a La Cosmopolita a ponerme en las manos de Dani Carnero y de su equipo porque en esta casa pueden acaecer muchas cosas buenas.

Post completo en http://www.complicidadgastronomica.es/2019/04/la-cosmopolita/

Comida 7,5

Servicio 8

Entorno 6,5

RCP 7,5

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar