Como siempre, sobresaliente

Después de varios meses acudo por 3ª vez a este restaurante y, nuevamente, salgo conquistado.

El entorno "bien", salvo ligera cojera de la mesa en que nos sientan. Copas Schott, si bien nos ponen 2 de un tipo y 2 de otro, siendo una mesa de 4 comensales.

Pedimos ensalda de perdiz, bravas (obligadas aquí), calamares y revuelto de boletus edulis y foie (im-presionante). Lamentablemente no les quedaban ostras, siendo un buen sitio para degustarlas en Valencia a un precio razonable. Seguimos con dos solomillos a la pimienta y para compartir dos personas unas chuletas de mamón, esta vez no nos deleitan con el origen y explicación detallada del mismo, motivo suficiente para acudir a este restaurante.

Amplia variedad de vinos a buen precio, con exquisiteces difíciles de encontrar en otro sitios. Optamos por un ribera (2 botellas) que no conociamos, Montebaco Crianza 2006 (18€), también lo acompañamos con dos botellas de agua y una caña.

Bomba de chocolate (tipo brownie) casera al horno para compartir y cafés.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar