BUEN GENERO.

Comida pseudo laboral este mediodia. Referencias variadas del restaurante, desde el aprobado hasta el sobresaliente. El local ya esta descrito, asi que nada añadire, salvo cierto ambiente recargado debido a los olores de la plancha en el salon del fondo y demasidada proximidad entre las mesas. Fantastica materia prima. Tomamos unas cañaillas de buen tamaño y sabor, unas memorables ostras, enormes, fresquisimas, que te llevaban al cielo con dos gotitas de limon y un poquito de pimienta negra. Tellinas (prescindibles, minusculas) y media docena de cigalas a la pancha, intensas de sabor pero algo pequeñas para mi gusto. Comomplato principal han traido un arroz, entre meloso y caldoso, de marisco. Si bien de sabor era rotundo, le faltaba alma y le sobraba caldo. Para beber, vino tinto y cerveza. No he tenido oportunidad de ver la carta de vinos, y nos ha traido el camarero el que le ha parecido. Como iba invitado no he dicho ni mu. Cpas correctas. Cubierto y servicio aceptable (ese cambio de platos, por favor). De postre fruta variada y 5 bolas de helado de diferentes sabores. Se merece una visita con mas sosiego. No sé a ciencia cierta cuánto habrá costado la comida, pero intuyo que no menos de 70 euros pax.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar