Buen producto

Local lleno a tope con alguna mesa doblada. Cuberteria, copas, vajilla, etc de buen nivel. Servicio en sala con muchos profesionales aunque deficiente en el vino que no se da a catar y se sirve directo y algún servicio esporádico más por ver si hacia falta reponer botella. Cambio de platos frecuente, menos de cubiertos y colocados a desgana, aunque las apreturas de las mesas (espalda con espalda) permite pocas opciones.

Carta de comidas con muchas opciones de entrantes, caprichos, carnes y pescados. Carta de vinos más que extensa y con precios aceptables. Nos decidimos por los cavas aunque previamente entraron un par de cervezas de barril sin identificar (mala costumbre), un fino Tio Pepe y una coca-cola. Para después seguir con un cava que me gusta mucho: Privat Laietá Gran Reserva brut nature 2010, pura elegancia; posteriormente un desconocido para mí, Gran Juve 2008 más impetuoso.

Un buen pan y alguna rosquilleta con aceite de Parqueoliva muy bueno, completan el servicio para los 4 comensales.

Al centro y compartidos:
. ostras Gillardeau: solo tres por una ausencia: buenas carnosas y jugosas
. plato de jamón recien cortado de muy buen nivel
. ortiguillas: pequeñas, bien fritas, escasa ración al compartir
. canelón de pollo, setas y trufa: mejor de lo esperado con una trufa que llegaba desde lejos
. anchoas de tamaño bueno compartidas con queso blanco y base de tomate y aceite: bien.

De los muchos principales que hay elegimos:
. denton x 3: buena pieza, algo seca, sobre una base de verduras (pimiento verde, cebolla, esparrago, champiñón y alguna más): con un poco de aceite mejoró la presencia de un buen pescado.
. solomillo: bien de punto según referencia.

Para postres: solo dos raciones:
. tarta de avellana: prescindible
. leche frita sobre una base de horchata: dos buenas piezas algo blandas al estar sobrenadando en el líquido.
Acompañamos de 4 copas de un Don PX 2010 con bonito color caoba oscura, buena lágrima y poco tintada para lo que suelen ser, de muy buen nivel. Nos añadieron por cortesía media copa más por persona para acabar la botella. También una de agua Font Dor.

Es, pues, una cocina de producto sin creatividad ni en el emplatado ni en la elaboración. Vimos pasar unos buenos arroces y unas buenas cigalas que quedaran para otra ocasión.
Un local clásico en Valencia que arrancó como casa de pollos de los festivos y ha hecho un buen restaurante, una buena cocina para llevar a casa y una buena barra para picoteo con gran éxito de público en todos los frentes. Todo ello sobrepasando varias crisis. Gran mérito.

  1. #1

    JaviValencia

    Siempre está a parir especialmente la barra. Un lugar que me gusta en todos los aspectos. Local polivalente donde los haya ;-)

  2. #2

    Abreunvinito

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Asi es, tiene el secreto del éxito y lo que es más dificil del éxito mantenido contra viento y marea.
    En vinos tiene mucha mano en Makro cuando llegan ofertones y se nota en la carta por la cantidad, variedad y precios más que correctos.
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar