Buen producto y mejor atención.

Después de una visita estas fallas para picar algo con unos amigos antes de ir a una mascleta, al reclamo de las que dicen las mejores bravas de Valencia, nos agradó tanto el sitio, que teníamos muchas ganas de visitar su comedor. No defraudó en absoluto. En mi opinión una de las direcciones imprescindibles en Valencia para comer (y beber)fenomenalmente bien.

Excelente producto y gran servicio, parece tan fácil, pero en poco sitios se encuentra. Atención amable y muy profesional. Un 10 para quienes nos atendieron y nos hicieron pasar una comida tan agradable.

El comedor es pequeño, pero las mesas, amplias y bien vestidas, están adecuadamente separadas. Empezamos con unas copas de cava (3,50 € cada una) para acompañar el plato de almendras que ya tenían dispuesto en la mesas.

Optamos por pedir todo para compartir al centro:

*Berberechos (10 €). Qué buen producto. No hace falta más.

* 1 canelón para cada uno de pollo y setas (4 € cada pieza). Agradabilísimo bocado (es generoso en realidad da para 5 al menos). Suave y nada empalagoso.

*All i Pebre de Anguila (19 €). Quizás lo que menos entusiasmó (en el contexto de un muy buen nivel), pero la salsa, que al fin y al cabo es como los callos a la madrileña, es donde está la gracia, estaba exquisita, para no dejar de mojar el pan, de una generosa apetitosa y variada cesta, que solo te cobran a 1 €/comensal (soy de los que piensan que el pan no debería cobrarse, pero visto lo visto, en otros sitios te cobran 3 veces más y el pan es realmente infame, que aquí no era el caso).

*Calamar plancha (16 €). Sin más. No le hace falta. Muy, muy rico.

Dejamos de lado los postres de la casa, que imagino que también darían la talla, porque teníamos antojo de una bolas de helado de turrón y chocolate, que pusieron estupendo broche, junto con sendos cafés a una gran comida. Teníamos planes para la sobremesa así que no nos quedamos a disfrutar de la carta de Gin Tonics, no obstante dio tiempo para disfrutar de generosos chupitos de un rico licor de hierbas, que fueron por parte de la casa.

Todo lo anterior lo acompañamos con un excepcional Nora da Neve, para mí de los mejores albariños con crianza que hay en el mercado, a un precio bastante razonable (24 €), como en general toda la carta, que está bastante ajustada en precios y ofrece una variedad de referencias muy interesante. En esta casa cuidan el buen vino, con lo que es otro aliciente más para disfrutar y visitarlo. Absolutamente recomendable. Intentaremos volver.

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    JaviValencia

    Yo creo que todos los que pasan por la barra tarde o temprano terminan en el restaurante ;-) Gran sitio donde el disfruta está asegurado. Felicidades además de por tu crónica por la elección de ese fantástico albariño.

    Saludos

  2. #2

    Gediagal

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Yo desde luego cumplí con el itinerario. Disfrutamos mucho en su día del tapeo y hemos disfrutado más todavía en su comedor. Un lugar completamente imprescindible en Valencia para comer y beber bien, y a gusto. Desde luego que no erramos con el vino, dudamos entre este y el Pezas da Portela, tampoco creo que hubiésemos fallado. Interesante carta y a precios muy sensatos.

    Un saludo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar