Restaurante El Cascanueces en Bilbao
  

Restaurante El Cascanueces

5
Datos de El Cascanueces
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.2 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 42,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante El Cascanueces El Cascanueces El Cascanueces en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante El Cascanueces El Cascanueces El Cascanueces en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante El Cascanueces El Cascanueces El Cascanueces en Bilbao Restaurante en Bilbao

5 Opiniones de El Cascanueces

En Cascanueces se viene a comer cosas ricas , a compartirlas en equipo y a disfrutar. Oscar explica con maestría y respeto, su oferta gastronómica, sabrosa y pantagruélica, por ello la modula y adecua al cliente evitando excesos. Pulpo , vieiras, foie , carnes , pescados y el fascinante bosque-postre para compartir. Buen producto, precios moderados y una buena carta de vinos para acompañar cualquiera de los platos. Se disfruta¡¡

Primera visita a este nuevo restaurante, tiene sus meses de apertura, quizás un año o mas , pero todavía se puede considerar de las ultimas novedades , uno de los socios , sumiller , tiene un local de vinos cerca , el sacacorchos , uno de los pocos sitios de Bilbao con novedosas referencias de vino , en total creo que podría decir lo mismo de tan solo cuatro locales mas .

Han quitado la barra, ya solo dan comidas y más te vale reservar con tiempo, se llena.

Tienen una carta no muy extensa, pero si completa, entrantes, tablas, huerta, marisco, pescado, carnes y postres con dos o tres platos por aparatado, creo que varían bastante la carta.

Los precios en la mayoría se acercan a los 30€ por ración y algunos, los menos los pasan, podría asustar un poco, sin embargo las raciones son bien hermosas, para dos y pico.

Del apartado marisco, empezamos con unas vieiras pasadas por plancha y horno, pero con muy buen punto de cocción, para nada pasadas, debajo una crema de trompetas de la muerte, muy sabrosa, tirabeques y tobiko, 26€, nueve vieiras, de tamaño medio, buena ejecución.

Del aparatado Huerta , wok de verduras asiáticas, salteadas con soja , aceite de sésamo y un poco de sake , semillas de sésamo blanco y negro por encima , berenjena japonesa , muy suave , de nuevo tirabeques , nos gustaron mucho , esto es mas levantino que asiático , pero estaban muy ricos salteados al estilo asiático , pak choi , miau , unos palitos verdes , con sabor a ajo , brotes de soja , raíz de loto y zanahoria de la tierra , también bien ejecutado , aquí se cocina bien , sencillo y con cariño , 21€ .


Volvimos al aparatado marisco, nos llamo el arroz de anguila y espardeña, 30€, buen punto de arroz, mucho sabor, muy buen arroz, seguimos en el buen camino.

Ultimo salado , no nos recomendaron mas , y la verdad acertaron , buenas raciones , y éramos tres , del apartado pescados , fish and chips , Rape pasado por masa orly , la de las rabas , solo que esta mas crujiente y menos aceitosa , mejor ejecutada , debajo unas patatas con mojo , perejil , cilantro , pistachos , muy ricas , una espuma verde de Saint germain , guisantes y menta , polvo de aceituna negra y un polvo rojo de shichimi togarashi , cualquier parecido con el plato original británico , es inexplicable , solo el enunciado , otro plato notable , 29€ .

Acabamos con otro original plato, el bosque, 16€, debajo crema mascarpone, helado de manzana verde y un confit de frambuesa , cubierto de tierra , tarta de cacao y cerveza , hecha tierra , polvo de pistacho , aceituna negra , y de fresa , unas rocas de chocolate blanco , un bizcocho de pistacho a modo de musgo , menta , flores , y frutos del bosque , grosella y frambuesas , divertido postre , buen final .

Para beber de una carta, tampoco muy extensa, pero con buenas referencias un blanco valenciano, no lo conocía, y me gusto Toni Arraez , de uva Verdil , que fue lo que me atrajo , me gusta probar cosas que no conozco , 17€ , agua litro , 2,8€ , dos de pan , 4€ , buen pan , de costra , una de las mejores panaderías de Vizcaya .

Resumiendo enriquecedora velada, un sitio mas en el Botxo, para comer rico y a buen precio, no llego a 50€ por comensal, por muy poco, con su botellita de vino y comiendo rico.

Rico y diferente, esa es la propuesta de este restaurante. Una forma distinta de compartir( obligado), de disfrutar de la comida, de explicarla, en un ambiente sencillo, acogedor, amable. Eso permite precios moderados. Una carta de vinos sencilla , pero equilibrada. Un servicio atento, profesional y versátil y una comida, muy rica, capaz de satisfacer muchos paladares diferentes. No se buscan las novedades creativas, pero se ofrecen cosas habituales , conocidas, que suelen gustar a todo el mundo y se cocinan para seguir gustando, pero de un modo particular. Carrilleras de atún, partes desconocidas de la vaca, ensaladadas aliñadas de forma peculiar, el pulpo con una salsa pantagruélica, las alcachofas con salsa de ibéricos, uhmmmm¡¡ y el final, la huerta de postre.Buen producto y buena ejecución. Un acierto Oscar¡¡¡. Precio con dos vinos para cuatro

Nos decidimos por este local para la comida de navidad. La elección fue inmejorable, perfectto asesoramiento con los platos por parte De Diego y de Óscar con los vinos. La reciente eliminación del bar ha sido un acierto, sin duda, haciendo del restaurante más restaurante. El sistema es compartir los platos, emplatados en una original vajilla; las raciones son por lo tanto abundantes, de gran calidad y muy bien cocinados. Tomamos un pulpo asado, verduras salteadas, arroz con almejas y picanha. El postre llamado el bosque, es una pasada con , creo, 18 elaboraciones diferentes. Compartimos entre 3 comensales. Tiene una buena RCP ,sin ser tampoco barato. Un acierto, viendo los comentarios de mucha gente con la que hablamos,que había tenido la comida/cena de navidad: les atendieron como ganado. Apuesto firmemente por los restaurantes que se conforman con llenar sus 40 sillas, pese a rechazar a más del triple; a los que no apuestan por el " pan para hoy, hambre para mañana". Son los que te hacen sentir el verdadero placer de la restauración y los que mantienen este mundo vivito y coleando.

Algo está cambiando en Bilbao y cada día descubro locales “distintos” a lo que venía siendo habitual. Locales que se parecen un tanto. Locales derivados más hacia el consumo de copas de vino y pintxos que a la restauración clásica. El Sacacorchos era uno de ellos y ahora han dado un paso más y el Cascanueces es la prueba de ello. Aquí sí puede uno sentarse en una mesa y comer o cenar como es menester.
Agradable decoración, nada estridente. El que parece el jefe de sala se me hacía cara conocida. Algo era ello, ha trabajado en el Zortziko y recordaba una larga conversación allí mantenida. Así que sabe bien lo que se hace.
Al pedir la comanda nos comenta que son raciones generosas y que no hace falta pedir demasiado. Esto es un detallazo hoy en día, no lo hacen en todos lados.
Cesta de pan. Uno de cereales hecho en Zalla que casi parece un bizcocho, uno de borona y uno más “normal”, casero, en este caso más al gusto de mi compi que al mío. Menos crujiente. Estupendos panes. Me gustan los sitios que tienen buen pan. Degustamos un aceite hecho expresamente para el local. Un aceite de Artajo hecho en Tutera/Tudela. Con una suave acidez del 0,2%. Lleva varias variedades de aceitunas y el resultado es un aceite muy suave, “gordo” y con un sabor potente.
Comenzamos con una ensalada de pulpo. Bonita presentación. Buena materia prima. Es la segunda vez en poco tiempo que me sorprenden con la presentación de la lechuga. Repito que no es un adorno sin más. Con una gracia destacable. Lleva una especie de mayonesa pero con un toque de wasabi en la zona verde, en la otra zona es dulce.. Unas pequeñas patatas asadas con piel que están muy ricas también. Una ensalada que da lo que ofrece. Generosidad en las cantidades y generosidad en las calidades. Empezamos bien, empezamos muy bien.
Continuamos con otra generosa ración, en esta ocasión un cojonudo tataki de atún. Con un toque de soja y de nuevo otra especie de mayonesa muy rica. Esto es lo que es, un pescado sublime. Toque perfecto, sin pasar ni un minuto más de lo debido por cocina.
Al leer la carta hemos visto algún plato que no nos sonaba de nada así que como la curiosidad siempre nos puede y como pienso que hay que probar esos platos que no vas a poder degustar en otro sitio, le preguntamos a nuestro anfitrión por el “solw galeto”. Nos comenta que es pollo pero un pollo hecho de una manera diferente. Pues como a ambos nos gusta dicho animal, a por ello que nos vamos.
Presentación curiosa, en la parte baja lleva unas chips de batata y plátano. Como presentación original, como resultado no nos ha gustado demasiado. Demasiada sal y poco sabor sorprendente. Me refiero solamente a los chips, no al pollo que estaba delicioso. De pequeño tamaño, muy bien guisado. No ha quedado nada seco. Lo acompaña una salsa muy sabrosa. Pues si en vez de esos chips llevase unas patatas fritas caseras, el plato ganaría mucho en nuestra modesta opinión.
El asunto vinícola tiene una cabida distinta en otros foros. En este es tan difícil ya “impresionar” a nadie beba uno lo que beba….. Así que un simple Castillo de Monjardin Reserva 2010 Edición limitada. Que a uno le gusta, sin más.
Estamos satisfechos pero como nos quedan un par de copas de vino le pregunto si tienen algún queso rico por ahí. Pues efectivamente va a ser que sí. Tres quesos distintos. De menor a mayor potencia. El primero no ha destacado demasiado. Bueno pero sin demasiado sabor. El segundo, un queso azul de pasta amarilla ha sido el favorito de mi compi. Le encanta el queso azul. No me he quedado con los nombres de los quesos. Eso sí, con el último sí. Un queso que ya había probado y que ha “tumbado” a mi hijo. Un queso afamado pero que no está hecho para todos los públicos. El Picón Bejes-Treviso, elaborado en Cantabria con leches muy variadas de vaca. Oveja latxa y cabras Pirenaicas de Picos de Europa.
Aquí sí hubiese tenido cabida, sin duda alguna, algún otro líquido elemento.
Sorpresa con una cocina de buena calidad y buena materia prima que uno no espera encontrar tan fácilmente en estos locales de moda que están amoldándose al cambio de costumbres y estilos que estamos sufriendo. Para ver alguna foto: http://gastiondo.blogspot.com.es/2016/07/restaurante-el-cascanueces-bilbao-me.html

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar