Lo que mas me sorprendió fue la comida, Menu sorpresa con todos los platos

Lo que mas me sorprendió fue la comida, Menu sorpresa con todos los platos excelentes. Lo que menos me gustó el postre, aunque a mi acompañante le encantó, supongo que no soy muy amigo del plátano y por eso me resulto pesado. Las platos no son muy originales (atun, rissoto, bacalao y entrecot) pero con muy buena factura. Se agradece lo de la carne, uno está un poco cansado de carrilleras y aves afrancesadas en los menús degustación. El vino bien, pedí un Dominio de Tares "Cepas Viejas" no lo tenían. Me recomendaron un Casa de la Ermita Petit Verdot 2002, es una recomendación arriesgada, me gustó. Como notas negativas "son excesivamente lentos" y la Pica (aceituna arbequina y cuenquito de aceite) no está a la altura del sitio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar