Restaurante Hungaryto en Barcelona
  

Restaurante Hungaryto

2
Datos de Hungaryto
Precio Medio:
21 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas:
Precio desde 12,70 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono


2 Opiniones de Hungaryto

Sábado noche y cena en pareja. El local es acogedor y ayuda el hecho de que no esté lleno del todo y que la gente sea silenciosa, lo que se agradece. No tenemos a nadie cerca además: todo fantástico.

El restaurante dice ser el único húngaro de la ciudad condal. La carta no es muy extensa pero sí bastante completa y bien pensada. La dueña nos recomienda unos aguardientes para empezar ya que según ella es una costumbre magiar. Yo tomo uno más clásico y mi novia otro con sabor a miel y mas suave. No me alucinó el mío y el precio (3,50 eur cada uno) algo elevado por el poco volumen del "chupito". De todas maneras está bien la experiencia.

Como ya conocía el sitio escogí un mini-langos (5.75 eur) que la verdad es que no es pequeño, ya que tiene el diámetro de un plato normal (hay otros 2 ó 3 tamaños más grandes que son realmente enormes). El langos es una especie de pizza, aunque la masa es bastante diferente, cubierto de queso rallado y nata agria. Muy bueno y suficiente para compartir. El cocinero, que es húngaro, se interesó muy amablemente por nuestra opinión de los platos. 

Escogimos un vino tinto húngaro (adjunto foto) de sólo 12 grados que me pareció algo insulso (sé que los tintos de este país no tienen tanta fama). El precio (16 eur) algo alto en mi opinión aunque entiendo que al importarlo no puede ser económico. Me supo a poco y no lo acabamos. Copas aceptables. 

Como platos principales yo pedí un Goulash de cerdo con judías... exquisito, de los mejores platos de este tipo que he probado en mi vida. La sopa/estofado tenía sus trozos de carne, judías, otras verduras... Todo coronado por nata agria, cebolla y cebollino. Muy-muy rico, ideal para el invierno. Estos platos se presentan en 3 tamaños (nos decidimos por el intermedio, a 9 eur, que fue suficiente). El que tomó mi pareja era de ternera y, a mi gusto, picaba demasiado. Una ración de buen pan, generosa, por 1,60 eur. 

De postre escogí por un puré de castañas servido en copa y coronado por nata. Estaba muy bien hecho pero lo encontré demasiado fuerte. El otro postre fue una tarta de limón que lógicamente probé y me encantó: suave y rica. El precio de cada uno: 4,50 euros. 

No tomamos café. Fue una buena y tranquila velada. La decoración, basada en objetos del país centroeuropeo, es agradable y además cuenta con muchos productos de comida y vino para comprar. 

En resumen, un local de visita obligada si vives en Barcelona. Hay que comentar que el precio subió un poquito por los aguardientes y el vino (también hay de la casa con copas a 3 eur). El pan tampoco era necesario, con lo que creo que por 20/25 eur/pa se puede cenar muy muy bien. 

  • Puré de castañas y tarta de limón

  • Goulash de cerdo ahumado con judias

  • Vino

  • Mini Langos

Dicen que es el hasta ahora único restaurante húngaro de la ciudad condal y funciona como tienda en la que también se venden productos típicos magiares. El local, sin tener un encanto especial, es bastante agradable y cuenta con un comedor en la planta de arriba del que lo que más me llamó la atención fue que en los escalones estuvieran escritos nombres de futbolistas de la fantástica generación que tuvo el país en los años 50.

El menú, que cuesta sólo 11,50 eur, consta de 2 platos, postre (entre 3 primeros, 5 segundos y 2 postres), pan y bebida. De primero probé un "mini lango", que estéticamente parece una pizza. La masa lleva harina y creo que también patata. Estaba recubierto de una nata muy usada en Hungría y de un queso rallado. Muy sabrosa, masa blanda pero agradable al morder. Y de "mini", nada de nada, ración generosa.

Pedí un copa de vino tinto. La copa también generosa, de 15 cl o más. El vino creía que que era catalán, pero la camarera/jefa de sala, muy amable en todo momento, me dijo que también era del país centroeuropeo (aunque sus caldos más famosos son blancos y, por supuesto, los Tokaji, se defienden también con la gama oscura). Más que aceptable para venir con el menú, al preguntarle si podía ver la botella la encargada me confesó que el vino era a granel. ¡Qué nivel! Parecía de 5 ó 6 euros en tienda.

De segundo, cómo no, goulash. De ternera, algo picante pero sin exagerar. Acompañado de zanahoria, patata y un rodaja de pimiento verde tipo jalapeño. La carne, bastante melosa. El plato estaba rico pero no me sorprendió tanto al ser similar a un estofado. Para otra vez habrá que probar otras opciones (había goulash de codillo, surtido de butifarras...). Entre las otras opciones de primero, la sopa del día.

De postre, tomé un hojaldre muy rico acompañado de nata espolvoreada con cacao. Era, si no recuerdo mal, de semillas de amapola (igual me equivoco, lo he buscado por internet) y creo que se llama "Mákos Rétes"... bueno, que más, da, que estaba de muerte. Un más que correcto café para terminar acompañado de una galletita.

Las buenas críticas que leí en Trip Advisor y en otros sitios se han confirmado plenamente. Comida abundante y deliciosa, servicio más que agradable, una comida que no es muy habitual de probar, un local bastante acojedor y además la posibilidad de comprar alimentos (tubos de mostaza, salsas de páprika, encurtidos, galletas, carne en lata...) y vinos (no sólo Tokaji). Muy, pero que muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar