A pesar de los comentarios vistos, decidimos ir (espcialmente porque la

A pesar de los comentarios vistos, decidimos ir (espcialmente porque la otra opción estaba cerrada el domingo noche). El lugar agradable sin más, intentando recordar alguna antigua casa solariega, nada especial pero tranquilo (salvo por algunas voces que llegaban desde la cocina al salón, algo que necesitan controlar urgentemente). Servicio inexperto y que necesita aprender más el oficio. El servicio del vino necesita mayor atención, aunque no es incorrecto del todo, y la carta de vinos amplia (destacando los vinos de la tierra) aunque con pocas cosas destacables. La comida buena y raciones amplias. Postres correctos y pueden bañarse con alguno de los dulces que tienen, la verdad con referencias importantes, y tanto en copa como por botella. RCP alta (140€ dos personas, sólo con un entrante, dos principales y dos postres, un Mauro y, eso sí, una botellita de dulce). Mejorable.

DO Rias Baixas Francés
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar