Restaurante Imperdible (RESTAURANTE CERRADO)

Datos de Imperdible (RESTAURANTE CERRADO)
Precio Medio:
53 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
5.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
3.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: Martinez Ferrando, 5
Código postal: 46004
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 53,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Imperdible (RESTAURANTE CERRADO)

solo fui una vez y no me gusto 

Tras "acomodarnos" en una mesa junto a la puerta de entrada, que se deja abierta durante todo el servicio ? (observas el trasiego de gente por la calle o entrado a la barra), y pedir unas cervezas(no tenían vermut), se acercó el maitre, supongo, y... pese a que en el momento de la reserva solicité su plato "estrella", gargouillou con cangrejo, contesta que los sábados para qué lo van a tener y que vuelva la semana "que viene"...
Acto seguido, le solicitamos que nos aconseje- por el tema del tamaño de las raciones, pedir mas o menos cantidad- , y nos remite a la carta...
Servicio deficiente, sin ganas, antipático y poco profesional.
Aperitivos: mouse de mortadela-curioso- y samosa
Dos ostras-una de ellas mal abierta- que tuvimos que reclamar en tres ocasiones(20 minutos de espera para dos ostras!!)
Pato pekín...correcto.
Gua Bao de pez mantequilla(ahumado!!!)...mal presentado y escaso.
Hojaldre de setas (24 unidad)...hojaldre correcto; las setas(boletus) con poco aroma...congeladas?.
Huevo con trufa y setas...dos senderuelas con un huevo y una masa de puré de patata infumable. A la trufa la están buscando......Opté por comerme las dos senderuelas...me preguntó el camarero si no me había gustado el plato,evidentemente le contesté que no...Ni el responsable de la sala, ni en cocina se dieron por aludidos; me retiraron el plato y a por" el siguiente".
Como principal,opté por el salmonete con romescu....buen producto. pasado de cocción; la romescu, mi salsa preferida,la peor que recuerdo haber probado en tiempo.
La mayoría de platos llegaron sin temperatura...uff
Del resto de platos, nada destacable... tartar de atún, solomillo de vaca con hueso( con nervio y frío), cochinillo crujiente(si lo presentan si la piel, cómo va ser crujiente!!) y canelón de pollo.
Postres correctos, destacando la tarta de manzana, y defraudando la pasión cítrica...dulce, sin acidez, plana...
Entre otras deficiencias en el servicio, cabe destacar el hecho siguiente: tras servirnos el pato pekín, nos sirven al centro el hojaldre.Comoquiera que el pato venía con salsa hoysin, y no quería mezclar dicha salsa con los boletus, solicité que me cambiaran el servicio. Al acercarse el camarero, mi mujer también solicitó que se lo cambiaran ....el camarero con mal gesto, bufó...y nos lo cambió,!qué suerte! Al resto de comensales, como no lo pidieron, pues no tuvieron tal suerte.
Al entrar, nos ponen un pequeño bol con olivas.(no importa que sean dos o seis los comensales. un bol!!)
De bebercia dos botellas de Pazo de Setorans 2015 (23), un Albariño.
Cafés, y adiós...ni se interesan por tu opinión, ni por el plato devuelto, ni te detallan qué lleva cada plato, ni...en fin...no creo que vuelva aprobar el cangrejo la semana próxima!!!
Este tipo de trato al cliente hace un flaco favor a aquellos profesionales que le ponen amor, trabajo y entrega en cada plato.
En la puntuación sobre el "entorno" del local, valoro el restaurante, no que esté en el mercado de Colón.

En los alrededores del mercado Colón tan de moda últimamente, y en superficie y en la calle con zona peatonal, un local con decoración moderna, amable.
Buen servicio en sala, denota preocupación por el tema de vinos. Buenos cubiertos, buenas copas y muy poca gente, propician un servicio casi personalizado.

tras cambio de mesa prevista en el apartado del altillo por una mesa central en la sala ante el aumento de comensales a cenar, ganamos en amplitud y la falta de más gente a cenar nos permitió no perder intimidad de grupo (y no molestar a otros).

Buen pan de hogaza, buenas aceitunas por cortesía, un buen vermut casero con cierto toque de canela animan el comienzo de la cena.

Para beber y dados que somos más de 10, un magnum de Terras Gaudas 2014 para seguir con otro magnum de Sierra Cantabria 2013. Ambos muy sobresalientes.
Alguna de agua congas (Badoit) y sin gas.

Para cenar y de entrantes:
. ensalada oriental: una buena ensalada con gamba poco cocido (como toca) y con una salsa tipo coctel
. tartar de bonito a la llama de sarmiento: con sésamo y espuma de wasabi
Principales a elegir:
. costilla braseada acompañada de una mezcla de brotes verdes
. rabo de toro con chocolate
. entrecotte a la brasa
. pluma ibérica a la brasa
. merluza con crema de calabacín y tirabeques
- mero a la brasa
En general todos los segundos con buenos comentarios aunque sin nada muy destacable.

Postres: menos destacables aún. Se probaron dulce de leche, tarta Tatín, torrija y alguno más. Cumplen sin más.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar