Restaurante Mesón de Alberto

Restaurante Mesón de Alberto

4
Datos de Mesón de Alberto
Precio Medio:
70 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
5.5 10
Comida:
7.4 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
6.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Gallega
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos excepto vísperas de festivos

Teléfono


4 Opiniones de Mesón de Alberto

  Centrico restaurante de Lugo. Fuimos a comer al mediodía ocho personas y nos ubicaron en una habitación con mesa redonda, se agradece porque se tiene mucha mas intimidad, ni molestamos ni nos molestaron.

   Decoración clásica y buena materia prima. Pedimos los ocho el menú degustación de 40 euros que consiste en 5 platos y 2 postres. Los platos los reparten entre 3 de pescado y 2 de carne, con cantidades que no quedas lleno pero si que tienen calidad.

  Buen servicio del vino aunque la carta no es muy larga ni tienen todo lo que dice la carta ( señal que la actualizan de higos a brevas ya que pedi un Tomas Postigo 2013 y me dijeron que no tenían por cambio de añada, una excusa muy mala). Pedimos un Quinta de Couselo Rosal 2016 que combino perfectamente con los 3 platos de pescado y un Algueira Mencia 2018 que quizás estaba muy joven ( error mio).

 En general bien, servicio correcto, comida correcta y los vinos pues también bien

soy de la ciudad, y voy cada vez que celebro algo, como siempre un esmerado servicio y un trato amable. la comida no muy elaborada, pues no se necesita por su buena calidad.
precio medio 40 €

Francamente me gustaba mucho más el Mesón de Alberto antes de su renovación realizada en el 2009. Como aspecto más significativo han eliminado la barra, en la que tomar un vino y degustar su delicioso guiso de ternera como una de sus tapas de cortesía. Ahora es un restaurante de corte más moderno y elegante. La tapería sigue siendo el lugar donde comer un menú, pero de carácter más internacional y menos enxebre. En este caso, cenamos 3 en su restaurante situado en la planta superior y la verdad es que no estuvo a la altura. De primero zamburiñas a la plancha y al horno, y de segundo en mi caso, merluza a la gallega. Sirven primero las que salen del horno, con un relleno un tanto avinagrado (no será que llevaba tiempo elaborado???), y minutos después presentan las que se habían elaborado a la plancha (no debería haberse invertido el orden???), en cuanto a la calidad, tanto unas como otras estaban lejos de competir en las mejores ligas. La merluza a la gallega muy bien, pero en cambio mis amigos que se decantaron por carne, no pueden decir lo mismo, no tanto por la propia carne como por la guarnición (fabes de lourenzá en un caso, demasiado deshechas y despellejadas; y patatas en el otro, nada que ver con la patata gallega blanca y harinosa frita en sartén), me decepciona ver como algunos restaurantes descuidan la guarnición como si fuera algo ajeno al propio plato... La carta del restaurante, aun presentando un corte más tradicional que la que se presenta en la tapería, creo que no recibe el mimo necesario en los fogones, ni una selección adecuada de su materia prima. El vino, una vez más Algueira Barrica, que le faltaba algo de frío por lo que se tuvo que demandar cubitera. No obstante, cabe decir que su carta de vinos presenta multitud de referencias de diferentes D.O. y países. Me esperaba mucho más, la verdad...

Uno de los restaurantes históricos y de prestigio de la capital lucense. Como no teníamos ganas de hacer muchos kilómetros para cobrar una deuda, decidimos “marisquearnos” en este local.

La decoración es muy agradable, sobria y elegante, de estilo clásico, piedra vista. Buena temperatura y un servicio bueno, aunque creo que corto para el tipo del local que nos ocupa.

En cuanto a la comida irreprochable….. Buena calidad de los mariscos, carta de vinos variada, aunque para mi gusto, bastante clásica en algunas denominaciones.

Comimos dos personas, empezamos con unos bocaditos de rape, 200 gr. de percebes, una vieira al estilo de la casa (excelente) y una langostita del cantábrico de 1 kg ya limpia para comer. Regado con una botella de Pezas da Portela 2006 que maridaba de forma perfecta. Para el postre un surtido de repostería de la casa con dos copitas de Oremus 3 puttonyos 2000 y cafés, todo por unos 220€.

Muy recomendable, espero volver a repetir y a ver si con un poco de suerte vuelvo a ganar la apuesta y de nuevo no me toca pagar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar