Restaurante La Paradeta Sants

1
Datos de La Paradeta Sants
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
4.3 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
5.0 10
Entorno:
3.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Marisquería
Vino por copas: No
Precio desde 25,43 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de La Paradeta Sants

Un local con una buena idea: a la entrada un mostrador tipo pescadería, con el producto puesto como en un mercado, con los precios a peso.
Se trata de elegir lo que quieres comer, lo pesan y te lo hacen en cocina.
Hay muchos productos del mar para elegir: como una buena parada del mercado (en variedad aunque no en calidad).

El problema es como está resuelto: después de elegir producto básico, aunque no diferente del que se utiliza en muchos locales (bares..), pasa a la plancha y entras en un comedor que parece más el comedor de un camping de jóvenes scouts; por una ventanilla te sirven el pedido (plato a plato de lo pedido) al grito del número de la mesa.
Mientras llega has asomado por el ventanuco que comunica el comedor con el mostrador para pagar, para recoger una bandeja que ponerte en una mesa típica de comedor escolar, al igual que las sillas.
Opciones de beber: no hay copas de vino, al menos sí medias botellas: elegí La Moraria, un albariño de buen color dorado y seco. Indescriptible copa a la que solo le faltaba un color vede oscuro, para ser lo peor.
Hay para botellas enteras más opciones (8) en blancos aunque muy desconocidos, más algunos cavas y rosados y en tintos destaca más calidad: Vivanco, Enate y Borsao.

La comida:
. navajas, 6: sencillas, más bien pequeñas, algo rotas las conchas.
. cigala XXL: un cigala de gran tamaño (casi para hacerla al horno), jugosa, bien hecha de plancha, partida (imposible d e otra forma). Lo mejor con diferencia.
. loncha de atún plancha poco hecho, calidad justita. Salsa de aceite y perejil con ajo.

Una música de fondo de años 60. Te toca recoger la bandeja pensando en el próximo comensal, aunque la sala estaba vacía en 2/3 y ya era muy tarde para esperar nuevos clientes.
Sin pan ni agua ni café. Por supuesto sin planteamientos de extras tipo aperitivos o chupitos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar