Retorno de El Casino. Nueva direccion con cocina de nivel.

Sitio emblemático de la ciudad, y no solo por su ubicación - en pleno centro -, sino por lo que significa. Un edificio histórico, que pasó por diferentes nombres según soplara el ambiente político de las diferentes épocas de nuestra historia: Circulo mercantil, sustituido posteriormente por Circulo de Contribuyentes - impuesto por la moral de la época - y que aun sigue vigente. Pero por mucho cambio de moralidad y de cartel, entre sus paredes se albergaba un casino donde los locales y no locales, llegaban a poner sobre la mesa su dinero, sus fortunas, sus bienes materiales o, según cuentan los viejos del lugar, incluso "otros bienes mas domésticos".

Llego la decadencia del lugar, y para mantenerlo, - las cuotas de los socios no daban para mucho -, se alquiló una parte del local, para instalación de un restaurante, restaurante que directamente tomó como nombre lo que las autoridades quisieron ocultar: El Casino.

Restaurante que representó un hito en la ciudad, todo aquel que quería significarse, celebraba en el, bodas, bautizos, comuniones o invitaciones de postín. Y digo representó, por una razón, por aquí pasaron varios hosteleros, desde los primeros que aportaron la fama al establecimiento, hasta los últimos que consiguieron que por la unión de la calidad ofrecida y los precios exigidos, hicieran que los amantes de la gastronomía se "mudasen" a la capital, en busca de mejores ofertas y precios, y la encontraron dando la espalda a este establecimiento.

Pero el tiempo cambia y parece que vuelve la luz. Dos jóvenes hosteleros, uno de ellos Bib Gourmand alcalaino y el otro con establecimientos de cocina italiana en Alcalá y Madrid, se unen, forman sociedad y se quedan con la dirección del local. Y se ha notado y mucho el cambio en la dirección, para bien, naturalmente.

Oferta gastronómica de nivel, sobretodo en comparación con las precedentes, precios normales, razonables, competitivos.

Cambio radical en la decoración, una parte con ladrillo visto, y otra parte mas clásica; cocina semi a la vista, desde la cual, los chefs dirigen la sala, con un gesto, una mirada.

Dos visitas efectuadas en fechas cercanas, en festivo y día laborable para comprobar el funcionamiento global. El resultado es fácil: cocina de nivel pero sala mejorable, tienen ganas y voluntad de agradar, pero se necesita un jefe/jefa de sala que sepa contestar a preguntas sobre consejos de platos o de vinos. No me vale la respuesta tan manida, como que todo está bueno. A mi no me vale. Ello no impedirá que manifieste mi agrado por el sitio y por su cocina. Me gusta, pero una cosa no impide la otra.

13-11-2016. Mediodía.

De la carta de vinos, optamos por un Cuatro Pasos, uva mencia, DO Bierzo, vino con cuerpo, potente pero al mismo tiempo fresco.

- Aperitivo: Mini tostas con sardina ahumada y alga wakame. Ricas.

- Ensaladilla rusa estilo "Casino" con gamba blanca. Sorpreson, bien presentada y con muy buen sabor.

- Calamar a la brasa con salsa de tinta y ajo negro. Un plato muy bien ejecutado al que se une un buen producto.

- Rape a la brasa con puerros asados. Plato interesante, pero no memorable.

- Presa ibérica a la brasa, caramelizado con salsa tepanyaki. Platazo directamente. Carne tierna y jugosa, con un tepanyaki casero, ligeramente dulzón que suma al plato.

- Panacotta con frutos rojos. Postre ya conocido de otro establecimiento, aunque con una ligera variante. Buen postre.

Cafes con hielo.

5-12-2016. Mediodía.

De este epígrafe nos decantamos por un A Coroa, godello, sencillo pero correcto.

- Aperitivo, empanadillas rellenas de queso. Sin grasa, pero justitas de sabor.

- Verduras salteadas al wok con jugo de ibéricos. Ración mas que generosa, no está nada mal.

- Huevos rotos estilo Casino con jabuguitos. Platazo. Patatas en gajos con su piel, chorizo picado pleno de sabor, y yema de huevo que se rompe, se mezcla con lo anterior y comienza el disfrute.

- Garbanzos salteados con carabineros y su jugo. Otro platazo, garbanzo castellano, tierno, sin pieles con un generoso carabinero y el jugo de su cabeza. Para que mas ?

- Albondigas de ternera y cerdo, trufadas, con salsa de cebollas dulces. Otro plato a destacar, intensidad de sabores. Para repetir.

- Torrija a la sartén, con espuma de vainilla. Postre ya conocido por otro establecimiento, con la variante de la incorporación de la espuma de vainilla.

Cafés con hielo.

Resumiendo, buen nivel de cocina, sala mejorable. Volveremos, seguro.

Recomendado por 4 usuarios
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar