Restaurante Arola en Barcelona
  

Restaurante Arola

32
Datos de Arola
Precio Medio:
90 €
Valoración Media:
6.9 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
7.6 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sant Martí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 65,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Miércoles a domingo mediodía y noche

Teléfono

Restaurante Arola Arola Arola en Barcelona

32 Opiniones de Arola

restaurante ubicado en hotel de hiperlujo de barcelona
decoración y vistas muy interesantes...

no hay manteles de tela sino pequeños mantelitos de plástico/vinilo.
mucha gente joven, mucho idioma, mucha sonrisa, alguna claramente exagerada...

mesa de postres al aire libre.. con lo que la fruta del tiempo está caliente....

nos tocó brunch (hicimos el largo) pues era domingo, y aunque platitos elaborados, francamente no nos acabó de convencer, no tanto por las cantidades reducidas, como por detalles raros... pica pica con queso y fuets??? un tío con dos estrellas michelin y a 65 euros persona, nos mete un pica pica con fuets??... no sé...

lo que es de juzgado de guardia es el vino... el más barato 40 euros...
un belondrade y lurton a 70 euros
y vinos de 8 a 10 euros a 50 euros unos cuantos más..
no le ví la punta al tema....

el servicio no es malo pero no tienes sensaciones extra de ningún tipo...

no volveremos a ir... al final nos gastamos cerca de los 200 euros, con un poquito más, me voy al Tickets (por nombrar uno) y salgo feliz...

no sé.. no sé si es lo de franquiciar o què.. pero he estado en otros de cocineros estrellados, donde no estan presencialmente, y se nota el saber hacer...

creo que tendrían que replanteárselo, pero estaba bastante lleno, con lo que para què cambiar...

Fuí a este restaurante por segunda vez, su decoracion es elegante; la bodega vista preciosa y musica chillout. El servicio atento y eficiente. Elegimos el menu de tapas Arola; no me sorprendió ya que muchas eran iguales a las que degusté en mi primera visita en el 2007. Su tecnica es depurada, y sofisticada; aunque a veces cuesta apreciar todos los ingredientes que componen el plato.
Lo peor de la cena, el elevado precio de esta. Lo encuentro excesivo. Pero ya se sabe que en Barcelona y en el hotel Arts...

Visita relampago a Barna,y cena de trabajo en Arola,no conocia el lugar personalmente y la verdad es que me gusto, cenamos en la terraza situada en el hotel muy bien acondicionada,e informal,la musica tal vez demasiado alta al principio,luego te acostumbras.
A destacar laversion de las patatas bravas,las mollejas de cosdero,las anchoas del maditerraneo,el steak tartar y el chocolate negro sobre galleta,todo regado con Gessami del penedes.
Visita mas que satisfactoria imaginarios la situacion,BARCELONA ,de noche temperatura ideal,con brisita de nuestro mediterraneo Y agustito en fin maravilloso.

LLevaba tiempo sin ir a Barcelona, mi gran ciudad favortia de España, y no podía evitar no asistir a este restaurante que tan bien sabor me dejo hará dos años.

Llegamos a eso de las 21:15 y nos reciben correctamente. Nos recogen las chaquetas y nos dirigimos a la barra para tomar un cocktail de bienvenida.

Haré un incapie sobre la barra y el resto de la iluminación. Habiendo como hay hoy en dia sistema de led que no da calor en la barra se agradeceria retirar los tubos fluorescentes y si colocar sistema de iluminacion por led. El resto pienso que para un local esta desfasado la bombilla dicroica, pero esto no esta en mi mano.

Volviendo a la cronica, el cocktail muy refrescante. Una especie de mojito al que en vez de Raspberri le puse Belvedere.

Optamos por sentarnos en la mesa pués ya eran las 22:00 aproximadamente. Miramos y veo que no hay Menú Arola; en su lugar tienen menú tapa y optamos por el largo puesto que aquí hay que saborear todo lo que se pueda.

En la elección del vino comenzo mirando uno de los integrantes, pero empezo a ver vinos de 150-1000€ y dejo de mirar. Me pusé en busqueda de Dönhoff y cuando el sumiller me indico el precio le deje elegir un vino de la misma variedad pero de un precio mas contenido. Nos trajo un blanco alemán también espectacular y en cuanto me faciliten el nombre os lo pongo en la crónica (35€ unidad) y nos bebimos dos botellas sin pedir la tercera porque estabamos por los postres, aunque nos ofrecieron amablemente una copa si queriamos.

Nos sacaron un aperitivo que consistia en una salsa con unos panitos. Sinceramente ni me acuerdo del sabor, si de que estaba rica, pero el resto que comí me quito su sabor del paladar.

Empezamos con las tapas... y empezamos con las verduras!:

- Alcachofas: estaban hechas muy tiernas, realmente muy ricas.
- Papas Arola: esto ya sabemos todos que esta muy bueno.
- Esparragos trigueros: sinceramente no es una cosa que me guste, pero estaban en su punto justo, con pan rallado y muy tiernos. Que coño, estaban ¡terribles!

Una vez esto, pasamos a los productos del mar:

- Anchoas del mediterraneo: eran unas sardinillas, pero tenian un sabor entre anchoa y sardina. Sobre el pan tumaca estaban realmente buenas.
- Pulpo ceviche: espectacular. Picaba lo justo, todo bien picadito... estaba muy bueno.
- Gamba blanca: sin más. Una gamba blanca rica.

Una vez acabados estos nos pusimos con los productos de la tierra..

- Rabo de Buey con ravioli: tenía una salsa que si abusabas de ella mataba el sabor que realmente escondía. Yo no le heche demasiado y gracias a ello lo degusté realmente. Muy rico.

- Steak Tartar:.... sin palabras, ha sido el mejor steak tartar que he comido en toda mí vida. Si nos hubiesen sacado 10 platos de ello nos los hubiesemos comido todos.

- Carpaccio: habiamos pedido las mollejas de cordero pero como traían pocas no nos llego. En su lugar nos puesieron esto que simplemente era espectacular. Además, por lo que veo en la factura no nos lo cargaron. Un detalle.

Ya con esto y con una tripada considerable ( y eso que estamos hermosos...) nos ofrecen una tabla de quesos. ¿Queso? Sacanoslo pero ya!! y acompañado de un pan de nueces caliente. Habia varios, todos muy ricos (el tipo President se le podían ahorrar) pero sobre todos ellos el Cashel Blue sobresalía. Me dejo sin palabras.

Sinceramente, gracias a la tabla de quesos los postres nos sobraban pero con lo que nos sacaron no sobraban.

- Primero un helado de melocoton, sobre chocolate blanco y todo ello con una base de sorbete melocoton. Impresionante!

- El segundo postre y último plato de la noche, era chocolate negro sobre galleta y un helado de vainilla tambien espectacular.

No tomamos ni cafe ni cocktail después pués teniamos un largo camino hasta casa y ya eran la una, el total de la nota fue de 340€ mas barato que cuando fuí yo la primera vez y eso que ayer eramos tres y la otra vez fuimos dos.

Volveré sin dudarlo otra vez.

A decir verdad, una decepción. El menú de degustación es correcto, sin muchas pretensiones. 3 Picas de primero y casi un plato de segundo. El postre obligado.
Primer detalle: el 90% de los comensales son hombres de negocios extranjeros.
Segundo: La música a un volumen estilo pub que dificulta la comunicación en una mesa de 2 personas.
La atención es correcta, mucho personal interesándose por tu cena, pero el servicio es lento y espaciando mucho el tiempo entre platos. Los primeros correctos sin más. Los segundos una odisea: el salmonete pegajoso y el foie con muchas venas...en fin, bastante deficiente.
El vino, Belondrade & Lurton 08 a 50 €! Vaya precios!!

En fin, para no repetir.

El menú consta de sis picas a escollir. En segon lloc casi un plato i per acabar dues postres.

Dels picas destacar les patates braves, lasques de pressa iberica, tant per la quantitat com per la qualitat, ja que la resta de plats eren molt escassos i no eren gaire cosa.
De segon vam escollir filet de vedella a les tres mostasses i turbot amb peus de xai. La vedella era bona pero el turbot estava massa fet i el contrast amb el xai era molt agossarat.
Dels postres destacar que eren excesivament petits, ridiculs per un menu degustació d'aquest preu.

La carta de vins era abusiva i molt extensa, pero quam vam demanar un cava resulta que no el tenien. Aquesta va dirigida als turistes (el somelier es va dirigir a nosaltres en angles directament, entenia el castella-catala pero no el parlava amb fluidesa). Una mica extrany... pero cal apuntar que era molt amable i professional.

El recomanem per extrangers amb un nivell adquisitiu molt alt, amb ganes d'un local suposadament modern-fashion.

Hace un par de meses fui a cenar, me encanto la ambientacion de diseño, en el hotel Arts, musica chillout, muy acogedor.
Pedimos un menu degustacion, me gustaron mucho las bravas, y el carpaccio de buey.
Todo estava buenisimo, cocinado con esmero, correctisimo.
Mi conclusion es que, Arola es un restaurante que recomiendo para una velada en buena compañia, pero que aun le falta subir un escalon mas, si quieren tener estrella michellin, me refiero en creatividad en los platos.

La verdad es que se come de maravilla. Algunos peros: Mesas pequeñas, muy juntas y sin mantel (por el precio, un mantelito no estaría mal), mucho ruido ambiente, bar algo justo.

Visitado en los últimos doce meses en cuatro ocasiones,.

Local cómodo y moderno en el interior de Arts,

Tomamos un menú degustación de tapas eligiendo el menú corto no por eso escaso, una doble de bravas exaltando la calidad de su textura y paladar.
Siguiendo con un canelón de Rabo de Buey deliciosa ligazón posterior con unas Lascas de Presa, y para finalizar un Lenguado generoso y perfecto en su presentación.

El momento dulce fue un momento emocionante por el detalle de la velita a Margarita cantándole cumple años feliz muy entrañable (Gracias)

Tomamos un Billecart-Salmón Rosé (estoy enganchado) asesorados y atendidos de forma excepcional por las Sumiller buen trabajo el vuestro y tenéis una bodega magnifica felicidades y besos.

El sitio tiene una terraza chill out estupenda para un dia de buen sol o una noche de verano. Tomamos el menú degustación largo, la propuesta de tapas fue muy buena, lo mejor: las patatas bravas, la ensalada de centollo, los canelones de perdiz y los mini tacos. De segundo hicimos el lenguado con sabayon de tomillo y el filete, de prepostre hicimos un flam de queso con sorbete de lima excelente y el postre de chocolate blanco con sorbete de frambuesas más normal. El café con los petit fours de rigor y te ofrecían otro café si querías alargar la sobremesa, buen detalle.
No se trata de platos innovadores, más bien una revisión y modernización de las tapas de toda la vida, mejores que las que recordamos de críos. Un plus te aparcan el coche a la entrada del hotel.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar