¿Será esto comida para hipsters...?

He de reconocer que, sin la recomendación de José, no hubiésemos entrado nunca. Más que nada porque ni siquiera tiene un cartel en la entrada. Y tampoco es que la entrada invite a abrir la puerta... Pero también esta vez las apariencias engañan.

El local dispone de una entrada con mesas altas y una barra al fondo más un comedor más bien pequeño al que se accede por un pasillo anejo a la barra y la cocina. Decoración a medias entre el rastro y un contenedor para muebles viejos. Ambiente... ¿hipster? Mesas de tamaño correcto. ¿Sillas?... No, taburetes. Menos mal que también hay unos bancos con respaldo, porque tengo la espalda fatal. Separación entre mesas justita, de modo que tuve que mover la mesa para meter mis piernas. Sin manteles, servilletas de papel. Buen menaje. Cristalería sencilla. Servicio muy atento y de trato familiar. Nos sorprendió que nos explicasen la carta plato por plato, sin duda debido a que fuimos de los primeros en llegar. A los pocos minutos el local empezó a llenarse hasta los topes. Carta con mezcla de cocina nikkei y asiática con productos gallegos. Presentaciones muy cuidadas en general. Carta de vinos escueta pero con referencias inusuales en restauración, al menos en los locales que yo conozco. Servicio consistente en apertura y primer llenado. Precios por debajo de x2.

Como Jose ya ha explicado la carta, paso a detallar los platos que tomamos. Empezamos con unos buenos pimientos de Padrón asados con totopos como amuse-bouche. Pedimos:

- Ostra da pedra (3,50€) - Ostra edulis gallega al natural con mayonesa japonesa y salsa ponzu. Deliciosa. El toque ácido y herbáceo me pareció un buen complemento al sabor marino de la ostra.
- Navaja nikkei (3,-€) - Navaja cocida a baja temperatura acompañada con polvo de cacahuete, tapioca hidratada, habanero, jengibre encurtido, cebolla china ahumada, leche de tigre chifera (leche de tigre y ponzu) y crujiente de tirabeque. Muy buena.
- Mejillón de batea (4,-€) - 4 mejillones muy sabrosos. La descripción de los anteriores platos los he sacado de la página web del restaurante porque, sinceramente, no recuerdo la prolija explicación que nos dio la camarera.
- Arroz del mar (15,-€) - Delicioso, salvo por las tiras de color verde oscuro, que estaban duras y chiclosas.
- Estofado norteño (14,-€) - Estofado de carne de ternera con zanahorias baby y patatas baby cocidas con piel presentado en una pequella olla. Acompañada de un bol de arroz largo con choclo. Es estofado lo encontré delicioso. El arroz estaba glutinoso y no le encontré más explicación que el alargar el estofado.

Ni nos pusieron pan ni nos lo ofrecieron.

No tomé postre porque no me convencieron ninguna de las tres opciones, ya que todas consistían en postres más bien ácidos o con queso. Mi mujer tomó:

- Cremoso de lemongrass (6,-€) - Una panacota insípida sobre una crema de lemongrass muy ácida, cuatro frutas del bosque como acompañamiento y unas hojitas de menta encima de la panacota como decoración. No me gustó ni el sabor de los ingredientes por separado, ni el conjunto, ni las hojitas de menta. Pero a mi mujer le gustó mucho.

Para beber, una botella de agua de 1 l. (2,50€) y una botella de Benito Santos godello 2014 (16,-€) servida a buena temperatura y con cubitera.

En general, muy bien. Me gustó mucho el servicio, la comida y su presentación, aunque el ambiente me resultó un tanto extraño. Igual ya no tengo edad...

El precio corresponde a lo que tomé yo.

  • Estofado norteño emplatado por un servidor.

    Estofado norteño emplatado por un servidor.

  • Comedor.

    Comedor.

  • La discretísima entrada. Tanto, que ni siquiera tiene cartel.

    La discretísima entrada. Tanto, que ni siquiera tiene cartel.

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    jose

    ... no está usté en edad :-p

    Jose

  2. #2

    Francescf

    en respuesta a jose
    Ver mensaje de jose

    Como decimos por aquí: "la mare que et va parir" :-D

    En serio, muchísimas gracias por la sugerencia. Lo cierto es que rejuvenecimos un par de décadas, agujetas aparte ;-)

  3. #3

    jose

    en respuesta a Francescf
    Ver mensaje de Francescf

    :-p Esa zona es muyyyyy peculiar. Hay de todo lo que se te pueda ocurrir. Hipsters, pijipis y toda tribu urbana que se te ocurra. Eso es lo bueno, que da igual lo que hagas y qué aspecto lleves, nadie repara en uno.

    Saludos,

    Jose

  4. #4

    Gomez

    en respuesta a Francescf
    Ver mensaje de Francescf

    Nada.La próxima vez es vestís de Amish trasnochados con unas buenas barbas y uno más XXDD.
    Ahora ese barrio le llaman Triball y es de lo mas cool,si lo hubieras visto hace unos cuantos años...

    Saludos.

  5. #5

    EuSaenz

    en respuesta a Gomez
    Ver mensaje de Gomez

    En efecto, a mí esta zona me gustaba hace 20-25 años, era auténtica. Ahora es un decorado de cartón-piedra.

    Saludos,
    Eugenio.

  6. #6

    Francescf

    en respuesta a Gomez
    Ver mensaje de Gomez

    Por mí no hay problema en dejarme barba... Pero a mi señora no le gusta... ;-)

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar