Con las ganas del menú largo

Mañana de sábado y nos levantamos con ganas de pasar el día fuera de casa así que reservamos sobre la marcha y allá nos fuimos, a Santiago. Después de un paseo por la zona vieja y la plaza de abastos con visita a la catedral incluida nos acercamos al restaurante con ánimo de comer bien.

Restaurante situado en una zona céntrica de Santiago de Compostela y maravillosamente descrito por Joan Thomas en un comentario anterior. A destacar lo acogedor del comedor en el que nos situaron, con una conjunción muy agradable entre piedra y madera.
Solamente 4 mesas en esta zona y no muy grandes, perfectos manteles blancos, vajilla muy moderna y variada y cristalería de calidad. Separación entre mesas más que suficiente.

Lucia Freitas y Nacho Tierno son dos cocineros jóvenes con una trayectoria amplia antes de decidirse a empezar su aventura personal en este restaurante. Hace un año aproximadamente materializan su entrada en el prestigioso Grupo Nove, grupo de alta cocina de Galicia que cuenta actualmente entre sus miembros con 8 estrellas michelín y 19 soles repsol, lo cual ya da una idea de su nivel en los fogones.
Actualmente, debido al estado de gestación de Lucía, ella hace trabajo de sala, lo que aporta un plus en este apartado mientras que Nacho permanece en la cocina, todo esto siempre que no haya un apuro porque en ese caso Lucía vuelve a su hábitat natural y se pone al mando de las operaciones si es necesario.

A la hora de elegir, existen 3 posibilidades: un menú corto, un menú largo o a la carta (en la que se pueden escoger los platos de los menús). Teniendo en cuenta que mi acompañante no tenía en esta ocasión demasiada hambre optamos por el menú corto (cosa que no me suele convencer porque me quedo con ganas de probar el resto de platos) aunque, como podréis leer, en esta ocasión no me quedé con hambre precisamente.

Empezamos con unas aceitunas y un AOVE de Eidos de Iria, aceite gallego de la zona del Xurés que nunca defrauda. Para untar el aceite varios panes entre los que me quedo con el de maíz hecho en la casa, me pierde el pan de maíz aunque después me resulta pesadísimo.
Una vez terminado con el snack empezamos con lo serio:

Sopa de capón. Qué maravilloso comienzo con este consomé de una intensidad de sabor impresionante y vaya sencillez la de Lucía cuando al decirle que el consomé estaba muy bueno nos comenta que ellos no hacen nada, que es el capón.

Salpicón de pulpo y aguacate. Se presenta en un erizo de mar abierto y, además del pulpo y el aguacate mencionados, se acompaña de maíz dulce y huevas de salmón. Un plato frío que no me emocionó, para mí el más flojo de la comida.

Wao Bao criollo. Influencia mexicana en este plato. Un pequeño bocata de pan hecho en casa con carne picada especiada en el interior. Sabores intensos, como me gustan.

Huevo trufado, setas y San Simón. Un plato habitual aunque no me canso de comerlo allí donde me lo ponen. Huevo a baja temperatura con boletus y trompetas de la muerte, todo ello ligado con queso San Simón.

Rape a la romana con pil-pil de lima kaffir. Rape rebozado acompañado de un puré de patata y el pil-pil de lima. Tiene el problema de que quizás aporta mucho sabor el rebozado pero como el rape no es un pescado que tenga sabor fuerte se compensa perfectamente. Finura en ese pil-pil de lima.

Ternera “a la royale” con verduras. Ya no me quedaba demasiada hambre y llegó el plato más contundente. Una elaboración que de larga duración y que finalmente resulta tremendamente consistente. Un buen timbal de carne acompañada por mini-verduras muy tiernas.

Chocoturrón. Teniendo en cuenta las fechas en las que nos encontrábamos, qué mejor que terminar con un postre medianamente navideño. Helado de turrón, lámina de chocolate fundido y galleta desmigada. Un estupendo final.

Para terminar tomamos una menta poleo cada uno y se acompañó con los petit fours correspondientes.

Para beber, y teniendo en cuenta que últimamente tengo que beber yo sólo el vino y que había que volver a casa conduciendo, nos tomamos una botella de agua y yo una caña de Estrella Galicia.

Servicio bastante diligente, principalmente cuando Lucía estaba en sala. Alguno de los camareros mostraba cierta apatía mientras que otros sí demostraban el tipo de restaurante en el que estábamos.

La conclusión que saco es que tengo que volver a tomar el menú largo, y no es que me quedase con hambre ni mucho menos pero me quedé con ganas de probar alguno de los platos a mayores que aparecían en el menú largo.

  1. #1

    oscar4435

    Hombre ese pulpo con aguacate , que valientes , me gusta.

  2. #2

    Alberto.Freire

    Si siguen evolucionando es una posibilidad para una próxima visita tuya ;-)

  3. #3

    Joan Thomas

    Hola Alberto,

    A mi ese restaurante, como pudiste ver en mi comentario del verano pasado me encantó, . Me alegro mucho que te gustase.
    Entre mi visita y la tuya (4 meses de diferencia) no hay ningun plato repetido (aunque yo tomé el menu largo...) lo cual demuestra que no se duermen sobre sus laureles... En cuanto pueda volver a Galicia tengo claro que vuelvo a visitarles.
    Un abrazo

  4. #4

    JaviValencia

    Estimado Alberto, un par de copas de vino no hacen daño a nadie ;-)

    Menuda pinta hacen los platos y en especial esa ternera. Guau!!!

    Un abrazo y sigue así a buen ritmo!!!

  5. #5

    Gastiola

    La compañía marca mucho a la hora de lo que se bebe. Tú pide la botella y lo que sobre te lo llevas a casa. Eso de comer con agua....... será sano pero........ Buen menú, consistente. Qué ganas tengo de volver a Santiago. Tengo unos recuerdos maravillosos. Un saludo.

  6. #6

    Alberto.Freire

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Hola Joan,
    Me fijé precisamente en eso, no había pasado demasiado tiempo y los platos eran todos distintos, eso dice mucho a su favor.
    Yo intentaré volver para comer el menú largo.
    Un abrazo!

  7. #7

    Joan Thomas

    en respuesta a Alberto.Freire
    Ver mensaje de Alberto.Freire

    Ya nos contarás.

  8. #8

    Alberto.Freire

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Hola Javi,
    La verdad es que no me hubieran hecho daño un par de copas de vino pero no es algo que haga habitualmente, o pido la botella o no pido vino. Mi experiencia con los vinos por copa es que pocas veces están tan bien como la botella recién abierta.
    Los platos eran realmente buenos y la ternera fue uno de los platos fuertes ;-)
    Un abrazo!

  9. #9

    Alberto.Freire

    en respuesta a Gastiola
    Ver mensaje de Gastiola

    Lo he hecho en alguna ocasión pero no me hace mucha gracia, aunque cada vez se ve más normal.
    Vente a Santiago, hombre!!
    Saludos.

  10. #10

    Alberto.Freire

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    No te quepa duda que lo haré ;-)

  11. #11

    Jotayb

    Hola Alberto :-)
    Ese huevito trufado y esa sopita de capón me han llamado la atención ;-)
    Apuntado queda en mis "favoritos".
    Abrazote.

  12. #12

    Alberto.Freire

    en respuesta a Jotayb
    Ver mensaje de Jotayb

    Hola Juanjo,
    Apúntalo pero cuando vengas por aquí serán muchas las opciones ...
    Un abrazo!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar