Restaurante L'eriçó del trampolí

2
Datos de L'eriçó del trampolí
Precio Medio:
31 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 21,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de L'eriçó del trampolí

Cinco años ya desde mi anterior reseña y, si la memoria no me falla, cinco también los años discurridos desde esa mi última visita. Demasiados. Error. Volvimos y me gustó tanto o más que en la primera ocasión. Todo en cuanto a decoración, ambiente, servicio… sigue igual como les conté en la reseña que precede. Les invito a leerla.

Esta vez no tomamos el menú que sigue formado por cuatro entrantes y un arroz o fideuà, pero que ahora se ofrece al precio de 25,00 €. Elegimos de la carta y acabamos tomando:

- Boquerones en vinagre con chips de yuca: aperitivo cortesía de la casa

- Tartar de atún: rico, cortado a cuchillo y con una base de aguacate, tomate y cebolla. Muy presente ésta última, cosa que puede molestar a algún paladar más refinado. No es mi caso.

- Figatell de sepia: Buen sabor. Algo falto de jugosidad.

- Sepionets: Sabrosos, bien de cocción y con la cantidad justa de piaeta (majado de ajo, aceite y perejil), aunque, a mi gusto, prescindiría totalmente de ella.

- Hígado de rape: Ración generosa. Correcto.

- Arroz a banda: Valga la misma valoración que hice en su día, lo cual demuestra buen hacer y regularidad, una baza a favor del restaurante: bien de cocción, buen fondo y capa muy fina de arroz.

La carta de vinos no es muy extensa pero ofrece cositas muy interesantes. Tomamos una botella de Guitian godello y otra de Vallegarcía Viognier. Hubo cañas al inicio, cafes y algún chupito que sí incluyo en el precio final por persona. Dejo fuera los combinados y copas que hicieron subir bastante más la cuenta final. Excelente el servicio, la organización del mismo y las medidas adoptadas para respetar la normativa legal referente a prevención de propagación del COVID19.

El local se ubica en lo que hasta hace un par de años era el restaurante el Trampolí del cual ya se podía leer algo aquí en Verema. Con la nueva dirección la terraza toma muchísimo más protagonismo aprovechando mucho más el espacio aunque se sacrifica así la holgada separación entre las mesas. Ambiente de comedor de chiringuito de esos donde se come bien, en este caso muy bien, y se disfruta del buen rollo vacacional con la familia o los amigos. Mobiliario de procedencia variopinta con sillas de estilos múltiples y diversos. Adornos de inspiración marinera como no podía ser de otro modo. Ambiente generalizado de relax y disfrute.

La gestión corre a cargo ahora del equipo del Bar Bus del que tan bien he hablado en este mismo portal. Se nota su experiencia en el campo de la hostelería y se apuesta como allí por una selección del producto y una cocina sin aspavientos ni florituras. Todo muy normal, todo muy rico. Parece que la fórmula funciona y nos encontramos una terraza completamente abarrotada. Pese a ser los últimos en llegar (tomábamos mesa a las 16.15) el servicio fue rapidísimo y amable con nosotros. Me gustaría agradecer públicamente el detalle de permitirnos sentarnos tan tarde cuando el horario de cocina ya estaba superado con creces.

Como no queríamos molestar mucho y a sugerencia del propietario nos decantamos “a ciegas” por el menú de arroz que, al final, resultó ser excelente y por un precio muy muy ajustado: 18 €. Este consistió en:

- Pan con tomate rallado, pan con allioli.

- Ensalada valenciana: de gran tamaño y buena presencia.

- Croqueta de jamón (1): muy rica de sabor, algo falta de fluidez.

- Gamba de Dénia a la plancha (1): Calibre mediano y buen punto de plancha.

- Boquerones fritos: excelentes. Frescura destacable y buen punto en el enharinado y fritura.

- Coca de pisto: Preparación típica de La Marina Alta con buena masa y condumio.

- Arroz a banda: Servido en la paella con el grosor mínimo (apenas un par de granos de arroz), punto perfecto y fondo correcto.

- Sandía: Sale preparada de cocina con temperatura ideal.

Por una ocasión y sin que sirva de precedente no tomamos vino. Sólo un par de cervezas y agua abundante. La cuenta final a penas se incrementó respecto al precio del menú. Lugar a tener en cuenta en este verano y esperar la evolución del mismo para la temporada de otoño/invierno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar