Restaurante Taberna El Fhosko Azoque

1
Datos de Taberna El Fhosko Azoque
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
- 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
- 10
Entorno:
- 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Aragonesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Taberna El Fhosko Azoque

En el centro de Zaragoza, en una zona “muy de tapeo de toda la vida” tal como es la calle Azoque y adyacentes, los de Taberna El Fhosko (tienen otro en Supervía) ofrecen una barra tradicional poblada de tapas, raciones y mariscos, con amplia zona de mesas. Y en el sótano disponen de un interesantísimo reservado a modo de camarote alargado, muy guapo, todo de madera, con sus ojos de buey y sus motivos marineros, su propia barrita y su baño privado. Ahí fue donde nos acomodamos, éramos un grupo como de 20 con niños y tal… Fenómeno, oye.

Tomamos el Menú Especial Semana Santa, que por 22’50€ ofrecía buenas opciones de primeros y segundos, pan, agua, vinos aragoneses y chupito de orujo.

La verdad es que me costó elegir, porque entre los primeros había garbanzos con bogavante… y entre los segundos había rodaballo, bacalao, merluza y entrecot a la piedra. Pero tenía noche dura y preferí usar esa vieja táctica, a veces engañosa, de tomar dos primeros.

Borrajas con almejas caldosas.
Tomate rosa con ventresca de bonito.

Chico, cómo disfruto yo de las borrajas cada vez que voy por mi tierra. No me explico cómo no se estilan en casi ninguna otra región, y tampoco alcanzo a comprender el sentido y origen de esa frase de “todo se quedó en agua de borrajas”. ¡Con lo que me gusta a mí el caldito de las borrajas! Y ahora, en temporada, estaban deliciosas.

En cuanto al tomate, pues oye, sabía a tomate, cosa rara últimamente, acompañado de generosas lascas de buena ventresca.

Comimos bien, unos mejor que otros, una cocina de mercado muy correcta, con género de nivel aceptable. El bacalao se llevó muchos piropos, al igual que los garbanzos y el arroz cremoso, sin embargo la merluza, el rodaballo y el entrecot pasaron sin pena ni gloria.

No hubo racanería con el vino, todo lo contrario, Corona de Aragón garnacha 2013 y quien quiso (la mayoría) lo cambiaron por un cava rosado, Castillo de Perellada.

Servicio cariñoso, cercano y profesional.

Este reservado-camarote es una gran opción para grupos familiares o festivaleros, estás totalmente separado del resto del negocio, de hecho estás en otra planta, puedes hacer el ruido que quieras, tienes tu barra, tu baño… y no se come nada mal.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar