Restaurante Restaurant Bodega Bartolí en Barcelona

Restaurante Restaurant Bodega Bartolí

Datos de Restaurant Bodega Bartolí
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Barcelona
Dirección: Carrer del Vallespir, 41
Tipo de cocina: Catalana
Vino por copas:
Precio desde 29,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Noches

Teléfono


2 Opiniones de Restaurant Bodega Bartolí

Desde el año 1939 la Bodega Bartolí esta instalada en el barcelonés barrio de Sants, muy cerca de la estación del mismo nombre, es vecina de uno de los templos del vino y de los destilados de Barcelona, el Celler de Gelida. Desde entonces la misma familia ha mantenido el negocio que con el paso del tiempo supo adaptarse a las necesidades y conveniencias de la gente del barrio y atraer a clientes de otras zonas de Barcelona.

El local con la barra a la derecha según se entra es alargado y se ensancha un poco por el fondo donde está la cocina a la vista, tiene capacidad para una 12-15 mesas, es un lugar sencillo y natural y que difícilmente podemos encontrar inconvenientes si sabemos donde nos metemos.

Ofrecen menú y carta, en ambos casos los platos son cantados, su cocina es tradicional catalana, vamos la de toda la vida, la que hacían las abuelas, tienen platos humildes de casqueria y donde destacan sobre todos los callos, guisos de cazuela, carne y pescado.

Las mesas vestidas con mantel de hule estampado con los clásicos cuadros rojo y blanco, servilleta de papel, el servicio rápido y eficiente.

Opté por pedir un plato de setas a la plancha aliñadas con ajo y perejil, mitad níscalos y la otra mitad "llanegues", cuyo nombre en castellano no sé, estas últimas para mi gusto están mejor acompañando algún guiso.

De segundo dos buenos trozos de bacalao al horno, acabado con gratén de tomate y una ligera muselina de ajo, el bacalao de muy buena calidad.

Pedí un vino tinto de las D.O. Montsant o Priorat, me sirvieron una botella de Imus crianza de la D.O. Montsant elaborado por la Cooperativa Falset Marçà con uvas de las variedades garnacha negra y syrah. No bebi la botella entera, quedaron un par de copas, la sorpresa vino con la cuenta, en este caso  agradable sorpresa, el camarero me comentó que como no me había acabado la botella me cobraba 5,50€!!!!!

La factura ascendió a 32,85, precio más que correcto atendiendo a la calidad de los productos.

En primer lugar estoy sorprendido de no encontrar este restaurante - bodega en Verema. He encontrado referencias en uh hilo que hablaba de restaurantes cerca de la estación de Sants, pero creo que merece un poco más...

Restaurante Bodega Bartolí es uno de esos lugares de los que siempre leído o escuchado buenos comentarios. Es un lugar sencillo, natural, rodado y con muchos años de existencia, en el que difícilmente podemos encontrar inconvenientes si sabemos donde nos metemos.

Con un interior cuidado que no esconde años de existencia, pero debidamente remodelado para no dar aire decadente. Las vigas de madera, las paredes decoradas con recuerdos y fotografías y otros detalles, hacen que te sientas a gusto.

Fue en el almuerzo mensual que celebramos con un amigo, para posteriormente confrontar opiniones en nuestro respectivos blogs y en que la elección de restaurante estaba a su cargo y me sorprendió con este lugar, que de hecho conocía de nombre y de pasar por la calle, pero nunca había visitado.

La entrada ya es entrañable, de bodega de toda la vida (no cartón piedra y/o con actuantes gafa-plastas, como comienza a proliferar en más de un lugar a BCN), con una barra a la derecha y una serie de mesas al fondo del local, que preceden a la cocina abierta que muestra el tráfico propio del lugar.

La carta es cantada, lo que no molesta cuando sabes o imaginas el abanico de precios, que en ningún caso será una sorpresa. Aparte de los platos de casquería que escogimos, escuché una amplia variación de platos de pescado, que satisfará a los que no coma 'guarradas' como Jordi y yo.

La elección fue sencilla. Primero compartimos unos "callos" y un plato de oreja, judías y rebozuelos, que resultó memorable. Y como segundo los dos hicimos la misma elección que fue el pie de cerdo. Todos los platos resultaron excelentes y con buena presentación, pero quiero insistir en que el plato de oreja estaba espectacular, con ajo bien confitado y el punto de aceite preciso para no convertirlo en un plato aceitoso.

El precio de los platos muy razonables como veréis en la cuenta final y quiero remarcar el precio del plato de tripa (7,95) para justificar la crítica que haré próximamente de la nueva modas de ofrecer callos a 14€ la ración y por más inri, en tamaño "minimalista". #suspense

Vale la pena la visita, incluso si en lugar del tipo de platos que elegimos, se opta por pescado u otros platos más neutros y sin olvidar la opción tapas. Entrañable el local, con servicio rápido, eficiente y sin estar demasiado de monserga (lo que me gusta!) Y como ya he dicho con un precio global muy aceptable.

La carta de vinos es reducida, con vinos de aquí y vinos más lejanos, de la que elegimos un Solanes 2007 de la DO Priorat y en concreto de Porrera, que ya conocía y que estuvo a su buen nivel habitual. Costó € 21, precio muy aceptable teniendo en cuenta que en tienda está por 15 €. De hecho el vino fue el lujo de la comida.

Interesante también la oferta de tapas clásicas para hacer el aperitivo y no nos olvidemos de las posibilidades de desayunos de tenedor o elegir el menú del día, que prometen mucho.

Si una crítica se puede hacer y que hay que leer en tono de humor, es que cierran a las ocho de la tarde y por lo tanto, la opción cena pasa a la sección de imposibles. Sólo por este motivo, no había acudido hasta ahora.

Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat/

  • Sensacional oreja

  • Decoración interior

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar