Restaurante Ricard Camarena Espacio Colon

Datos de Ricard Camarena Espacio Colon
Precio Medio:
94 €
Valoración Media:
9.1 10
SERVICIO DEL VINO:
9.3 10
COMIDA:
10.0 10
ENTORNO:
7.8 10
Calidad-precio:
9.3 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: Jorge Juan 19. Mercado Colon
Código postal: 46004
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 89,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



Opiniones de Ricard Camarena Espacio Colon
OPINIONES
2

25 años son un respetable espacio de tiempo. En los tiempos en los que vivimos nada parece durar y por ello que la peña La Verema, un de amigos sobreviva a tantos y tantos años de catas de vinos es algo digno de mención. Para celebrarlo elegimos unos de los cocineros más punteros de nuestro país, Ricard Camarena que en el espacio del que dispone en los bajos del bellísimo mercado de Colón nos dio de cenar con todo el nivel gastronómico que este grupo de disfrutones “senior” merecía.
Comenzamos el espectáculo con Jugo de pollo al Jerez, que vino maridado con el Cava AT Roca Brut Reserva 2012 y que fue presentado por el joven elaborador Agustí Torelló Roca, sangre fresca en la familia Torelló, una de las familias que desde hace más tiempo viene acompañando al proyecto Verema de la mano de su distribuidor, Roberto Campos, socio cofundador de Verema Interactiva.
El segundo plato fue Piel de calabacín asado, steak tartar, fresitas, requesón y emulsión de alcaparras maridado con el Parotet 2011,del Celler del Roure una bodega que vimos nacer y que forma parte de aquella “primavera” enológica valenciana, que dio paso a un renacimiento del vino valenciano. Pablo Calatayud, alma mater de la bodega presentó el vino.
El tercer plato fue la Ostra valenciana, aguacate y “horchata” de galanga acompañado del vino José María Fonseca 2007 de la Colección 75 Aniversario de Vila Viniteca y elaborado por Terras Gauda. En este caso en representación de Vila Viniteca, otra de las empresas con la que hemos colaborado largo tiempo y que en gran medida ha condicionado y dado pie a la evolución del proyecto Verema. Fue Siscu Martí Badia, uno de los socios el que nos presentó el vino.
Seguimos con Verduras de invierno con consomé de vaca al oloroso, en este caso acompañado de Contino selección Jesús Madrazo 2009, en formato magnum. Y al festival se unía uno de los grandes enólogos nacionales y de nuevo un amigo que nos ha acompañado largo tiempo en nuestra travesía, Chus Madrazo, que nos presentó a su criatura.

Pescadilla al amontillado con cococha y calabacín fue el siguiente plato armonizado con Casa Castillo Pie Franco 2003 mágnum que vino de la mano de su elaborador, Jose María Vicente, uno de los grandes de la monastrell y de nuevo amigo que estuvo con nosotros desde hace mucho tiempo.
Paletilla de cabrito con veloute de hierbas y zanahorias asadas fue el último de los platos, y presentado por Nacho Arzuaga disfrutamos del Arzuaga Reserva 2004. Otra bodega con la que hemos mantenido una larga y fructífera relación a lo largo del tiempo.
Llegó el momento de los postres, que fueron 2, Calabaza — yogurt — jengibre y Café con leche quemada, mantequilla y macadamias. Para cerrar la cena tomamos el Matusalem, Oloroso Dulce muy viejo, de Bodega Tio Pepe que fue presentado por el mago del Jérez Antonio Flores
Una cena pantagruélica acompañada de enormes vinos y grandísimos amigos, ¿Qué más se puede pedir?
Ricard hizo una pequeña aparición, seguramente no queriendo quitar protagonismo a la celebración, si bien su cocina dio (y dará) mucho de qué hablar. Una cocina cercana en el espacio, con buen número de ingredientes, conceptos y guiños a la “terreta” pero a la vez una cocina del mundo, con especias e ingredientes exóticos. Una cocina creativa, con un exquisito uso de la técnica culinaria per con los pies en el suelo. Una cocina con riesgo, donde los picantes y las especias se presentan marcando carácter y ante todo una cocina honesta donde el producto nunca se enmascara.

Local en los bajos del mercado de Colon que comporta un amplio espacio para más de 100 comensales y por tanto, destinado a eventos como la celebración de la cena de clausura del 14 encuentro de Verema, aunque no se llenó.

Menú cerrado y maridaje con todos los vinos y aceite premiados y hasta del champagne del esponsorizador más un px aportado por el restaurante. Un disfrute que se alargó hasta más allá de la madrugada y que algunos con gin tonic en la mano prolongaron aún más..

Mesas grandes redondas, servicio impecable, cocina perfecta. Gran colofón al Encuentro. Al llegar el jamón premiado, Extrem de la Dehesa de Extremadura, cortado en finas láminas y con champagne Louis Roederer brut premier. Buen principio.

Un inicio de la cena, con la compañía en la mesa, de los representantes de los aceites de la empresa ganadora, Oro Bailén Reserva Familiar, de las variedades arbequina y picual que catamos en copa y con pan. Ambos diferentes y ambos muy buenos sobre todo el picual con su verde intenso y su amargo y picante final para los que les gusta la intensidad de aceite.

Empezamos por un capuchino de alcachofas y ajos tiernos con la continuidad del champagne iniciado en el aperitivo. Amplia ración, intenso sabor de las verduras, buena cremosidad.

Tomate de penjar, pesto de albahaca y anchoa valenciana. Acompaña una maravilla de palo cortado de González Byass, de una sola barrica y de la añada de 1982. Una combinación de sabores tomate dulce, anchoa salada, palo cortado... Arco iris de sabores y colores.

Menestra de verduras con veloute de escabeche. Acompaña Muga Rosado 2014. Un clásico con cada verdura cocida por separado, todas en miniatrura, perfectas de punto todas ellas con un ligero sabor a escabecha. El rosado, más vinoso de lo que suelen ser, acompañaba bien.

Merluza con patata al pil-pil y jugo de judías verdes. Un buen pescado, bien de punto de cocción, genial el pìl-pil y con un jugo de verduras de fondo muy bueno. Un gran blanco Lopez de Heredia Viña Tondonia, de los grandes vinos blancos con esa viura riojana de gran futuro.

Paletilla de cabrito al carbón con berenjena, yogurt de comino y miso en compañía de Marqués de Riscal 150 aniversario de una muy buena selección. Una carne que no precisa cuchillo para partirse, jugosa, con gran sabor en compañía de un tronco de berenjena rellena de yogurt. Complejo y contundente.

Postre: café con leche con mantequilla y macadamias con un sorprendente vino dulce Secret del Priorat que cumple las dos palabras: vino y dulce, ya que en nariz es un vino y en boca es un dulce; bastante exclusivo. El postre me resultó falto de un contraste ácido o cítrico para rebajar nivel de dulce.

Un Matusalen y gin tonics (por cortesía de la casa), permitieron un poco de charla placentera que el reloj devolvió a la realidad de algo que no quieres que acabe.

En el precio supongo que el tema de vinos tiene menos incidencia que en la realidad ya que los premios deben haber permitido una situación de excepción que no tiene un reflejo real en el precio final.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar