Restaurante Urkiola Mendi: Grata sorpresa


Organizamos una pequeña celebración familiar en el restaurante Urkiola Mendi y resultó todo un acierto. Decir que salimos encantados es quedarse cortos.

Ya desde que nos pusimos en contacto con Rogelio Barahona (propietario y chef) para informarnos de la disponibilidad del local y de los menús, nos causó muy buena impresión. Vimos que era una persona formal, que disfrutaba con su trabajo, y con muchas ganas de agradar a los clientes (eso que debería ser normal pero que resulta tantas veces difícil de encontrar). Todo fueron facilidades a la hora de confeccionar el menú, de elegir los vinos y de colocar las mesas.
Rogelio, aparte de mostrarse muy amable en todo momento, nos explicó su determinación por conseguir siempre los mejores proveedores, algo de lo que ya nos habíamos hecho una idea al ver que trabajaba con algunos productos de Els Casals (excelente restaurante-hotel del interior de Barcelona, galardonado con una EM y que se autoabastece con los animales, verduras y hortalizas de su propia finca), Así, Rogelio nos explicó que, por ejemplo, los pichones que ofrece en la carta son los mismos que le llegan a Michel Brass.

El local, un chalet situado en Arturo Soria, está dividido en dos comedores, con grandes ventanales al exterior, con una decoración sencilla y moderna, y mesas bien vestidas. Bodega acristalada a la entrada y cocina parcialmente a la vista. Acogedor y agradable.
Para el verano tiene una terraza exterior que, desafortunadamente, no pudimos disfrutar porque llovió ese día. Pero el aspecto era magnífico.

Tomamos tres entrantes comunes, servidos en raciones individuales:
- Ensalada de hortalizas a la brasa con anchoa del Cantábrico: es decir una escalibada excelente, perfectamente aliñada y con el sabor de la parrilla en contraposición con el salazón de la anchoa.
- Croquetas variadas: de caldo de cocido, de bacalao y de cigala. Cremosas, bien fritas y con la masa crujiente, nada aceitosa.
- Canelón de pularda de Els Casals: con el guiso de pularda (qué sabor) envuelta con capa fina de pasta wan-ton, lo que hacía al canelón mucho más ligero que uno tradicional. Excelente.

De segundo, cada uno eligió el suyo. Nosotros probamos varios:
-Pichón a la brasa: magnífico, de un sabor intenso, con el punto exacto pedido (sangrante), nada fácil de conseguir en la parrilla.
-Mero a la parrilla: un lomo bien jugoso, con el sabor justo a brasa, acompañado de una sencilla emulsión de arbequina.
-Hamburguesa a la brasa de carbón con sus guarniciones: una hamburguesa de muy buena carne, con mucho sabor, bien tostada por fuera, y roja por dentro (pero caliente). Una delicia. Tan buena o mejor que otras hamburguesas autodenominadas “gourmet” que hemos probado en otros sitios.

Otros comensales tomaron bacalao al pil-pil, skrei, atún a la brasa, chuletón, etc. y todos quedaron satisfechos

Como postre tomamos un surtido de cuatro minipostres, todos elaborados en el restaurante y que resultaron a cuál mejor: Canutillo de Bilbao (crema envuelta en un liviano hojaldre), Tarta Sacher, Torrija y Helado de avellana. Excelente remate de comida.

Todo bajo la mirada atenta de Rogelio, entrando y saliendo de cocina, pendiente de cada detalle. Parecía que fuésemos los mejores clientes del restaurante, cuando en realidad hacía unos pocos días que nos conocíamos.

Por cierto, el menú infantil: croquetas, tosta de lomo ibérico y unos escalopes de solomillo tiernísimos, lo habría tomado con gusto cualquier adulto.

La carta de vinos es muy poco convencional y probablemente no guste a los más tradicionales, pero está llena de buenas referencias de todas las denominaciones de origen, incluso unas pocas internacionales. Los precios varían mucho de unos vinos a otros respecto a bodega, eso sí, pero hay referencias excelentes a buen precio si se sabe buscar.
Nosotros elegimos un fenomenal Alonso del Yerro 2009, que Rogelio tuvo la amabilidad de conseguirnos en formato magnum pese a la escasez de tiempo con que preparamos la celebración.

En resumen: local moderno, bonito y acogedor. Productos de gran calidad y buena mano en la cocina, con preparaciones sencillas (que no simples), donde destaca el buen manejo de la parrilla y la brasa (pero Urkiola Mendi no es sólo eso) y una presentación moderna y esmerada. Y, sobre todo, una atención amabilísima por parte de Rogelio y su equipo, que nos hicieron sentir –y no es sólo una frase tópica- como en casa.

Muy recomendable.

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Nowhereman

    Es gratificante ver que tienen una línea ascendente,porque las dos veces que he estado (al poco de abrirse) no me dejaron un buen recuerdo.

    Saludos

  2. #2

    Gerechev

    en respuesta a Nowhereman
    Ver mensaje de Nowhereman

    Hola, Nowherman,
    nosotros sólo hemos estado esta vez en Urkiola Mendi (llevábamos tiempo con intención de visitar su terraza de verano pero nunca lo habíamos hecho) y no podemos más que hablar bien de cómo funcionó todo. Leyendo por internet encuentras comentarios de todo tipo. Desde luego, en nuestro caso, la celebración no pudo salir mejor.
    Saludos

  3. #3

    Citadelle

    Por cercanía laboral de mi mujer he visitado Urkiola Mendi en varias ocasiones y en todas ellas nuestras sensaciones han sido positivas.Rogelio es un excelente profesional con una personalidad muy marcada dentro y fuera de la cocina.
    Es uno de esos sitios,que sin estar en primera línea,deberían tener mayor difusión por su atractiva cocina y su amabilidad en el trato.
    Me alegro de que vuestro nivel de satisfacción allí fuera alto.Visto lo visto,no te equivocaste descartando La Casa Verde(también aconsejable),que te recomendé en otro blog.
    Saludos

  4. #4

    Gerechev

    en respuesta a Citadelle
    Ver mensaje de Citadelle

    Hola, Citadelle/Magellan
    Primero, darte las gracias por la recomendación de La Casa Verde, que nos pareció muy apetecible (conocemos la cocina de de Julio Reoyo en el Villena segovianao y nos gusta mucho), pero la cercanía de Urkiola Mendi y la facilidad para llegar desde nuestro domicilio fue determinante. De todas formas estáte seguro de que lo probaremos.
    Por lo demás, nosotros también pensamos que Urkiola Mendi debería estar más reconocido por la calidad de producto con que trabaja, la buena mano que Rogelio nos demostró en la cocina y el trato que nos ofreció. Precisamente por eso nos hemos animado a mandar el comentario a Verema después de un año sin publicar reseñas (a pesar de algunas experiencias como una extraordinaria cena en Els Casals este verano o una comida interesantísima en Els Vents alicantino hace un mes).
    La verdad es que luego lees otros comentarios en internet sobre Urkiola Mendi y parecen restaurantes distintos. Nosotros sólo podemos hablar de nuestra experiencia y ésta fue francamente buena.
    Saludos.

  5. #5

    Albertoj

    Gracias por el comentario Gerechev.
    Yo, realmente cada vez que he ido (llevo acudiendo desde hace poco más de 2 años) tanto el trato como los alimentos y su preparación han sido estupendos.
    No sé en los "inicios" pero desde luego hoy en día es uno de esos sitios para recomendar pues es acierto seguro para deleitarse con unos buenos platos.

  6. #6

    Gerechev

    en respuesta a Albertoj
    Ver mensaje de Albertoj

    Hola, Albertoj
    A nosotros nos resultó estupendamente y probablemente volvamos pronto, ya sin celebraciones de por medio. A ser posible intentaremos probar la teraza, que tenía muy buena pinta.
    Saludos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar