Restaurante Antiguo Bar La Jota

1
Datos de Antiguo Bar La Jota
Valoración Media:
- 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
- 10
Entorno:
- 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Aragonesa
Vino por copas: Añadir vino por copa

Teléfono


1 Opiniones de Antiguo Bar La Jota

Se trata de un antiguo bar venido a más. Muchos años siendo una de las alternativas estrella en el tapeo y menús diarios de calidad de la margen izquierda, en plena Avda Cataluña.

Pasas la zona de bar y dentro tiene un restaurante bastante majo que, pese al chillón verde manzana de sus paredes y manteles y su moderna iluminación cenital, despide por todos sus poros rusticidad, se palpa “barrio”, no hablo peyorativamente.

Cocina clásica aragonesa con incorporaciones norteñas. Me hizo gracia una inscripción en una de las paredes del bar que decía: ”Picoteoterapia, vinoterapia y demás curas especiales”.

Había un menú degustación con varios entrantes a compartir y un segundo a elegir entre doce (seis pescados y seis carnes). Íbamos los tres G-M brothers y decidimos compartir también los principales, por lo que nos quedó un menú de lo más apañao:

Ensalada de ahumados.
Fondant de foie con tostas.
Longaniza de Graus rellena de trompetilla negra.
Lacón a la gallega.
Mejillones con salsa de tomate casera.
Cocochas de bacalao.
Manitas de cordero a la riojana.
Rabo de toro estofado.
Variado de tartas.

Quedamos satisfechos, tanto por la cantidad como por la regularidad de sus creaciones. No se trata de una cocina para tirar cohetes, pero sí para complacerte contenidamente y no cansarte nunca. Todo estaba como muy casero, natural, quizás faltaba una puntilla de chispa en alguno de sus platos. Los tres coincidimos en premiar como plato del día a las cocochas y como plato más sorprendente las manitas de cordero, nada que ver con las de cerdo, estas eran menos gelatinosas, más alargadas y con los huesillos que se rompían, se deshacían en la boca. Manda bemoles que siendo de la tierra del ternasco, y con los que nos habremos comido los tres, no hubiéramos probado ninguno las manitas del mismo.

Para beber un Anayón Chardonnay 2013 para comenzar y un par de Tres Picos 2012… ¡rica garnacha! Corrección sin más en el trato del vino.

El servicio, prestado por el dueño, fenomenal, un tipo que aunaba cordialidad, ganas de agradar y oficio.

La RCP, pese a que fui invitado, me atrevo a calificarla como buena pues el menú citado marcaba 25,50€.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar