Restaurante Topa en Galdakao

Restaurante Topa

Datos de Topa
Precio Medio:
64 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.3 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Galdakao
Dirección: Juan Bta.Uriarte 55
Código postal: 48960
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 49,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


5 Opiniones de Topa

Meses ya desde aquella primera visita a estos jóvenes ilusionados con su proyecto. Hay ya muchos sitios donde la duda sobre si voy a comer bien o no está disipada. Este es uno de esos lugares.
Me gusta su comedor. Tiene aire de bodega. Buenas mesas y cómodas. De tamaño amplio. Tienen mañana una comida numerosa y al entrar me “asusto”. No me gusta demasiado cenar cuando hay alguna de esas reuniones que no dejan de ser bastante ruidosas. Pero no, hoy toca cena de “parejitas” y el ambiente es bien relajado.
Están cambiando su carta de vinos y la sumiller ha vuelto a sus orígenes, espero tener el placer de saludarla en breve. Tras un vistazo y una pequeña charla con la camarera, al final nos decidimos por un “viejo” conocido que llevo ya demasiado tiempo sin catar. Una botellita de Itsasmendi 7. Además tengo la suerte de que nos bebemos la última que disponen de 2013. Está rico este txakoli. Está muy rico. Buena nariz, muy buena acidez.
Como aperitivo nos sacan unas tostas de carne con queso y tomate. Está cojonuda. Además el queso y sobre todo el tomate, le da un toque genial que hace que esto sea casi más un entrante que un simple aperitivo.
Continuamos con un platazo. Cada día me gusta más. Unas verduras asadas y ahumadas acompañadas de una excelente yema de huevo. Esa yema que parece un flan, se mueve sin romperse. Eso es difícil de conseguir en casa. Lo lógico es romperlo todo y mezclarlo. Lleva además algunos trozos de jamón. Esto está de muerte. Riquísimo. Las verduras en su punto. Cocina de toda la vida pero cocina para emocionar, para relamerse. Estupendo.
Una cesta de un correcto pan que hoy es más que necesario. Las salsas están todas ellas de rechupete.
Estando con quien estoy es prácticamente imposible escuchar pulpo y no pedirlo. Así que taco de pulpo con patata rota. Una pata de buen diámetro de tan maravilloso animal. En su punto ideal. Sin discusiones. A mi me gusta masticarlo. Muchísimo sabor. El puré de patata , comparaciones aparte, está a su mismo nivel.
Esta chica es más de carne y se pide un solomillo a la brasa con foie. Ración demasiado generosa para su ya mermado apetito con lo que un servidor ha de dar cuenta de algo más de la mitad. La carne está en su punto. No es de ternera joven, será de vaca y de ahí su marcado sabor. Muy rica. La salsa está para untar pan. Buen plato, de buen tamaño.
Yo he escuchado aquello de bacalao al pil-pil. Llevo demasiado tiempo sin comerlo y no puedo evitar caer en la tentación. De nuevo buena ración de un buen producto. Lascas que se separan con facilidad. El pil-pil doy por supuesto que será trabajado con antelación. Esta salsa creo que es una de las más difíciles de conseguir. Ellos tendrán sus trucos. Está muy rica sin ser de las de diez. Me la unto sin consideración alguna.
Una pena pero no tenemos sitio para más. Gusta terminar con algo dulce pero no siempre es posible. Un cafecito y una infusión dan por terminada la velada. Sale a saludarnos Erlantz, buen cocinero y paisano mío. Como pasan los años. Quien me iba a decir que aquel “seriote” txikillo me iba a dar de comer así de bien.
Para ver las fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/2015/10/restaurante-topa-galdakao-sigue-en-su.html

Después del comentario de bilbis, tenia muchas ganas de conocer este local en el vecino pueblo de Galdacano, ya conocí la cocina del chef en el petit comité, aunque esta apuesta me pareció mas centrada en el buen producto y eso me convenció para volver, que no se me malinterprete, la apuesta del petit, también era de producto pero con toques mas creativos y en esta ocasión no es lo que quería, y bilbis me dio la pista.

Esta en la calle principal de este pueblo, camuflado en la típica taberna irlandesa se encuentra este restaurante, para mí con todas las garantías del buen comer.

Como aperitivo, pedazo de aperitivo, nada de mariconas, una buena tosta chuflada sobre la que reposaba una buena cantidad de brandada de bacalao, con una crema de zanahoria picante y tomate seco.

Continuamos con unas verduras asadas, tomate, calabacín, berenjena, y cebolla, con un huevo escalfado y su loncha de jamón ibérico, muy rico.

Arroz, que pedimos aparte del menú, ya que es una de las especialidades, estuvo aprendiendo con Quique, un arrocito a banda de marisco con su alioli, no nos cobro nada por este extra y de hecho, creo que y lo comentamos con el, ya tiene un arroz en el menú degustación por lo que he visto en los comentarios posteriores del foro.

Almejas a la brasa, muy buen tamaño y eso que comento que no se las habían traído como otras veces, tendremos que volver, muy sabrosas también.

Pulpo a la brasa, sobre parmentier, un buen trozo sobre esa crema que tan bien le va, un toque moderno al pulpo a la gallega.

Merluza a la brasa, con picada de aceituna y cítricos y tomates secos deshidratados, jugosa y de buen sabor.

Carne a la brasa con ricas patatas y espectaculares pimientos, buen sabor de la carne.

Y para rematar dos postres, Mouse de chocolate blanco y chocolate con leche, el chocolate blanco dulce, como leche condensada, para mi perfecto.

Y torrija con helado de arroz con leche y taquitos de frambuesas, una torrija siempre es un broche perfecto a una buena jamada.

Para Uxue un menú, de jamón y croquetas y alguna cosa mas, un postre por 14€, nuestros menús 60€, para beber un verdejo que no conocía y que me gusto, Tinita se llama y se llama también 18 €, sumar el iva aparte, ya sabéis por esta zona es costumbre, manzanilla para la niña y orujito para el nene.

Resumiendo, un buen sitio donde comer buen producto, donde trabajan la brasa muy bien y donde volveré.

Animado por el comentario de Gastiola nos hemos acercado el pasado domingo Mila y un servidor a probar este restaurante.

Llegamos puntuales como siempre, preguntamos y nos llevan a las "mazmorras". Una vez en la plata baja nos ubican en un espacio recogido para dos mesas, perfecto.

Teniamos el menú degustación concertado. Basicamente el menú lleva los mismos platos que los comentados por Gastiola, solo que se modificaron la carne y uno de los postres. A nosotros nos toco carrillera y el postre era diferente, pero no lo recuerdo (típico en mí).

La comida buena. Las verduras con el huevo y tal sin más. Estaban buenas, el pulpo a la brasa correcto, las almejas buenas, etc. Vamos, que comer se come bien.

Te he copiado hasta lo que bebimos. Alsina&Sarda, pero a nosotros no nos ha dicho nada (mejor que el Moët que bebimos el sabado noche eso si es verdad).

El servicio en todo momento perfecto. Atento y correcto.

Finiquitamos la comida con dos cafes, como es nuestra costumbre.

¿Volveremos? Hemos comido bien, nos han tratado estupendamente pero si debo repetir sitio en Bilbao o alrededores yo tengo claro cuales son mis elegidos... Artxanda es mucho Artxanda jajajaja.

Animado por el anterior comentario y además siendo un restaurante cercano, no quiero perder comba y me acerco a conocerlo. Me ha gustado su estilo. Tenemos además la suerte de que nos aposentan en un pequeño reservado con dos mesas. Te da la sensación de estar en una bodega. Ladrillo caravista y botellas de vino rodeándonos. Las mesas están bien vestidas, quizás, teniendo sitio como tienen, yo preferiría un poco más amplias. De todos modos al emplatar individualmente, tampoco es que requieras sitio extra para nada. La bandeja adjunta a la mesa sirve para colocar el vino con lo que no molesta en absoluto.
Nos acercan la carta de vinos pero por teléfono también había yo quedado en arreglarme con Delia. Una “vieja” conocida, que por cierto es bien joven, al menos para mi, que ha sido durante 9 años sumiller en el Restaurante Aizian. Nos comenta que todavía no tienen demasiados vinos en carta y sobre todo de los que yo hubiese querido tomarme. La demanda es pequeña. Uno quisiera que tuviesen de todo pero si lo pedimos cuatro gatos…… De todos modos irán ampliando la carta poco a poco.
Así que, como cada día me gusta más esta opción, nos decantamos por un cava. Concretamente un Cava Alsina&Sardá Brut nature reserva 2011. (Variedades Macabeu, Xarel-lo y Parellada.) Crianza de unos dos años. Tiene un carbónico muy vivo con una nariz donde destacan las frutas blancas y por supuesto ese característico gusto a bollería. Me ha sorprendido muy gratamente.
El servicio del vino es bueno, presentación, dado a probar, atenta en todo momento al rellenado de copas. Opción a cambiar la copa por aquello de ser cava pero que como siempre declino la oferta.
Una bandeja de buen pan que hoy es muy poco “solicitado” y ya iréis entendiendo el motivo, da paso al desarrollo del menú.
Comenzamos con unas Almejas al natural sobre espuma de limón y jengibre. Mi compi no es amiga de “cosas crudas” y a ella se las sacan “más preparadas”. Almejas de estupendo tamaño, de primerísima calidad, muy límpias. La espuma, de la que Arantza da buena cuenta, es como un rico helado de limón. Empezamos bien, empezamos muy bien.
Pasamos a las Verduras asadas y ahumadas con huevo a baja temperatura. No voy a decir aquello de uno de los platos de la noche puesto que hoy, tengo que decirlo, lo han sido todos. Pero están que te sales. Riquísimas. El huevo, de los de “buen color”. Mezclarlo todo y disfrutar. Estupendo plato.
Pulpo a la brasa sobre patata rota al limón. Casualidades de la vida. Sin saber nadie nada, tenemos la infinita suerte de que sale con dos texturas un tanto diferentes y casualidad también, nos los colocan en su orden idóneo. A mi, más tieso, a ella un poco más “hecho”. Se lo comentamos. Ha sido curioso pero es que hoy estamos en que todo tiene que salir perfecto. Exquisito, bien preparado, muchísimo sabor. La patata está igualmente sabrosa.
Habíamos venido a probar su arroz, eso era imprescindible, así que nos llega la ración de un cojonudo Arroz a banda de marisco (gamba blanca de Huelva y langostino tigre) con gamba semi-cruda. De nuevo como a mi compañera no le va lo de lo crudo, se los sacan casi a la plancha. Buen detalle.
Este plato es producto del paso de Manu, que por cierto pasa un par de veces por la mesa para preguntar por nuestro grado de satisfacción, por el restaurante de Quique Dacosta y la verdad es que lo bordan. Perfecto punto, sabor intenso. Suelto el grano pero, como debe ser, un pelín “duro”. Esto que se entienda bien. Un arroz pasado pierde todo su encanto. Excelente. De diez, sin dudarlo.
Como pescado nos sacan una pequeña ración de Rodaballo a la brasa con jugo de cítricos y picada de encurtidos. Esa piel crujiente….. ese punto del pescado,,,,, y ese toque gracioso de los encurtidos que le dan un toque novedoso al plato pero que simplemente es un pequeño guiño, no resalta.
Al llegar a la carne, me comentan que les gustaría que probásemos un plato “especial” de la casa. En cuanto lo nombra……. Casi grito de alegría. Callos y morros. Mi perdición. En este caso al “estilo Benigna”. Beni, la amama (abuela) de Manu, los preparaba igual y además es la que “sumergió” a este joven pero experimentadísimo cocinero en el mundo de los fogones.
Poco misterio tiene este plato cuando se hace como siempre, con buen producto, estando bien trabajado y con una salsa que, por muy lleno que esté ya uno, invita a la gula del “unte”. Están para chuparse los dedos. Que cosa más rica, oyes…..
Carrilleras de ternera guisadas sobre salsa parmentier. Nos comentan que las preparan con el jugo de la “falda”, al parecer están más sabrosas. Realmente están tiernas a más no poder. Casi colocando el cuchillo encima se parten solas. Me he acordado de las carrilleras del Trueba, sin duda las dos mejores que he comido jamás. Impresionantes. La salsa no se queda atrás y le da un toque perfecto al plato. De nuevo un sobresaliente.
De primer postre un Helado de yogurt natural griego con infusión de frutos rojos. Fresco, muy fresco. Con mucho sabor. A fresa, a yogurt, todo mezclado es para disfrutar. Un postre ideal para romper con lo salado pero con sabor muy intenso. Nos ha encantado.
Para finalizar, allí que nos traen la Torrija caramelizada y helado de arroz con leche. El helado de arroz con leche es puro arroz con leche. Está frío, claro que sí pero es que……. Me pierde a mi este postre. La torrija está para comerte dos docenas un día cuando te levantas de la cama. Golosa.
Con una infusión y un rico cortado damos por finalizada la velada, han sido dos horas y media de disfrute continuo, de sorpresas.
Para ver las fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/2015/01/restaurante-topa-galdakao-la-alineacion.html

Manu Jugo está curtido en muchos fogones de altura. Abre su propio restaurante, Topa y pone en juego su experiencia y talento en mi opinión, con acierto. Ofrece varias posibilidades en un restaurante con diverss estancias, sencillo, pero amplio y con un bar arriba. Su cocina tiene el acierto y la precisión de los grandes.Ofrece menus del d´´ia, menús sencillos y algunos más desarrollados, dónde en varios platos roza el sobresaliente. Por ejemplo con el arroz bomba marinero, con un gustosidad y punto del arroz difícil de alcanzar,Además, probé un excelente foie, unas soberbias verduras a la plancha con huevo, con texturas sorprendentes y sabores multiplicados, unas almejas de carril grandes y limpisimas , también ahumadas, rodaballo, chuletón magnífico y dos postres en uno( ya ibamos justitos) que redondearon un pantagruélico menú de 50 euros.Delia aumenta con su servicio amble y discreto las posibilidades del local, cuidando como siempre el servicio del vino y ofreciendo la opción de catar algunas reliquias a un precio excelente, En definitiva , una buena opción , propia de alguién que sabe muy bien de que va ésto y nos permite disfrutar

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar