Restaurante La Tana di li Mazzoni

Datos de La Tana di li Mazzoni
Precio Medio:
65 €
Valoración Media:
- 10
SERVICIO DEL VINO:
- 10
COMIDA:
- 10
ENTORNO:
- 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
0
 
País: Italia
Localidad: Trinità d'Agultu (Cerdeña)
Dirección: Loc. Cascabraga
Tipo de cocina: Italiana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 65,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de La Tana di li Mazzoni
OPINIONES
1

Y cuando nuestra estancia en Cerdeña llegaba a su fin, encontramos este restaurante que no estaba ni a dos kilómetros de nuestro idílico alojamiento. ¡Si lo llegamos a saber antes!

La ves desde la misma carretera, una carretera litoral preciosa de ver y horrible de conducir que va de Sassari a Sta Tresa Gallura, muy cerca de Isola Rossa. Un pequeño desvío y te adentras en esta especie de masía-restaurante-hotelito con encanto.

Negocio de reciente apertura, finca de reciente arreglo, masía de reciente restauración. Una maravilla, con ese estilo rústico cuidado, esmerado. Rústico, sí, lo que no es óbice, obstáculo ni valladar para que se respire clase y distinción por todos sus costados. Dentro de unos años será mucho mejor, cuando la vegetación envejezca y se integre más con la finca, además de ocultarse algo de la carretera, ahora queda demasiado expuesto.

El comedor es amplio, muy amplio, techos altos, grandes ventanales que dan a la zona ajardinada, con una bonita piscina presidiéndola. Se siente uno “fresco” allí: buena temperatura, vistas “refrescantes”… ¡Con la que estaba cayendo fuera! ¡De aquí no salimos hasta las dos de la mañana! Comemos, cenamos y recenamos si hace falta…

Y qué se come aquí? Pues “cucina sarda, marinera e internazionale” dicen. Yo lo de internacional no lo vi, lo de sarda y marinera sí. Y buena.

Pedimos:

Crudité di mare. Ostras, mejillones y langostinos. Crudos los tres. Saltaban del plato. ¿Por qué en España nunca se come ni el mejillón ni el langostino crudo?
Buffet de antipasti. Un auténtico festival de antipastis. No sé, como 8 platillos. Recuerdo varios, uno de ellos por su singularidad: una Ensalada de alubiones, dados de tomate, melón y tacos de atún cocido. También Pulpo en salpicón, Láminas de sepia con apio, Mejillones rebozados… Muy bien.
Tris de marinati. Tonno, espada e salmone. Atún, pez espada y salmón, marinados con limón, perejil y rúcula. Para comerte 30 ó 40 de cada.
Capóne alle diavole. En España se le puede conocer por rubio o perlón, yo creo que de la familia del cabracho. Es pescado blanco, de aspecto anaranjado, prehistórico, feo, cabezón. No estaba en carta, me lo ofreció la camarera, una señora mayor encantadora, y al ver que no le entendía, me sacó como pudo la marmita de barro con el guiso para que lo viera. Y me dijo que el cocinero me lo recomendaba. Pos vamos!. Cocinado como en suquet, con una salsa hipersápida, ligeramente trabada, a base de fondo de pescado y quizás marisco, frutos secos, pimentón, guindilla y posiblemente pan tostado. Para morirse. Uno de los mejores recuerdos gastronómicos que me llevo de mis dos veranos en Cerdeña. Brutal la carne del pescado, prieta, tersa, sabrosa, y esa salsa… Plas, plas, plas.
Crema catalana calda. Casera, templada, quemadita…

“¡Pero qué bien hemos comido!, ¿no?” Dijimos mi mujer y yo a la vez mientras terminábamos este postre. “Si lo sabemos, hubiéramos venido antes. Fíjate, si está al lado de…” Amigo, no se puede volver atrás.

Pero es que encima nos dimos el capricho y nos "pretamos" una botella de Ruinas, mítico en la isla, un vino elaborado a partir de la variedad vermentino pero que no puede constar en la etiqueta porque no está amparado por ninguna de las dos D.O.s de vermentino que hay en Cerdeña.

Y para rematar, nos obsequiaron con un licor casero elaborado por ellos mismos: Grapa al basilico. Grapa de albahaca. Algo diferente, especial… Como este sitio, al que regresaré sin duda si vuelvo alguna vez a hollar tierras sardas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar