Restaurante Remenetxe: Donde ejerce uno de los mejores sumilleres .


Si eres amante del vino, tienes que visitar este local, esta cerca de Gernika, en Muxika, muy cerca tienes, de momento, la bodega Itsasmendi.

Bonito caserío, con su jardincito y su parking, esta al lado de la carretera, pero tiene su encanto.

Es un negocio familiar, la madre lo dirige, hay una hija y hermana de Jon Andoni Rementeria, campeón de sumilleres de Euskadi, durante varios años y campeón de España este año 2018, con una bodega en la que tiene más de 1200 referencias.

Aquí la cocina es tradicional, buen producto y elaboración clásica, pero lo acompañas de una bodega y un profesional como Jon Andoni y sin duda es una referencia en Vizcaya.

Cogimos un bono, ya sabéis que no soy amigo de ello, me he llevado sorpresas desagradables, pero en esta ocasión, fue el empujón para animarme, soy muy vago a la hora de coger el coche y moverme por Vizcaya, lo reconozco.

Este bono incluía el vino, pero lo primero que hice es hablar con Jon y decirle que quería un vino que me recomendase, y no el del menú, había venido a eso.

Empezamos con una cremita de vainas, como aperitivo, rica.

Micuit de Lafitte con compota de manzana e higo y tostas de pasas, bien.

Pimientos rellenos de bacalao sobre crema de puerros con su pilpil y su vizcaína, también correcto.

Croquetas de jamón de cumbres mayores elaboradas al estilo Petra Zabala, abundantes, redonditas, buena cremosidad y rico sabor.

Chipirón del Cantábrico con cebolla confitada y risotto cremoso, seguimos en la línea de cocina.

Rodaballo a la brasa con tomatito horneado a la provenzal y patatas a la panadera con toque de refrito de ajo, rico.

Solomillo de ternera laminado a la brasa sobre sus brasas de encina con su guarnición, magnifica textura, mantequilla, de sabor, ya sabéis, es una parte que no da demasiado, pero muy rico.

De postre a elegir, torrija caramelizada de brioche y yema tostada con fondo de natilla, no es de las mejores que he probado, pero la tarta de queso tipo chesscake que me pedí, me gusto mas, soy de sabores mas potentes en esto de las tartas de queso , esta estaba suave , para mi gusto , pero correcta .

Incluyendo el café y la bebida, que cambie, 49,9€ por persona, bien, sin mas.

La atención bien, profesional, el servicio del vino, como me gusta, te dejan la botella y a tu ritmo, sin embargo las referencia y opciones son de 8,5.
Le comente mis gustos y me dio tres opciones, uno francés, otro valenciano y un gallego, ya se que parece un chiste, me quede con el gallego, 2Amigos, un albariño del 2013 que estaba muy rico, le comente que con la acidez de los txakolis, teníamos que guardarlos como se hace con los blancos gallegos y me dijo que tenia varias cosas guardadas, para la próxima , me cobro 15€ y 6€ por un par de copas de tinto gorrondona 2017 , me invito a un dulce de invierno , de Javier Sanz , cojonudo , no me canso de beberlo y me tome un gin de , creo , blue ribbon 8€ .

Digamos que el total fueron 180€ , para tres personas , una media de 60€ , eso si , con un bono , por lo tanto , no se como ira sin el , la comida bien , un 6 , pero tener esa bodega y a este sumiller en Vizcaya , no tiene precio .

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar