Restaurante Hotel LLafranch: Más que por la comida, vale la pena ir por la situación y el placer de


Más que por la comida, vale la pena ir por la situación y el placer de sentarse ante el mar. Correctas materias primas. Me merece la confianza porque en un par de ocasiones me han desaconsejado un plato por no encontrar el pescado en ideales condiciones. Aconsejables los arroces. Mejor no arriesgarse con el vino, no es su fuerte. Perfecto para pasar una mañana de playa y sentarse en la terraza con el bañador aún húmedo y no obligarse a comer en una pizzería.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar