Restaurante Bar Restaurante La Caleta

Datos de Bar Restaurante La Caleta
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
6.0 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Alicante
Localidad: Javea/ Xàbia
Dirección: Ultramar, 114
Código postal: 03730
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Bar Restaurante La Caleta

Veníamos de una comida copiosa (valoración en Verema a su debido tiempo) y nos apetecía seguir con la conversación en buena compañía y picar algo. Alguien me había hablado recientemente de este lugar y, sin más referencias, nos dirigimos allí.

Se trata de un local que se sitúa en la calle que "muere" en la Cala Blanca de Xàbia. A mano derecha de esta vía se sitúa un inmueble con el rótulo del restaurante pero que ese día permanecía cerrado. Deduzco que se trata del local donde dan servicio en invierno. Cenamos bajo una gran cubierta de cañizo que está a la izquierda de la calle, en primera línea de mar. La cercanía de éste es uno de los puntos fuertes del local ya que le proporciona unas excelentes vistas al cabo de San Antonio, la bahía de Xàbia y la propia cala blanca. Además, tuvimos la suerte que esa noche corría un poco de viento de Levante con lo cual estuvimos de lo más bien. Mobiliario de terraza de bar, con mesas y sillas de plástico (de diferentes formas, tamaños y colores), rehuyendo el uso de mantel de ningún tipo y con menaje básico para el servicio. Debo comentar que la terraza estaba completamente abarrotada.

Carta sencilla con pocas propuestas destacando las tapas marinas a las cuáles prácticamente nos abocamos:

- Clòtxines al vapor: La clòtxina es el mejillón del Mediterráneo. Su caparazón es bastante más pequeño que éste así como el cuerpo interior pero de sabor intenso y delicioso. Éstas estaban fresquísimas. Ricas.

- Calamar a la plancha: Destacaría nuevamente la frescura del producto.

- Sardinas (12): De tamaño intermedio pero adecuado y con un punto justo de cocina. Alguna de ellas incluso se pasaba un pelín de crudita en su interior pero las comimos ricamente. ¡Que poca sardina tomo al fin del año! ¡Con lo rica que está!

- Coques: Pedimos dos, una de pisto y la otra de cebolla y guisantes. La masa base estaba rica y los "condumios" también. Supongo que se les traerán hechas de algún horno panadería de la localidad. Buen final.

- Bola de helado de turrón: No digo que lo confecciones allí, pues seguramente me equivocaré, pero el helado tenía una pinta y un sabor como de casero, artesanal... Muy rico.

No disponen de carta de vinos. Nos comentó que tanto el blanco como el tinto de la casa estaban bastante ricos. Pedimos el primero y nos trajeron a la mesa una pequeña jarra de cristal con el vino. En el campo de los tintos, es habitual en los bares e la Marina comprar el vino de la casa "a granel" y servirlo en jarras, pero jamás lo había visto en blancos. Se podía tomar y, eso sí, se agradece la correcta temperatura del mismo.

Mención especial para el servicio, especialmente para la chica que parecía hacer las veces de encargada. Nos acomodaron rápidamente (con lo lleno que estaba el local), nos tomaron pronto la comanda, llegaron al instante las cervezas iniciales, la comida... y todo ello sin sensación de agobio o de querer echarnos pronto para "doblar" mesas.

En definitiva, un chiringuito de playa muy aconsejable para comidas o cenas exentas de formalismos en un buen entorno y a precio correcto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar