Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO): Esta vez fuimos a por la lamprea


Reconozco que últimamente visito más La Barra de Rías que las propias Rías Gallegas. El formato me parece atractivo, la calidad del producto y que últimamente estoy en fase de poca filigrana y calidad de materia prima.

El caso es que de Rías Gallegas tal cual me acuerdo poco, he de reconocerlo. Por suerte tengo amigos con mejor memoria y en un par de meses lo hemos visitado en dos ocasiones, cada cual mejor. Esta última para celebrar una de las catas de la Peña La Verema y, de paso, comer lamprea, plato que cuesta un poco encontrar fuera de zona.

Las dos veces hemos comido en el reservado que es un gustazo. Una sala amplia y cómoda, bien iluminada, creando una atmósfera sosegada.

Optamos por un menú cerrado que incluía el famoso bicho y que ahora paso a detallar.

Empezamos con una ostra y almejas gallegas. La ostra plana gallega no es mi favorita, la verdad. Si además la metes junto a semejantes almejas, de las mejores en sabor y calibre que he probado, la comparación se inevitable.

Continuamos con su, no en vano, celebérrima empanada gallega, sin lugar a dudas la mejor de la ciudad, que en esta ocasión se acompaña de unas croquetas de espinacas y bacalao, buenas ambas, pero eclipsadas por la protagonista principal.

Un mar y montaña: vieira, papada, y crema de garbanzos con foie. Ojo al plato que se las trae en contundencia, pero ojo también el equilibrio que se consigue pese a la disparidad de sabores. La textura de la vieira se mezcla con la de la papada y la crema, que aporta más sabor a tierra. .

Huevo, puré de patata y trufa. Todo un clásico de esta época invernal donde la trufa se hace presente en tantos platos. Esta es la forma clásica de comer los huevos trufados y, como no, un acierto seguro.

Y la lamprea, el bicho que veníamos a comer. La lamprea estilo Arbo, o de Arbo, es una de las preparaciones clásicas de la misma. La he comido también en la bordelesa, que viene a ser más o menos lo mismo. Una especie de civet pero en vez de prepararlo con carne de caza, se prepara con este parásito marino, que suena mal, pero es lo que es, un chupasangres marino. El plato preparado de 10, otra cosa es que sea bocado fácil.

Este año está cara de narices, según Alejandro, la más cara que ha pagado nunca. Sobre esto hay mucho que debatir, pues al final es un plato difícil que se paga más por su escasez que por su calidad. Y de todo hay en cuanto opiniones sobre el mismo. A mí, personalmente, me gusta, pero no me mata, y pagarla a precio de oro no entra en mis planes futuros.

Finalizamos tan pantagruélico menú con uno de los postres clásicos de la casa, la caña de crema y el mantecado de castañas con helado, además de una riquísima bica gallega.

Los vinos escogidos para la cena, champagne Baron-Fuenté Millésimé 2006, con el que yo llegué hasta la lamprea y al que volví para los postres, y Pintia 2010. Copas de buena calidad y servicio siempre atento. Se nota que conocen su carta y saben ofrecer lo mejor en tema de maridajes para menús largos.

Como siempre, un placer volver a Rías Gallegas.

  1. #1

    Abreunvinito

    Gran menú en comida y bebida y a un muy buen precio fuera de mercado habitual.

  2. #2

    JaviValencia

    Creo que moriré antes de probar la lamprea ;-)

    Buen sitio la barra, nos dejamos caer por allí de vez en cuando. En cuanto al restaurante hace un porrón que no lo piso. Un lugar que recuerdo con una buena materia prima y unos precios comedidos, no desorbitados como hace unos cuantos años. Por cierto, un clásico que nunca pasa de moda esa empanada...

  3. #3

    Dani C.

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Hay que ir más al restaurante, la verdad. La cocina típica de la zona gallega es una maravilla. El producto se cuida y la verdad es que Alejandro es el perfecto anfitrión.

    Yo la lamprea la he probado ya como 5 ó 6 veces. No es nada asqueroso, ni mucho menos. Es un sabor diferente.

    Saludos
    Dani

  4. #4

    Obiwan Ferran

    Vaya pedazo menú! Menuda pinta tienen los platos! A mí el bichico ese tan feo no me llama nada la atención tampoco, aunque desde luego sorprende esa preparación en civet. Lo fuisteis a comer por gusto o por curiosidad? Porque si, además, vale una pasta ya ni me lo planteo. Con la de cosas ricas que deben tener en ese restaurante! Por cierto, esa combinación vieira-papada la comí en el korpilombolo la última vez que fui, pero era con un coulis de mango y era para quitarse el sombrero. De hecho, la había quitado de la carta y tuvo que volver a ponerla por aclamación popular. Saludos,

    Ferran

  5. #5

    Dani C.

    en respuesta a Obiwan Ferran
    Ver mensaje de Obiwan Ferran

    Fuimos con la Peña La Verema y muchos no la habían probado. A mí no me desagradaba la idea de volver a comerla, ya sabía lo que era y sabía a lo que iba. Lo del precio lo supimos tarde, es un producto de mercado que oscila de año en año y es normal encontrarlo más barato o más caro.

    La forma de cocinarla, como digo, es un clásico, siempre la he comido así o con ligeras variaciones, pero básicamente la base es un sofrito sencillo, vino y la propia sangre del animal.

    Saludos
    Dani

  6. #6

    Alejandro Rg

    Hola a todos, solo aclarar que la lamprea vino mas cara de lo normal por que eran las primeras de la temporada como bien apunta Dani, y fue bastante complicado conseguirlas la verdad, pero bueno ya estan viniendo a precio razonable y defendible.
    saludos y gracias

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar