Restaurante Mitjagalta: Visita en familia


Esta vez cenamos en el comedor interior, justo al lado de la cocina. Al igual que en el salón de la entrada, las mesas están muy juntas. Esta vez el servicio fue algo mejor que en anteriores ocasiones. Carta de vinos escueta, con precios x3 aprox. Las sugerencias estaban escritas en una pequeña pizarra, en vez de en la pared. Mucho mejor para mí. Un par de menús y carta. Optamos por pedir unos cuantos platos para compartir, la mayoría de ellos ya conocidos por anteriores visitas:

- Patatas bravas - La presentación ha mejorado un poco, pero siguen sin picar apenas y no me gusta que las sirvan con la piel.
- Patatas mansas - Versión no picante (sigh!) de las anteriores.
- Tempura de verduras - Siguen sin estar crujientes.
- Media carrillera - Como siempre.
- Rabas de pollo - Al menos no están tan secas como en la mayoría de los sitios donde las he probado. Acompañadas de una suave salsa de curry y mostaza. A mi hijo le gustaron mucho.
- Chupa-chups de pollo - Muy secos.
- Conejo en escabeche - Escabeche excesivamente suave para mi gusto y carne bastante seca.
- Huevos revueltos con setas y aceite de trufa - Huevos pelín pasados. Setas insulsas. Curiosamente, sabían bastante a trufa.

Todo acompañado de dos raciones de pan con tomate y una de pan, que tostaron sin que lo pidiésemos, dificultando enormemente el mojeteo.

De postre:

- Tarta de queso con mermelada de tomate - Sólo puedo decir que sobró, a pesar de que varios de los comensales son muy aficionados a la tarta de queso.
- Yogur con mermelada de cerezas - Me hubiese gustado más si no me hubiese encontrado las cerezas enteras. No sé qué entienden por "mermelada"...
- Flan de melocotón - El triunfador de la noche. Llevaba alguna hierba que no recuerdo. Desapareció en un santiamén.

Un par de botellas de 1,5 l. de agua, una botella de Vinyet blanc 2014 (15,-€) al triple de su PVP servido en copas Schott Zwiesel de gama baja a buena temperatura y con su cubitera, y un café completaron la cena, que ascendió a 110,10€.

Y es que es, con diferencia, de lo mejorcito del barrio... Lo que no dice mucho en favor del barrio.

  • Comedor interior

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    JoseRuiz

    Y a pesar que sea el mejor del barrio... ¿compensa volver, si como leo no te genera demasiada satisfacción?

  2. #2

    Francescf

    en respuesta a JoseRuiz
    Ver mensaje de JoseRuiz

    Sábado noche, casi la hora de cenar, con un carrito de bebé, por no mover el coche,... Casi toda la oferta del barrio se compone de bares para jubilados en su mayoría regentados por chinos, fast-food, restaurantes latinos y doner kebab. También proliferan las panaderías con degustación, pero no sirven cenas. No es de extrañar que también Creixell, que es vecina mía, frecuente este restaurante ;-)

    Un saludo para [email protected] :-)

  3. #3

    JoseRuiz

    en respuesta a Francescf
    Ver mensaje de Francescf

    Entiendo..., la mejor opción a mano

    Jejeje...

    Un abrazo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar