Restaurante La Vereda

Datos de La Vereda
Precio Medio:
18 €
Valoración Media:
7.0 10
SERVICIO DEL VINO:
7.0 10
COMIDA:
7.0 10
ENTORNO:
6.0 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: La Cañada
Dirección: C/ 29, número 12
Código postal: 46182
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,83 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de La Vereda
OPINIONES
5

Cuando el grupo sale de la rutina de cenar en el club social en víspera de fiesta y sobre todo en noche de Halloween, no se aleja mucho de casa y opta por otro local de la zona. Y este local siempre es un buen candidato.
Ocho para cenar y todo compartido en buenas raciones:
. 2 ensaladilla rusa: muy correcta, cortado todo muy fino y trabado por la salsa
. 3 calamares plancha: recomendables, buenas piezas y bien de plancha
. 2 entrecotte de ternera; buena materia prima y buen punto de fuego
. 3 chuletitas de lechal: buenas, algo saladas
. los complementos de patatas fritas caseras y algo aceitosas y saladas
. 3 postres de la casa: sorbete de mandarina: una curiosa presentación y un buen resultado en el plato.

Aparte de pan, agua mineral grande Lanjaron, 2 copas de Cyatho, un verdejo sencillo, un siempre buen Venta del puerto nº 12, una infusión y un cortado.

Buen servicio en sala, rápido y efectivo.

En verano y por la noche apetecen sitios con terraza para cenar aunque la realidad es que estás apretado, con poca luz y en terraza donde no corre una brisa de viento porque está casi cerrada por los 4 costados mientras que en el interior hay aire acondicionado. Somos así.

Cuatro para cenar. Sin cambios en las cartas sobre lo descrito en episodios anteriores. Para beber agua sin gas y directos a vino: Naia 2014, bueno como siempre.

A compartir:
. oreja a la plancha. La compartimos los chicos, pues no entra por la vista a las chicas. Bien, algo sobrada de aceite.
. huevas de sepia: pequeñas, carnosas, buena textura, bien de plancha
. huevos camperos con jamón ibérico y patatas a lo pobre. Lo ideal es que los huevos no estuvieran tan hechos, pues no quedaba yema que mojar lo que a su vez hacía que las patatas quedaran algo insulsas. A pesar de repetir la petición de pan para acompañar, se acabaron los huevos antes de que llegara el pan.

Principales:
. brascada a compartir por las chicas. Por referencia bien.
. entrecotte trinchado y al punto a compartir por los chicos. Buena carne, buen punto, algo de exceso de sal por encima. Buena compañía de patatas fritas y pimientos de Padron.

Servicio lento aunque parece más un problema de cocina ya que los platos vienen uno a uno y no mesa completa. Local lleno y por tanto, desbordado de trabajo ya que la buena voluntad no les falta. Quizás eso hace que el consumo medio sea más bajo pues se había hecho tan tarde que optamos por ni postres ni cafés.

La cena de grupo de La Vallesa, por obras en el club social, obliga a salir del cubículo (¡¡por fín!!) para la cena fija de sábado sabadete, aunque sea para ir al cercano vecino.
Tras una pequeña odisea por la tormenta (de verano o casi) de mesa dentro o fuera (en la apetecible terraza cubierta con toldos) y marear a todo el comedor para ubicar a los 12 comensales.
Sin cambios en lo ya descrito del local y quizás una dosis más de amabilidad y profesionalidad por el paso del tiempo.

Iniciamos con las coca colas, cervezas de presión y claritas de rigor. Carta de vinos más que suficiente con bastantes opciones para lo que se suele exigir en la zona. Optaron por Protos Roble y acabaron siendo 3 botellas, las primeras 2012 y la última 2013 la cual estaba más ácida y falta de ensamblaje. Al final se desató la sed y la curiosidad por el agua Magma de Cabreiroa y se pidieron varias botellas para probarla todos. Lo que hace un buen envase.

Al centro y a compartir toda la cena:
. 3 x ensaladilla: presumen de ella y con razón.
. 2 x pulpo con cachelos: bien sin más y caro
. 2 x huevas de sepia con aceite y ajo y perejil. Correctas.
. 2 x oreja a la plancha: sorprendentemente tiernas (buena cocción) y bien de plancha. Todo sabor.
. 3 x entrecotte trinchados al centro (para los chicos) bien de punto, sabroso, tierno. Muy bien.
. 2 x cazuelitas (para las chicas), una con huevo, solomillo y habas y la otra con huevo patatas y jamón. Por referencias bien.

Postres:
3 x mandarina en helado: bien presentado y de sabor. Mejor que bien.
2 x profiteroles: básicos. Para mí prescindibles.
1 x tarta de la abuela: en apariencia buena y ración corta.

Para acabar poleos y cafés, con 2 magnos y un gin tonic. La opción de vinos dulces se limitaba a mistelita que optamos por declinar.

Sitio reciente en La Cañada y ya descrito por el amigo Aurelio y que ahora en verano, entre semana, si no reservas no cenas. Tuvimos suerte porque fué "pensat y fet": recoger a una pareja en el Plantío y decidir sobre la marcha. Su buena ubicación en el paso de todos y al lado de Mercadona, ya llama la atención. Gran suerte que llegamos cuando se levantaban ya otros, porque no cenamos ni en la terraza (muy agradable) ni dentro,

Servicio muy amable y trabajador, sobre todo por Manu que se multiplicaban por dos y por tres. Cocina muy apetecible: casi 20 tapas, un par de ensaladas, bocadillos, hamburguesas, sandwich, buenas carnes (DO Salamanca), un par de pescados (bacalao y merluza), 3 postres y 3 helados, dan una oferta más que razonable. Carta de vinos con 4 tintos valencianos, un par de Riojas y otro par de Riberas, algún otro prescindible; 6 blancos y el consabido Lambrusco porque hay gente para todo. Espero que la carta de vinos mejore algo: algún cava, alguna opción más arriesgada (siendo barata), algún blanco valenciano, algún dulce por copas...
Ejemplos de precios: Protos 15.90, o nuestro elegido Fernández de Piérola 2010 crianza 15.50€.

Al entrar unas cervezas bien frías 1906 con su fuerte punto amargo, refrescantes. Agua Cabreiroa x 2. Para la cena nos fuimos al tinto y a petición, trajo copas en lugar de vasos bajos.

Cuatro para cenar y todo al centro:
. sepia acompañada de berenjena y espárragos verdes. Bien.
. ensalada templada: variedad de verde, nueces, pasas, queso de cabra. Buena ración y salsa que enlazaba bien los elementos. Más que bien.
. anchoas: servidas sobre pan tostado con tomate. Buen tamaño y buen sabor. Muy recomendable.
. cazuela de setas al PX con huevos de corral. los huevos casi cocidos empañaron un buen plato, aunque las setas eran champiñones y poco más. Faltaba sal de forma notable. Buena idea con resultado regular.
. entrecotte de ternera: al punto (quizás un poco más. Muy notable la calidad de la carne. Muy bien.

Dos postres a compartir, todos anunciados como caseros, y así se ven:
. mousse de café: con el churrito de nata encima que dicen que adorna, pero solo dice que el cocinero tiene poca imaginación. Bien de sabor y textura. Aprobado.
. tarta tatín: muy buena, buena ración y elaboración.

Un café solo, sin opción de chupitos (que otra mesa sí tuvo).

Un local que anuncia menú a medio día por 10€ con primero, segundo, postre y bebida. Además de almuerzos.

En estos momentos es una de las mejores opciones de cenar en la zona. La gente así lo reconoce porque está lleno. Habrá que esperar al crudo invierno y entre semana.

Un viejo conocido de La Cañada, Manu Moyano, abre un nuevo local en La Cañada.

Ya hace 27 años, quien lo diría, que Manu comenzó en esto de la hostelería, en la mítica Casa Roig. Tras su exitoso paso por Hermanos Moyano, emprende ahora nueva aventura junto a Laura, su compañera.

Mucha ilusión y ganas le ponen esta pareja, y eso se nota en todo. En todo. Qué importante es la ilusión en la hostelería.

Se trata de un chalecito inmejorablemente situado, en la calle principal de La Cañada, junto al supermercado valenciano.

Reformado con gusto y con cariño, dispone de la sala propiamente dicha, pequeña y coqueta, que se abre de par en par a la terracita que da a la calle y hace de entrada.

Los días de entresemana trabaja a mediodía un menú casero económico muy “apañao”, y las noches y los fines de semana una carta marcadamente mediterránea basada en producto, con un pequeño apartado de hamburguesas de autor, otro de carnes de calidad y algún buen pescado.

De entre las referencias mediterráneas destacan -aquí se nota que su paso por Casa Roig no fue en balde, pues ha rescatado de su recetario varias cositas- la brocheta de langostinos y bacon (con esa salsa tártara que es una locura), el pulpo (siempre se acaba, ¡por algo será!), las huevas de sepia

Así pues te ofrece la posibilidad de comer/cenar de picoteo informal (bravas, sepia, ensaladilla rusa, calamares, huevos rotos... además de las especialidades comentadas) o bien unas hamburguesas o bien algo ya más serio, con las carnes y pescados mencionados. Siempre bien en cualquier caso.

En el apartado de bebidas comenzaron tímidos pero se van soltando, incorporando algunos vinillos a tener en cuenta y una correcta variedad de cervezas.

En fin, que se trata de una interesante opción en La Cañada: bonita salita, agradable terraza, buenas viandas, cerveza bien tirada, algún que otro vinillo… y todo eso aderezado y ensalzado por el mimo, oficio e interés de Laura y Manu, y con el toque del joven chef Adrián.

Desde aquí les auguro y deseo mucho éxito, que ya lo están teniendo pues está “petao” todos los findes, y más que lo va a estar con la llegada del veranito.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar