Restaurante KENJI SUSHI BAR en San Sebastián/ Donosti/ Donostia

Restaurante KENJI SUSHI BAR

Datos de KENJI SUSHI BAR
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
6.1 10
SERVICIO DEL VINO:
6.0 10
COMIDA:
6.3 10
ENTORNO:
5.7 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Guipúzcoa/Gipuzkoa
Localidad: San Sebastián/ Donosti/ Donostia
Dirección: Embeltran nº 16
Código postal: 20003
Tipo de cocina: Japonesa
Vino por copas:
Precio desde 34,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de KENJI SUSHI BAR
OPINIONES
3

Probablemente sea una de las mayores decepciones gastronomicas, que he tenido hace dos años visite este local de sushi y como podéis ver por mi comentario anterior, disfrutamos y mucho, podría decir que en estos dos años he visitado muchos locales de comida japonesa y eso hace que la conozca mejor o mas bien que la distinga mejor, sin embargo mi decepción nada tiene que ver con esto.

El local estaba igual, el personal para nada era el mismo, de habla hispana, pero de difícil comprensión, la persona que nos atendió o no me oía o no me atendía, cuando le comento que me aconseje, se limita a leerme una pizarra con cuatro cosas, me di por aludido, esta experiencia no iba a tener nada que ver con la anterior, pero bueno ya sabia que pedir, ya que no se me aconsejaba nada en concreto,

Sashimi de salmón y vieira, bien, nigiri de vieira y salmón , correctos, goyzas fritas, pasables.

Rollo de txangurro temporizado, desastroso, el arroz del sushi pasado , como si de un mal arroz hervido se tratase , makis de toro , como si los hubiese hecho un aficionado , producto sin centrar , se soltaba el alga y parecido con otro uramaki que pedimos , que ya ni me acuerdo de que era , mal prensados , mal centrados , mal , mal ,mal .

Pedí también txipiron en tempura, aceptable, hay me la jugué, teniendo en cuenta lo aceitoso de la tempura de verdura, pero no estaba decente, sin aceitazo.

Para que os hagáis una idea, lo mejor una tempura de verduras en juliana que estaba aceitosa, así que me tome dos cervezas de caña, kirin, japonesa y ni postres ni leches, hasta las ganas de beber vino me quitaron las elaboraciones y las personas que nos atendieron y menos mal que veníamos de pintxos y con eso nos conformamos .

Pensar que descarte otras opciones por acercarme a este japonés, bueno, pero no hay bien que por mal no venga, ya no volveré nunca, así que tengo mucho Donosti por descubrir.

A sabiendas de que íbamos a pasar el finde por la zona de Getaria y San Sebastián, le pregunto al amigo Oscar por ese japones que había visitado recientemente y tanto le había gustado, a lo que me respondió que tenía mesa reservada para el sábado a las 15:00h, jajaja "que grande es este tío"
Y tras pasar la mañana paseando por la ciudad y tras los pintxos de rigor por el casco viejo, nos acercamos hasta este pequeño local bien definido por Oscar.
Tras tomar un par de cañas en la barra, nos acomodan en la única mesa del local y nos ponemos en manos de Kenji para que nos saque lo que el crea conveniente:
- Nigiris de salmón y maguro, 2 piezas de cada.
- Tataki de atún, con cebolleta y refrito de ajos.
- 1/2 de negitoro
- 1/2 de tempura maki
- Alitas caramelizadas
- Pechuga de pollo empanada y rellena de shiso y umeboshi
- Caballa en salsa
- De postre 4 bolitas rellenas llamadas Mochis, de chocolate, yuzu, te verde y sésamo.

Todos los platos a un gran nivel y con una materia prima de gran calidad.
En cuanto al vino no disponen de carta, hay una pequeña selección de botellas en barra, una media docena de blancos, otro tanto de tintos y una considerable oferta de sakes, para la ocasión optamos por un Quintaluna verdejo 2012 a 12€, servido bien fresquito en esas bolsas cubiteras tan de moda, copas simplemente correctas.
Una opción de lo mas recomendable para los amantes de este tipo de comida.

  • Mochis

    Mochis

  • Tataki de atún

    Tataki de atún

  • Tempura maki

    Tempura maki

Así empieza una típica canción de Bilbao, sin embargo aquí es un japonés el que vino a Donosti, primero monto un local de comida japonesa para llevar en el mercado de San Martin y dado el éxito y la aceptación se animo a montar un sushi bar en lo viejo de la ciudad .

Local pequeño, pero acogedor, con una única mesa, eso si varias banquetas donde comer las creaciones de Kenji, tanto frías como calientes, había mucha gente joven y no es por nada pero me sorprendió una señora mayor que era cliente habitual, no por nada, pero me extraño, uno que se hace mayor.

Variedad en sake, no en vano suele montar maridajes con esta bebida, eso si en cursos que monta en el Basque Culinary Center.

Yo para beber elegí entre varios blancos que tiene, no muchos, pero para mi, si muy ricos, tiene el bermejo malvasia seco, Alvariño Gargalo, tenia un ribeiro también muy bueno, me dio a probar aunque al final me quede con el alvariño, verdejo quintaluna, uno de los mas ricos y dos o tres referencias mas, entiendo perfectamente que son pocas referencias para los amantes del vino, sin embargo como a mi me gustaban todas me pareció estupendo.

Luego para comer me puse en las manos de Kenji y en la de su segundo un joven de madeira, no me acuerdo del nombre, soy malísimo, las caras no se me olvidan.

Empezamos con sashimi de salmón y atún rojo (Maguro), simplemente espectacular, que sabor, que textura, muy sabroso se nota la calidad del producto.

En la misma fuente un par de nigiris de ventresca de toro y un par de gunkan ikuri con huevas de salmón, ya digo nos encanto.

A continuación en otra fuente cinco makis de carne Kobe, templados rellenos de berenjena y dos nigiris de bacalao con una especie japonesa, sansho que también nos sorprendió agradablemente.

Seguimos con un tataki de atún, con cebolla y ajo frito por encima y maridado con un cítrico muy rico .

Continuamos con un buen plato de usuzukuri, las técnicas de corte de esta cocina me dejan perplejo, en este caso era de mujarra y bacalao, sobre nabo y zanahoria, cortado en hilos, que madre mía, todo a cuchillo, nada de rayadores que técnica.

Alitas caramelizadas a Ana bien, pero a mi ni fu ni fa, no me van mucho las alitas.

Gyozas a la plancha, muy sabrosas también, solo las había probado al vapor.

Para acabar con lo salado o más bien diría lo sabroso cinco makis de txangurro a la donostiarra tempurizados y otros cinco de langostino en tempura, impresionantes.

De postre cuajada de te verde, distinto, con ese amargor del te, refrescante y pasta y compota de manzana en rollito de pasta brie.

Chupito de okuno mats, muy suave y combinado de bull-dog.

Resumiendo, dada la calidad y el buen hacer y lo rico que estaba el alvariño, pienso que todo por 126€, esta soberbio, mi experiencia con la comida japonesa es mas bien escasa, el sibuhi en Bilbao y el miyama en Madrid, y después de este descubrimiento, por cierto gracias a David de jorge, pienso probar todo lo que me quede al alcance, lo malo es que en Vizcaya no conozco nada, asiáticos muchos y dignos, pero japoneses solo uno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar