A orillas de Riazor

Visitamos por segunda vez este restaurante desde que cambió de dueños. Se mantiene la decoración elegante, con elementos dedicados al Deportivo de la Coruña como son bastantes fotografías o los títulos que el equipo ha conseguido ganar.

El entorno es de lujo, a escasos metros de la playa de riazor, la vista es inmejorable. Las mesas con muy amplias y están bien separadas. Las sillas reguleras en mi opinión.

Las carta es corta, pero lo que pudimos probar nos gustó todo: ración de zamburiñas (vienen 12) bastante buenas, ración de jamón de bellota muy bien, y de segundo la lubina a la brasa para compartir: deliciosa, la traen acompañada de unas verduras y patata cocida. De postres probamos una torrija de 10 y unas filloas ricas. Bebimos una 1906, agua y una botella de Godeval Cepas Vellas, además de dos copas de Dinastía Vivanco. Pedí un licor café y me dejaron una botellita y un vaso con hielo para mi disfrute. El servicio muy atento y agradable toda la noche.

Si el marisco que tienen es todo de calidad, y las tres carnes que tienen en carta las hacen bien, se trata de una opción top en Coruña, reuniendo en un mismo local Entorno-Servicio-Producto.

A mejorar la carta de vinos, hace falta incluir más referencias en un sitio así.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar