Restaurante Rivas en Vega de Tirados

Restaurante Rivas

3
Datos de Rivas
Precio Medio:
39 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:

Código postal:
Tipo de cocina: Castellana
Vino por copas:
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Rivas

Un local ya comentado con una ubicación fuera de Salamanca pero que a pesar de las opciones de la ciudad, cuando queremos una celebración especial, siempre pensamos en éste. Por algo será. Han cambiado la tapicería de las sillas y ampliado la carta de vinos tintos (fue la primera carta de vinos en tablet con entradas incluso de ofertas (añadas algo pasadas del momento pero con buenos vinos); pero todo lo demás sigue igual. Una carta que no sabes qué descartar y que además se complementa con algunas cosas del día.

Seis para comer. Para beber agua de Solan de Cabras, un blanco de godello Regina Vitarum y un tinto recien salido Habla nº 12 una shiraz potente del 2011.

En el plato y para compartir en una estupenda mesa redonda:

. foie de la casa: un cuarto de foie fresco con un ligero paso por la plancha y cpn reducción de PX con unas tostas de pan. Bueno incluso para mojar pan.

. toston cuchifrito: en realidad es un segundo pero que trajimos al centro para probarlo todos: le faltaba estar un poco más tierno ya que el recalentado no le benefició en nada.

. patatas panaderas, huevos fritos trufados con trufa de invierno: buena cantidad de trufa y buena calidad de patata. A mojar pan.

Para segundos, cada uno su plato individual. Tomamos entre todos:

. 3 raciones de atún, con poca plancha y con una ligeras notas de soja templada: de nuevo un atún como en pocos sitios de España y en plena Castilla, Calidad suprema. Lástima de que no se consiga mantener una buena temperatura ya que la amplia ración hace que los trozos fiales no esten tibios sino fríos.

. morcillo de ternera escabechado. Una carne diferente y una elaboración diferente.

. paletilla de cordero al horno: bien jugosa y tierna, buen sabor y buen tamaño.

. pochas con bogavante: gran fondo de caldo, buenas alubias, buen punto de cocción (al dente) y con algunos trozos de bogavante más bien con poca carne que solo salvó el caldo.

Para postres, optamos por compartir 3 opciones:

. arroz con leche: buen punto de arroz, sin excesos de leche. Bien

. crema de limón: aencilla pero muy fina, buen punto de acidez.

. tarta Tatín: la especialidad de la casa, una tarta tan delgado como entera que da para 4 amplias raciones de postre. Una pequeña lámina de hojaldre hace de base de una tarta de manzana ligera. Un buen helado de nata le acompaña.

. Buenos cafés, 4, sin extras de chupitos (otras mesa sí) ni dulcitos por cortesía. Unos buenos aceites Soleas y AO5 con un pan más que regular con el que dimos cuenta a una mantequilla de higos y PX.

Un lugar que el cocinero no sorprende con elaboraciones complejas pero que sabe no estropear el gran producto que hay. Mucha gente al servicio de sala que hace que sea rápido y eficaz. Local lleno en un pueblecito a más de 20 minutos de coche de la ciudad. Algo tiene.

Me gusta visitar esos restaurantes que luchan contra cualquier lógica de viabilidad económica, que luchan por mantener su historia, su esencia. Esos restaurantes que se esconden de la ciudad y buscan para existir lugares insospechados, perdidos, alejados de las grandes aglomeraciones.
Por ello, me interesó sobremanera la crónica del compañero "Abreunvinito", crónica que nos descubre el "sendero" que conduce a este restaurante situado en un apartado pueblo a 23 kms. de Salamanca capital. Y digo "sendero" porque el trayecto es casi eso; se trata de una carretera local, apartada de todas las vías principales que desemboca en Vega de Tirados. En el centro de este pequeño pueblo, en una casona de moderna construcción con parking anexo se encuentra este curioso restaurante.

Sorprende al entrar la sensación de orden y pulcritud dentro de una decoración castellana tradicional en la que predomina la madera. Destacan unas preciosas tapicerías en las sillas.
Somos de los primeros en llegar y allí todo está preparado al milímetro. Amable recibimiento y sin demora nos ubican en una amplia mesa, vestida con mantel blanco impoluto...vajilla, cubertería y copas todo de calidad.

Vayamos al tema gastronómico...

Carta variada con producto de calidad, donde encontramos entrantes (ensaladas, quesos, callos, migas, croquetas, foie...) embutido ibérico de Salamanca, platos de cuchara, carnes guisadas y a la parrilla, pescado y marisco. Resulta sorprendente encontrar tanta variedad en un lugar tan apartado. Detalle que me gustó y que a día de hoy no encuentro casi ningún restaurante...precios de la carta IVA INCLUIDO. Así se empiezan a hacer bien las cosas.

**Nos decantamos por lo siguiente para 4 comensales, prácticamente todo para compartir (2 adultos y 2 menores):

APERITIVO: ACEITE DE OLIVA "VALDERRAMA". Servido en platillo para untar. Aceite de calidad, suave y muy rico.

1-ALUBIA BLANCA CON ALMEJAS (DOS PLATOS). Estupendo punto de cocción y de sal. Muy buenas. (VER FOTO).

2-ENSALADA DE PERDIZ ESCABECHADA: perdiz escabechada acompañada de diferentes lechugas y verduritas, regado todo ello con un aliño aromatizado con especias de la zona que le daban un toque especial. Sabores muy integrados. Gustó mucho.

3-CARRILLADA DE TERNERA: carne jugosa y tierna aromatizada con romero limonero. Acompañada de una salsa melosa muy trabajada, de sabores concentrados. Para no dejar nada y así se hizo.

4-JARRETE DE LECHAZO: Buena pieza, churruscadita por fuera y menos hecha por dentro, acompañada por sus propios jugos y hojas de romero. Carne jugosa. Como guarnición patatas fritas onduladas artesanas, hechas al momento. Solo quedó el hueso. (VER FOTO).

Destacar que ambas carnes habían sido trabajadas con hierbas aromáticas que confieren a cada plato un toque particular que a nuestro parecer enriquecieron ambas elaboraciones.

5-POSTRE: había que continuar viaje y no convenía llenar demasiado el estómago, por lo que solo pedimos un postre: TARTA DE CHOCOLATE. Presentada en timbal con diferentes chocolates con distintas cremosidades. Acompañado de un crujiente de chocolate blanco, hojas de menta y fresas. Lo probé y he de reconocer que estaba muy muy buena. Hoy en día mi compañera todavía la recuerda. (VER FOTO).

**VINO. En esta ocasión, debido a que había que conducir seguido de la comida, no tomamos ninguna botella. Sin embargo, vimos que había una pequeña carta de VINOS POR COPAS (no muy amplia pero suficiente) y nos decantamos por esta opción, tomando 2 copas (1 cada uno) de CAVA REVENTÓS I BLANC, que ya habíamos probado en más ocasiones y gustó como siempre.

Para finalizar la comida pedí un vino dulce y me trajeron una copa de MOSCATEL DE LA MARINA (ENRIQUE MENDOZA) Alicante. Me gustó.

Se bebió también una botella de agua de litro SOLÁN DE CABRAS.

Para acompañar la comida pan fresado, de miga blanca, ideal para untar el aceite y las salsas de los diferentes platos que degustamos. Se cobró en cuenta 1 € por comensal.

En total la cuenta ascendió a 83,60 € Iva incluido.

Equipo de sala formado por personal joven, uniformados, guardando protocolo, pendientes de todo lo que sucedía en las mesas, atentos a pequeños detalles con los niños y siempre amables. No agobiaron en ningún momento. El local se llenó completamente y no tuvimos sensación de que el servicio se viera afectado.

Una vez finalizada la breve comida, había que continuar viaje, deshacer el "sendero" y volver a la autopista que nos conduce a la civilización. Marcho con una muy buena sensación y me viene a la cabeza la letra de aquella vieja canción, y jugando un poco con ella, me pregunto...¿Qué hace un restaurante como "tú" en un rincón como éste?...pues bajo mi humilde opinión, hacer las cosas bien.

NOTA: En esta ocasión no puntuaré el Servicio del Vino por haber tomado una copa de cava y el precio medio por comensal lo calcularé equiparando los dos menores con un adulto por ajustarme más a la realidad.

  • Tarta de chocolate

  • Jarrete de lechazo

  • Alubia blanca con almejas

Un local de esos que no te explicas qué hace en un pueblecito a 20 km de la ciudad y que tiene un producto tanto de carne como pescado, como caza, como setas... que ya quisieran en muchas capitales. Evidentemente es que está siempre lleno (más de 60), de gente que va a comer adrede porque allí, al lado de la iglesia, no hay nada más que hacer. Pero ya se necesita hacerlo bien para que la gente se deje de ir a los restaurantes de Salamanca y se haga los km (y carretera comarcal) para ir a comer allí. Y merece la pena.

Local de decoración castellana, amplias mesas, sillas cómodas y grandes. Amabilidad del servicio. Buenos consejos en comida sin irse a los precios altos. Oferta de comidas del día fuera de carta interesantes con precios similares a preciso de carta. Pan fresado con aceite en la mesa (botella irrellenable (como ya marca la legislación) y que cambiaron porque el aceite era demasiado intenso.

En la carta, temporada de caza: perdiz, corzo, jabalí, faisán y por supuestos platos de setas hasta 5 diferentes. Carta habitual de carnes 8 en guisos, 6 a la parrilla. Pescados fijos, 3 más los del día, salvajes: lubina, rodaballo... Entrantes: foie, croquetas, migas, callos, alcachofas y setas, ensalada de pechuga, también de perdiz y variedad de quesos; por supuestos diferentes opciones de ibéricos. Mariscos: almejas, gambas blancas...Platos de cuchara: garbanzos con boletus.
Por opciones no va a ser.

Tema de vinos para alucinar. Carta en ipad para mantener actualizado. Entrada por D.O. (hasta 20 diferentes), por precios, por recomendaciones, por ofertas del día (rebajados sobre precio habitual), por uvas, por...lo que quieras. Luego pulsas el vino y entras a una página que te especifican las uvas, notas de cata, datos de la bodega....

Comida para 4 ya conocedores del tema y muy a tiro hecho. Al centro y a compartir: jamon ibérico en amplia ración, cortado a mano, buen jamón de Guijuelo ibérico. Croquetas de liebre con guiso de verduras, muy buenas., 10 en la mesa. Calamar en su tinta (abundante tinta) sobre una base de patata y con huevos fritos (y luego rotos) encima, una mezcla interesante y por recomendación. Por último y con especial ansiedad un foie levemente braseado sobre una reducción de PX con pasas y acompañado de compota de manzana ácida simplemente sobresaliente (cuarto de kilo pasado).

De principales: dos de atun plancha que fué uno de los motivos de ir, calidad excepcional, servido en plato caliente y muy poco hecho, en taco gordo (3) con salsa de soja y wasabi acompañado aparte de un plato de patatas cortadas redondas y fritas y crujientes.
Los otros dos optamos por compartir casi kilo y medio de chuleta de vaca vieja, en plato más que caliente, ya sacada del hueso y fileteada, en su punto de plancha, una carne jugosa y con sabor intenso, con su esquina de grasa pasada por la plancha, acompañada de patatas fritas largas y un buen pimiento rojo a la brasa.
Recomendable también el solomillo a la piedra que habrá de esperar una nueva oportunidad.

Postres: no podíamos, pero deberiamos haber reservado sitio: 6 clásicos y 7 actuales opciones, son como para desesperarte por no tener hambre. Y hay que tener, porque las raciones son como de segundo plato. No obstante uno a compartir, especial de la casa: tatin de manzana: servido en plato caliente y partido en 8 triángulos (racion de campeón), pero esta vez le faltaba intensidad, una capa más de manzana le hubiera ido bien; se acompaña de un plato casi congelado (como las copas de cerveza) para mantener un helado de nata sabroso.

Tres cafés, más el pan (1€), sin opción de orujos, repetir café, ni nada extra. Una botella de agua (juraría que fueron dos) de cristal de Solan de Cabras. Una copa de Mocen 2012 verdejo fácil y un interesante 575 uvas de crianza ecológica del 2008 y de la Sierra de Salamanca hicieron buenos honores.

Merece la pena ir allí adrede, incluso perdiéndote un cochinillo (tostón) en Salamanca.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar