Comida memorable.

Por mi experiencia y lo que he leido, da la impresion de que en Ca Sento no es lo mismo ir recomendado que de profano. Me explico, en mi primera visita (previa a la reforma) nos trataron fatal en Sala, y pese a que la materia prima era excelsa, la cena resulto muy decepcionante, por la cantidad, la falta de simpatia y el precio. Todo cambio hace dos miecoles, cuando fui con un cliente, amigo personal de Raul y sus padres. El restaurante sí me parecio agradable, minimalista pero muy coqueto, algo zen. Nada más entrar nos presentan a Raul y nos invita a pasar a la cocina, nos enseña la sala y la bodega, que es brutal. Da la impresion de estar ensimismado en cocinar, en buscar producto, dandosele una higa lo que suceda en el exterior. Por cierto, lleno hasta la bandera, y no solo el dia que fuimos (¡¡¡nos recomendaron no ir de jueves a sabado porque estaban saturados!!!). La comida fue memorable. Crujiente de parmesano con nota de limon (maravilloso), anchoa servida con su espina caramelizada (sorprendente y gratisima), buñuelo de bacalao (esponjoso, sabroso), gamba de Denia hervida (dos por barba, para qué más) y calamar plancha con aro de cebolla hecho en su propia tinta (sabrosoooo). Para seguir canelones de careta de cerdo y ceps (similares a los de Albacar, realmente ricos) y el rossejat de fideos, fantastico. Todo regado, de principio a fin, por Henri Giraud Rose Millesime (la carta de champagne espectacular, la de vino de altisimo nivel, aunque con mucho "recargo" en el precio, ad exemplum, casi 30 euros una botella de Baltasar Gracias que vale 5 en bodega y 7 al distribuidor). Para rematar, de postre una torrija que en mi vida. Cafes. A las 16:30 Raul se despidio ¡¡¡porque iba al mercado a comprar!!!! Me invitaron, asi qe poco puedo decir del precio. Estimando que el champagne esté en unos 120 euros la botella (bebimos 2), es una comida de 150 euros por persona sin bajar del autobus. Conclusion, la comida es insuperable y tienen el mejor producto, pero falta cercania. Sin duda, mejor ir con alguien conocido. Tambien parece que le ha hecho flaco favor la publicidad negativa de cierto critico gatronomico que no le pago al dueño el festin de la presentacion de su libro. En fin, volvere en breve con mi señora, que esa no perdona una.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar