Restaurante I Pan i Vino en Salamanca

Restaurante I Pan i Vino

2
Datos de I Pan i Vino
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de I Pan i Vino

Local muy acogedor cerca de la Plaza Mayor (al lado del excelente Tapas 2.0), que tiene una oferta vinícola singular en Salamanca, que proviene de las inquietudes de su propietario, Luis de Andrés. Yo lo describiría como una vinoteca con una carta de cocina de producto, sobre todo en formato de raciones, con elaboraciones no sofisticadas y estilo informal. Cuenta con una terraza en primavera-verano, que está llena en este periodo, tal como indicaba el comentario anterior.

Singular empezando por su carta de jereces por copas, totalmente singular en Salamanca. Cuento 10 posibilidades en la pizarra (manzanillas Callejuela y Barbiana, fino Camborio, amontillados Aurora y El Tresillo, olorosos Gobernador, Colosía y Tradición, palos cortados Leonor y Marqués de Rodil) y Luis amablemente me indica que, especialmente en jereces con crianza oxidativa, la oferta se extiende con las botellas que le va apeteciendo abrir cada día.
Buena bodega aclimatada y transparente y buena cristalería. El local suele estar lleno, así que es conveniente reservar o ir temprano.

Mi descripción más detallada se refiere a la última visita, pero en los últimos 18 meses habré visitado el local unas 6-8 veces aprovechando visitas a la ciudad por motivos familiares. Dada la complicidad existente con el propietario, éste nos suele ofrecer un fino/manzanilla de aperitivo, después elegimos una botella de vino, normalmente tinto, para 2, y rematamos la faena con varias copas pequeñas de jereces con crianza oxidativa, normalmente acompañando una tabla de quesos.
En esta visita no tomamos para variar un fino/manzanilla sino una copa de champagne (Sanger Voyage 360). Continuamos con una botella de Cuvée Caco VX de Xosé Luis Sébio (2008, creo recordar) y terminamos con el amontillado perpendicular y palo cortado horizontal de Las Botas y un PX Gran Reserva 1986 de Montilla-Moriles (oferta de la casa). Nos cuenta Luis que Las Botas es un proyecto que muestra semejanzas con el equipo Navazos y que consiste en la búsqueda de botas "perdidas" en Sanlúcar de Barrameda, y que se elabora en tiradas muy limitadas.
¿Qué puedo decir de los vinos? Excelentes todos ellos!

Acompañamos los vinos con unas raciones y medias raciones, una ensalada templada, una pluma ibérica y un solomillo y rematamos con una tabla de quesos, excelentes todos ellos pero que no recuerdo en detalle, salvo que uno de ellos era un picón de Tresviso. Cocina con elaboraciones sencillas que no desvirtúan la calidad del producto.

En otras visitas pudimos probar una copa del muy escaso oloroso de añada La Barajuela, la raya de la misma bodega, palo cortado edición especial de bodegas Portales Pérez, amontillado 12 años Maestro Sierra, amontillado El Tresillo (Hidalgo), oloroso Tradición VORS, amontillado La Casilla entre los jereces y vinos tintos atlánticos (últimamente mis favoritos en este lugar) tal como A Torna dos Pasás (excelente Ribeiro tinto de Luis Anxo Rodríguez), Fedellos do Couto (bastarda), Casas de Enriba (de Laura Daterra), ... Gran variedad de vinos muy interesantes sin nunca repetir ninguno.

Y, como no, muy interesantes las conversaciones con Luis, con una vastísima cultura vinícola, y con muchos años de oficio en Madrid antes de recalar en Salamanca.

El precio por persona se refiere a esta última visita y está claro que depende de los vinos consumidos, pero suele oscilar entre 40 y 50 Euros, que obviamente en principio no representa el ticket medio de un cliente de este local.
Servicio del vino con descorche y prueba.

Cocina: 7.5
Servicio vino: 8
Entorno: 8
rcp: 8
 

  • Vinos consumidos esa noche

En la zona del centro de Salamanca, rodeado de mucho bar y terraza típica, se desmarca este agradable establecimiento. Conociendo como somos los veremeros, y viendo la oferta vinícola que suele haber casi se hace de imprescindible paso, bien para comer, cenar o para tomarse algo antes de ir a otro lugar.
Bar con terraza, de aspecto sencillo. Lo curioso del local son, unas buenas raciones/tapas muy bien preparadas y sencillas, por otro lado una buenísima variedad de vinos por copas, buena cristalería y muchísima amabilidad de su propietario Luis de Andrés.

En la carta/pizarra unos 8-9 vinos blancos (algún blanco extranjero y riesling), unos 10-12 tintos abiertos por copas y con representación de todas las DO (desde baleares a Galicia pasando por el medio).

De picar un solomillito bien preparado con buena sal y por otro lado un platito de chipirones. de postre un helado casero.
De vinos degustamos un Libalis de Maetierra, Romanico, Treintamil Maravedíes.
Amabilidad y ganas de hacer algo diferente y ofertar vinos poco habituales por copas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar