De nuevo, fallas

Recuperando esa costumbre fallera, visita de compañeros que la mayor parte no conocen el local. Además uno es amigo del cocinero. No hacen falta más excusas.

Sin cambios en el local ni en la cantidad de asistentes. Don Eladio comiendo en la barra antes de empezar el servicio. Parece que no pasa el tiempo.

Mesa redonda (¡gran invento!) en una esquina del comedor y vamos llegando haciendo llevadera la espera con unas cervezas y un par de platos con jamón de bellota (24€ x 2), cortado a máquina, pero en buen punto de curado y sabor, acompañado de pan tostado con tomate.

Carta de vinos amplia y suficiente y optamos por un espumoso de entrada, Tantum Ergo rosado siempre un valor seguro; para no cambiar (de bodega) seguimos con Bobos 2015, un tinto necesariamente con cuerpo para el plato principal; dados a catar y autoservicio tras la primera ronda teniendo que pedir el cambio de copas. Varias de agua Cabreiroa y Perrier con gas y varias cervezas de botellín e Estrella Galicia.

Para comer elegimos unas entradas compartidas (x 2 raciones) al centro:

. aperitivo de la casa: pequeñas croquetas de bonito y boletus

. berberechos (fuera de carta): ración ajustada, elementos de tamaño grande, perfecto en punto de hervido (corto) y con un poco aceite y limón. Muy recomendables.

. mejillones gallegos escabechados en casa (9,50€ x 2): buena ración aunque los ejemplares muy diferentes de consistencia y tamaño; para mojar pan.

. mollejas de ternera salteadas con langostinos (12,50€ x 2): un mar y montaña muy agradable con buena materia prima aunque entre las mollejas algunas estaban pasadas de fuego quedando demasiado secas y de textura más dura; los langostinos perfectos.

. principal con encargo previo: caldeirada con bogavante x 7 raciones (45€ p.p.): espectacular de sabor, con suficiente caldo, buenos tropezones, buena cantidad de un buen bogavante y suficiente patata bien cocida para trabar el caldo. Perfecta.

. postres a demanda: fruta preparada (kiwi, manzana, mango, fresas), otros que no recuerdo y por mi parte me fuí al postre líquido: una copa de un porto: Niepoort tawny, cumplidor.

Unos buenos cafés y un poco de tertulia y como siempre los últimos en salir.

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    Joan Thomas

    Uno de tus fijos desde siempre, que pienso que también lo seria para mi si viviese cerca.
    Saludos

  2. #2

    Aloof

    no tenian lamprea?tendras que volver si te gusta.las rias gallegas que tambien la hacia ha cerrado.saludos.

  3. #3

    Abreunvinito

    en respuesta a Aloof
    Ver mensaje de Aloof

    Pues hace unos días llegaron a medio día con una viva ...
    Es una asignatura pendiente pero gusta a pocos. El grupo no estaba por la labor de esa lamprea guisada en su sangre.
    Saludos

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar