Luis Felipe

Brandy Luis Felipe

Puntuación del brandy
Puntuación sobre 100:
98
Puntuación Media:
9,6
Calidad-precio:
7,9

Destilería: Bodegas Rubio Millan SL
País: España
Licor: Brandy
Graduación (vol): 40,00%
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros licores catados de esta destilería

Elaboración: El brandy Luis Felipe tiene un envejecimiento de unos 60 años por el tradicional sistema de soleras y criaderas, en botas de roble americano. Luis Felipe lleva a cabo el proceso de crianza de forma artesanal, además cuenta con una producción muy limitada.

7 Opiniones de Luis Felipe

Visual caoba muy oscuro, muy viscoso. Olfativa intensísima, todo lo bueno que pueda tener un brandy lo tiene, café, regaliz, arrope, barnices suaves, higos secos, dátiles, ciruelas pasas, pasas, caramelo quemado, finísimas maderas, especias dulces y mucho más; una nariz muy golosa que obliga a oler y volver a oler y seguir oliendo... un placer inagotable, incluso la copa vacía sigue emanando su perfume a distancia... una pasada.
En boca es una gozada, entrada muy dulce, espesa, cálida, lujuriosa casi, se funde en el centro de boca, paso sedoso a pesar de su graduación, final levemente secante y amargo (muy suave) retrogusto larguísimo, con notas de bombones en licor, café, caramelo, y esa finura de madera. Delicioso. Derrama placer en cada sorbo, en cada inhalación; un poco en la copa dura una eternidad. Un deleite que recomiendo a todo al que le encante el brandy... y al que no, que lo pruebe, no se arrepentirá, y quizás se pase al lado oscuro de los destilados.
Su RCP si se compara con premiums de regiones protegidas extrangeras, es insuperable. Me acuerdo de un XO comprado por 150 € que fué un fiasco total, aunque depende del carácter que le guste a cada uno de brandies/cognacs...

Más oscuro y goloso que cualquier otro brandy, y a la vez, menos punzante. Me reciben en nariz notas de barniz y pegamento, le siguen granos de café tostados y azucarados, y finaliza con especias. En el trago se muestra más ardiente pero sin abandonar su sensación cremosa y dulce.
Es complejo, equilibrado en su conjunto y te colma de placer en cada sorbo.
Se sale un poco del corte habitual, pero sin entrar en guerras que como consumidor no me llevan a nada, para mi es el mejor brandy que he probado en mi vida.
No sabía si lamentarme ante mi última copa o hacer este comentario. Es caro, pero... ¿habrá algo más amortizable que una botella de buen brandy?

Un placer detrás de cada sorbo...

En esta ocasión la degustación y cata ha sido en botella en miniatura de 5 ml. Lo cual no impide el disfrute y placer. Derrocha concentración en cada sorbo, su alcohol al inicio puede resultar excesivamente cálido, tras movimiento y oxigenación se integra para mostrarnos un enorme abanico de matices de chocolate, cacaos, torrefactos, vainillas con un paladar largo y excepcional.

Legendario, mítico, que hace grande la palabra Brandy...

Luis Felipe Brandy Gran Reserva, un vino para abanderar la palabra brandy. Hablamos de una procedencia en soleras de 60 años, lo cuál le confiere unos aromas únicos, muy complejos y concentrados. Necesita aireación, para que se integren sus alcoholes, entonces disfrutaremos sin compasión. Aromas de caramelo quemado, notas terrosas que se muestran con claridad, aromas especiados y repletos de frutos secos. En boca profundo, gran amplitud y estructura, notas amargas se funden en el paladar con gran espesor, un placer que no proviene de Jerez (tan acostumbrados a grandes brandys), sino de Huelva.

Ya mi padre reconocia las virtudes de este elixir.
facilmente disfrutable, una botella que nunca puede faltar entre los amantes del brandy, sus notas a madera tostada y caramelos, su meloso en boca u su potencia en garganta lo hacen un numero 1.

Que decir de un histórico, de un brandy con tal vejez que las palabras probablemente sobren, aunque uno se empeña en ello...

Visualmente nos encontramos con un brandy practicamente opaco, su nariz muestra y define la palabra complejidad, multitud de aromas en armonía, aromas con recuerdos a cafetales, aromas terrosos que pesan, conjuntados con apuntes de cacao y chocolate negro con frutos secos. El alcohol "ni se ve ni se huele", en boca es un puro caramelo líquido con recuerdos de vainilla y sensaciones ligeramente amargas que nos vuelven a presenter al mejor cacao, un delicia que hay que probar...

Este brandy es excelente.
de color caoba muy oscuro casi opaco con leves reflejos, denotan ya la vejez de este brandy. Más de 60 años.
Aromas muy complejos a pasas, frutos secos. Notas balsámicas. Notas a especias. y a madera muy noble.
En boca es cálido, amplio, te llena la boca de sabor, muy goloso.
Un final muy largo, que hace que solo dos dedos de brandy duren una eternidad. (Y por el precio).
Como reza el título, es el único brandy que tomo, aunque no con la frecuencia deseada.
Exclusivo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar