Entorno privilegiado

Justo enfrente del Monasterio de Guadalupe está situado el Parador, resultado de la suma de un antiguo Hospital para peregrinos y un Colegio de Infantes.
Las habitaciones, con vistas a un amplio patio y a las montañas que rodean Guadalupe, son espaciosas, están bien equipadas (minibar, caja fuerte, grandes armarios, TV de plasma, muebles varios...) y tienen un cuarto de baño también desahogado, con bañera, doble lavabo, secador, un gran espejo y utensilios diversos (gel, champú, colonia, etc.) típicos de los paradores. También tienen una terraza donde relajarse en que se contemplan las vistas descritas. Lógicamente, tratándose de estos establecimientos, su decoración es clásica.
El conjunto de los dos edificios, siendo atractivo exteriormente, también lo es en su interior, con varias estancias para leer o charlar y, en especial, un patio de limoneros idóneo para tomar una copa.
Servicio amabilísimo.
El precio indicado corresponde a una oferta de habitación doble con media pensión (alojamiento, cena y desayuno).

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar