¿A qué sabe? pues a lo que está hecha.

Un tipo de cerveza para no detenerse mucho pero que no hay que obviar su limpieza y la amargura de su trago, con un claro sabor a cebada. Dicha amargura ya se aprecia en la nariz, donde da muestra de su sequedad con toda la familia gramínea. De color rubia dorada, con una espuma blanca que se diluye enseguida. Fresca y directa a apaciguar la sed.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar