Muy bueno, si no te molesta el olor a gato

Una habitación muy bonita (Gabarra) en piedra y madera, una cama muy cómoda, un baño amplio con una buena bañera (aunque sin cortinas de bañera y sin bidé), muebles antiguos en una bonita decoración rústica. No obstante, hay que reconocer que nuestra habitación no estaba perfectamente limpia. El trato es muy amable. La cena de la media pensión, aunque no se puede escoger plato, estaba deliciosa. ¡Un 10 para el joven cocinero! El vino lo cobran aparte y aunque no avisan de esto, el precio es muy correcto. El desayuno es a base de productos dulces, pero no tuvieron ningún problema en preparar unos huevos fritos sin cargo adicional, lo que fue muy amable de su parte. Esta casa rural no obtiene un 10 por un "pequeño" problema: el vestíbulo de nuestra habitación, Gabarra, y la misma habitación tenían un fuerte olor a gato. De hecho, dos de ellos dormían en el sofá del vestíbulo. No es que no nos gusten los gatos, pero consideramos que deberían estar más alejados de las habitaciones.

  • ...pero llega su olor.

    ...pero llega su olor.

  • Los lindos gatitos que duermen plácidamente

    Los lindos gatitos que duermen plácidamente

  • La habitación

    La habitación

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar