Restaurante Sabores a Tope

Datos de Sabores a Tope
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
6.3 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: A Coruña
Localidad: A Coruña
Dirección: C/ Payo Gómez, 9
Código postal: 15004
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 23,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Sabores a Tope

últimamente lo de cocina tradicional empieza a ser sinonimo de caro, pero en este restaurante no se cumple, cocina tradiciona, bien preparada y a precios competitivos.

Fuimos a cenas un grupo de amigos y la verdad, quedamos encantados.
El cocido estaba realmente bueno, se nota que los propietarios son de la zona de Lalin y les gusta
mimar el cocido.

Día festivo y pocas ganas de cocinar así que, como teníamos unos tickets descuento de este restaurante decidimos consumirlos.

El restaurante es una evolución del antiguo Prada a Tope, franquicia del conocido hotel/restaurante/bodega/... berciano. En este caso se trataba simplemente de un restaurante que ha cambiado de nombre aunque la decoración es exactamente la misma.
El local tiene 2 partes: una para tomar cañas o vinos acompañados de algún pincho y otra más preparada para comer, con mesas bajas. La primera zona suele estar llena de gente mientras que la parte de restaurante no suele estar tan concurrida.
Mesas de madera, manteles desechables y copas de Ikea.

Paso a describir lo que realmente importa, la comida:
Tres entrantes
* Empanada de batallón con patata y cebolla sofrita y carne adobada. Un pincho de esta empanada casera que recordaba mejor. La carne adobada no tenía demasiado sabor y el conjunto no acababa de estar bien.
* Lacón prensado con pimientos del Bierzo. 2 lonchas gruesas de lacón con pimientos bercianos encima. El lacón no tenía demasiado sabor y los pimientos sí que estaban buenos.
* Zamburiñas. Preparadas a la plancha y con una salsa que tapaba un poco el sabor del "bicho". Buen tamaño de las zamburiñas y buena textura.

Dos primeros:
* Calamares frescos a la romana. Anillas de calamar rebozadas que sin estar malas no se parecen en nada a los calamares "de verdad". Se presentaban con patatas fritas (no congeladas) que no estaban mal.
* Tortilla guisada en cazuelita de barro con tomate, zanahoria y pimiento. Una tortilla sin cebolla, cosa que me joroba, colocada en una cazuela y a la que se le añadió una salsa de tomate. Bastante floja.

De segundo tomamos tacos de buey con patata frita. La carne estaba realmente dura y el sabor tampoco era espectacular.

Por último, de postre flan de huevo casero que sí estaba aceptable. Un flan clásico pero con buen sabor.

Para acompañar el menú, preguntamos por la carta de vinos, que resultó no existir. Las posibilidades eran 6 vinos de los cuales nos quedamos con Emilio Moro Finca Resalso 2011 que resultó bien. Es un vino que conocíamos bien y un básico que no suele fallar.
El servicio se limitó a descorchar la botella (cosa que consiguió después de romper el corcho) y servir la primera copa.

Conclusión: La cocina ha perdido bastante desde el cambio. Es normal que esté mucho más concurrida la zona de cañitas que el comedor.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar