Restaurante Xuntos en Turís
  

Restaurante Xuntos

1
Datos de Xuntos
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
6.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Gallega
Vino por copas: No
Precio desde 24,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Nunca

Teléfono


1 Opiniones de Xuntos

Paseo por el entorno natural de Alborache, unas gratificantes birras en el bar del pueblo y a comer en el vecino Turís en este restaurante situado en su arteria principal. Un gallego que había escuchado nombrar a un par de compañeros del trabajo.

Solitos en esta comida de sábado, nos ubicaron en la única mesa redonda y en el rincón que deshace el rectángulo de la sala. Seguro que bien intencionado, pero por contrapartida perdíamos el contacto visual con la camarera e hija de la dueña, cuyo trato calificaríamos de correcto. Decoración y mobiliario de extrema sencillez.

Al entrar e ir al encuentro para presentarnos, mis ojos quedaron fijos en el pulpo recién cocido del que sacarían luego nuestra ración. Pedía foto y se hizo, cómo no.

Disponen de menú fin de semana, creo recordar que por 14 ó 15 €. Sin embargo decidimos tirar de carta, meterle mano a ese pulpo a feira, pedir las croquetas caseras de carne y las socorridas bravas que tanto casan con los niños. Los platos individuales se basaron en carne, siendo el mío el chuletón de Lugo. Tuvieron el detalle de sacarnos un poquito de Raxo ante nuestra curiosidad. De pan se repitió, cayeron dos cestas. Postres variados; flan de calabaza, de huevo y semifrío de queso con carne de membrillo. Helados para los chicos.

El pulpo, con su base de cachelos, estaba realmente bueno, y las croquetas, rellenas con la carne del caldo gallego, especiales. Sin duda lo mejor de esta comida y por lo que podría plantearme volver.
Bravas prescindibles.
El Raxo, ese lomo guisado a la gallega, también nos pareció rico.
El chuletón desdibujó particularmente mi experiencia. Lo pedí un punto más que al punto confiando en un grosor que no tuvo y me lo pasaron. Lástima porque parecía buena carne en cuanto a sabor. La crisis, tal y como también se aprecia en la carta de vinos, sigue haciendo mella. Pese a eso, no les disculpo. Preguntaré por el corte la próxima vez.
Pan bueno de corteza crujiente y postres discretos, como mi semifrío.

Bebimos un par de cervezas Estrella Galicia y cuatro refrescos mientras esperábamos los platos, la botella grande de agua tan necesaria y una botella de Bobal en Calma 2014, el único vino que no tenían en la exigua carta y que nos sugirió tras el fallo del solitario mencía. Muy pobre este capítulo, una hoja plastificada a dos caras que gran parte de ella era ocupada por el texto que acompañaba a cada referencia. El tinto cumplió, ya que está buena esta Bobal de Dominio de la Vega, pero salió justo de temperatura y aunque se intentó corregir con voluntad por dos veces, no llegó a bajar el par de grados necesarios.

Un poquito de sobremesa con el café y el licor de guindas. Desde luego, tranquillos estuvimos, pero fíjate, me hubiese gustado ver ese comedor en pleno rendimiento. Una cosa lleva a la otra y se contagia la actividad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar