Restaurante Mas Gibert en L’albiol
Restaurante Mas Gibert
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Añadir tipo de cocina Añadir vino por copa
Cierra:
lunes
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
6.2
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
5.7
Comida COMIDA
6.3
Precio medio entorno ENTORNO
7.0
RCP CALIDAD-PRECIO
5.0
Opiniones de Mas Gibert
OPINIONES
3

Restaurante tipica de montaña, buenas vistas y ideal para familias con niños por el parque que tienen y todo el terreno.

el comedor es el de las bodas, antes tenian otra sala mas pequeña y acogedora, no se que haran en dicha sala pero bajo mi punto de vista comer tres mesas o cuatro mesas en una sala tan grande es un poco incomodo.

tienen una bota gigante de vermut para los cliente, creo que es gratis, yo pedi un jamon iberico con un poco de manzanilla y al no tener me trajeron la botella de fino y no me la cobraron, todo un detalle en estos tiempos.

como he dicho jamon para compartir, canelones de entrante de carne y espinacas con bacalao correctos, de segundo una parrillada bastante justa, sin pollo. y unas costillas de cabrito fritas que para ser congeladas estaban muy buenas, el servicio tranquilo y sin agobios.

recomendable para familias con niños, son los que mas van a disfrutar.

Lo mejor del restaurante, las vistas desde la entrada a la masía. La verdad es que nos sorprendió gratamente a nivel culinario.

El local, con decoración de tintes modernistas aunque sobrio.

Comimos pulpitos arromescados (excelentes), surtido de ibéricos y carpaccio de boletus edulis con foie.

En los platos principales, canelones de espinacas con bacalao, espalda de cordero, chuletas de cabrito y lomo de ciervo con salsa de setas, todo bien elaborado, acompañados de un Gotim Bru de Castell del Remei.

Los postres tampoco nos defraudaron: soufflé de chocolate, helado de yogur con frutos secos, semifrío de avellana y trufas de avellana sobre mermelada de naranja, acompañados por xarel·lo dulce que no nos entusiamó, no recordamos la bodega y que nos dio la sensación que llevaba tiempo abierto.

Las copas desentonaban con el resto del servicio aun cuando las copas del dulce sí eran las apropiadas.

Aun así, la valoración global del restaurante fue satisfactoria.

En un entorno diferente con muy buenas vistas. Comida catalana con toques personales, ambiente correcto aunque quizás falte decoración. Buena carta de vinos con quizás demasiado Rioja y falta de algún Priorato.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar